lunes, 28 de febrero de 2011

Rojo. Los sindicatos ya no son lo que eran

Reflexiones sobre sindicalismo. Desde el lado Rojo.
Los sindicatos ya no son lo que eran.


Evidentemente, ni tú, ni yo, ni el Estado, ni la miseria española, ni el ejército, ni el español medio… Cuando escucho este lamento en boca de los ultramedios y sus tertulianos, me pongo a temblar y me pregunto ¿Y ahora, que querrán?

En los últimos tiempos individuos antisindicalistas homenajean a los antiguos luchadores de fines del XIX, de la República y la postguerra. ‘Aquellos si luchaban dignamente y pagaban con su vida la consecución de derechos’. Que desfachatez pronunciado por determinadas bocas.

Los seres humanos vivimos en sociedad y durante muchísimos años el pueblo no tenía más derecho que a malvivir. Empezaron a unirse para defenderse mejor de los reyes, señores feudales, de los latifundistas y de la patronal. Desde hace unos 170 años podemos hablar de movimiento obrero en una sociedad parecida a la que dio lugar a ésta en la que vivimos. Las luchas (en Europa y EEUU) de finales del siglo XIX y principios del XX, produjeron unas organizaciones que dieron en llamarse sindicatos y cuya finalidad era mejorar las condiciones de trabajo y salario, los entornos, la salud y educación. De aquella época data la jornada laboral de 8 horas, por ejemplo.

Las agrupaciones obreras, anarquistas, comunistas y socialistas, regaron con la sangre de militantes obreros las semillas de mayor libertad, igualdad y justicia, arrancadas a quienes las detentaban y puestas a disposición de todos. Gracias a estos luchadores verdaderos héroes de la historia de la humanidad, los cuales se dotaron de organizaciones (sindicatos) para ser más eficientes en sus reivindicaciones, hoy podemos disfrutar de cosas como las pensiones, salarios que perciben los individuos cuando dejan de trabajar, o podemos ver a todos los niños, pobres incluidos, en los colegios o comprobamos que cualquier individuo puede ser médicamente atendido.

Estas conquistas no están muy lejos de nosotros. En España se implantan universalmente, para toda la población, en los años 80, lo que hasta entonces solo disfrutaban unos cuantos privilegiados, los ricos y servidores directos de ellos. Durante estos últimos 50 años aquellos sindicatos (y partidos) reivindicativos de los 60/70 donde una lucha por mejorar unas primas suponía el despido, la cárcel, palizas,…fueron dando paso a organizaciones estables, que a partir de los 80 lograron hacer una sociedad sólida por primera vez en la historia de España. Estabilidad lograda por todas las fuerzas políticas y sociales que constituyeron un gran pacto de convivencia situando los conflictos de intereses en otro nivel de disputa algo más civilizada.

En los años 80 y 90 las organizaciones sindicales van sufriendo una profunda reconversión para adaptarse a una sociedad completamente distinta, más civilizada, dejando de ser organizaciones de lucha, y relegando las luchas reivindicativas, la mayoría de ocasiones, en la esfera individual y de empresa, (como casi siempre) Los sindicatos asumen un papel institucional, socialmente global, de planeamiento, negociación y previsión, que junto con las patronales acuerdan elementos de convivencia presente y futura para el conjunto de la ciudadanía y no solo para sus afiliados y militantes. (Naturalmente los procesos no son lineales ni absolutos aunque son válidas las líneas generales)

Y llegamos hasta hoy en donde todo se tambalea, no solo lo sindical. Lo conseguido por todos, el modelo de sociedad español, ha entrado en crisis, son muchos años de toda la sociedad española con los ojos cerrados a otras realidades externas que suponen que un tercio de la población mundial (Asia…) se incorpore a los mercados mundiales y a su sistema económico capitalista. La globalización permite mover capitales planetariamente mientras que los poderes nacionales poco pueden hacer por sí solos para impedirlo. Las fábricas se trasladan de unos países a otros y en China, India, Corea, Brasil… se producen mercancías parecidas con salarios 10 veces menores que los europeos.

Ese tercer mundo, esos emergentes, no tuvieron la misma experiencia histórica de creación del capitalismo con sus movimientos obreros que les dotaran de sindicatos, y sus condiciones de vida y trabajo difieren demasiado de las europeas, lo cual implica que su salario social no existe o es ínfimo.

Y aquí estamos con unos sindicatos algo dormidos en los últimos 15 años para defender los derechos de los no afiliados, de los parados, de las mujeres, de los jóvenes, concentrados en gran parte en la defensa de los trabajadores fijos, olvidaron los precarios y las condiciones que fue implantando la burbuja. (En los tiempos de bonanza llegamos a tener 2 millones de parados). Y el país se fue sumiendo en la grave crisis actual empujado por la burbuja inmobiliaria que dilapidó ingentes recursos que no existían y fueron pedidos prestados. (Sobre la crisis véase abundante material en Arian seis, http://arian-seis.blogspot.com/)

Cuando todo se tambalea, la culpa se echa a los débiles, nunca a los poderosos que fueron los que provocaron el desastre. Los medios de prensa y la derechona española, como siempre, se lanzaron en tromba contra los trabajadores y sus organizaciones, culpándoles de todo y tomaron por sorpresa a millones de ciudadanos dormidos en el sueño de la abundancia (éramos uno de los 10 primeros países del mundo) que empezaron a mirar los defectos sindicales, que en verdad existían, pero que en ningún caso fueron los causantes del desastre.

Otra vez se trata de desviar la atención de los culpables para responsabilizar a los trabajadores de los problemas y en esta batalla estamos instalados. La lucha de salida se establece ahora globalmente en el terreno de la competitividad internacional y la derechona española con las gafas de madera puestas, pretenden como en el pasado volver a ganar competitividad a base de reducir salarios, lo cual es un error monumental, como siempre lo fue, incluso mayor ahora que no es posible devaluar la moneda.

La derecha rancia domina la situación y no deja salir a la derecha más moderna que junto con los sindicatos pudieran abordar este tremendo problema considerando otros aspectos diferentes al salario, como son: las comunicaciones, la I+D la innovación, la organización del trabajo, las infraestructuras, la educación, la necesaria reconversión del empresariado, la salud, la pérdida de sanguijuelas en lugares claves como el sector energético, financiero, inmobiliario, el marco legal, la penetración de internet, etc. (Mayor información sobre competitividad

Sí, los sindicatos tienen que volver a realizar otra nueva reconversión, y los partidos, y la Iglesia y la judicatura y las administraciones y la sociedad toda. Hemos llegado al final de una etapa y el comienzo de otra, en la cual las organizaciones sociales siguen siendo imprescindibles.

Reflexiones sobre sindicalismo. Rojo, verde y azul


ME PIDIERON UNA REFLEXION SOBRE SINDICALISMO PARA UNA PRESENTACION COLECTIVA Y AQUI LA TENEIS LA MI Y ENLAZADAS EL RESTO DEL PROYECTO.

Es un placer debatir en este blog (ALCOR VERDE Y PROGRESISTA)sobre temas variados, sin cortapisas, con respeto y fundamentando. Hoy hemos querido hacer una reflexión general sobre sindicalismo, una visión de tres personas diferentes, tres alcorconeros que viven o han vivido el sindicalismo en carnes, en el fondo, en el alma.
Son reflexiones SINDICALES de Manuel Herranz, de Pedro García y de Miguel Gil.
Tres blogueros con visiones diferentes y que hoy os animamos a leer. Son buenas, son personales y son...autenticas.
Lejos de la pluma profesional, hay mucha sinceridad en lo que ponen, de verdad que merece la pena, para ello podeis leer lo que cada uno piensa en los enlaces que a continuación os adjunto

Para verlo entero teneis que ir a los siguientes blogs:
Miguel Gil con Gomarrota
Manuel Herranz con ARIAN SEIS
Pedro García con VECINOS POR ALCORCON

domingo, 27 de febrero de 2011

Velocidad máxima. Energía, otro mensaje perdido 4

La izquierda pierde la batalla de la comunicación,8

La realidad me brinda otra oportunidad de comprobar la diferente rapidez y concepción de utilizar mensajes políticos a derecha e izquierda. Reducir la velocidad máxima de circulación, puede ser una medida de ahorro energético, o tener poca influencia en ello, dará lo mismo, para la derecha el mensaje está lanzado y en marcha desde el primer minuto. Igual da, que sea verdad o mentira, ellos no necesitan estudiar sus efectos, solo es otro mensaje con el que poder atacar al Gobierno y a la izquierda. La retahíla de chistes de cortes de luz a las 12, o apagar la tele a las 10 correrá como la pólvora, (precisamente ellos saben muy bien lo que sucedía durante el franquismo con los cortes de energía).

Este es un nuevo ejemplo de cómo abordan mensajes los nuevos anarco-liberales, estilo Aznar, Sánchez Dragó, Jiménez Losantos, C. Vidal, etc. etc. y los ultramedios. Se mete en coctelera unas dosis de ‘defensa de libertades’ ya que todo individuo pretende hacer lo que le dé la real gana y mira con malos ojos a quien se lo impide, se agitan supuestas ironías y sarcasmos que ridiculicen y empequeñezcan a gobiernos de izquierdas, procurando que los infantilicen por indocumentados y tenemos una pequeña acción política convertida en una más pero del conjunto global de inutilidad de las izquierdas.

Su desparpajo y cara dura no tiene límites, resulta que un ex presidente del Gobierno de la Nación, ex presidente del PP, partido que gobernó y lo hace en miles de ayuntamientos y la mitad de las CCAA de España, y que por tanto ponen reglas, normas y leyes que limitan las libertades individuales de millones de españoles respecto a multitud de acciones de la vida cotidiana, sean horarios, impuestos, circulación, características de locales, o pisos, educativas o de condiciones laborales, alimentarias, higiénicas y sanitarias, y un larguísimo etc., resulta que éste y otros tipos, se quejan cuando otro gobierno hace lo mismo que ellos. Y la gente se queda tan pancha sin querer percatarse de la diferente vara de medir.

Mientras tanto, ¿en la acera de las izquierdas que ha ocurrido en torno a este mensaje?

a) Una medida de reducción de velocidad para ahorrar combustible está aceptada por todos los especialistas en tráfico y energía del planeta, contribuyendo a mejorar la contaminación del aire. Y a reducir accidentes.

b) La reducción de velocidad, en unos u otros casos, está puesta en práctica en la mayoría de estados mundiales, sean europeos, occidentales o del resto del planetas. La discusión podrá establecerse en torno a qué cifra máxima utilizar, si 110, 120 o 130, pero muy poquitos estados del mundo funcionan sin límites de velocidad.

c) Podría discutirse la eficacia en cuanto a la cantidad de ahorro, pero qué duda cabe que la rentabilidad económica a obtener por costo de la operación puede resultar interesante.

d) Por descontado todos aceptamos que existen otras medidas de ahorro energético de mayor empuje que tendrán que ponerse en marcha, ‘hace varios años atrás’. Somos un país derrochón, nuevos ricos en todo nuestro comportamiento y energéticamente hablando vamos sobrados.

e) Nuestra dependencia energética es tradicionalmente enorme, no tenemos capacidad para comprar petróleo y la crisis nos ha puesto contra la pared a toda Europa y a nosotros en particular en temas energéticos. Pero la proverbial chulería de la derechona española parece no ver problemas energéticos.

f) Apuesto doble contra sencillo a que los problemas del mensaje ecologista son muy similares a los de las izquierdas, ‘dos cabalgan juntos’, y no me refiero a que las opciones y alternativas sean parecidas, que si en este caso, la energía, no se diferencian, pues ya me dirán, me refiero a su eficacia en cuanto a llegar a la población. Me refiero a que el derroche energético en el que estamos instalados es problema colectivo porque la sociedad en su conjunto acepta y difunde estos patrones de consumo, evidentemente alejados de nuestras posibilidades y no solo económicas.

g) Patrones de consumo y derroche en producción de mercancías y servicios y en transportes que es de lo que ahora hablamos, en el excesivo transporte de mercancías por carretera y poquísimo por ferrocarril y agua, derroche en la venta masiva de coches gigantes todoterrenos que plagan nuestras ciudades con su inmenso consumo y poca fiscalidad, derroche en cuanto lo fomentamos con nuestro urbanismo de locos de extrarradios residenciales, derroche en cuanto a precios no reales de producción energética y de utilización masiva de petróleo.

h) Sin necesidad de los conflictos en el norte de África que probablemente creará dificultades energéticas en suministro y precio, como es posible que el mensaje de izquierdas para este problema quede (además del cambio de bombillas) en una medida de reducción de velocidad de 120 a 110 sin explicaciones anteriores y posteriores que sitúen el problema en su contexto, que pudieran entroncar la medida precisamente en un acierto de previsión en vez de en un error infantil.

Paisaje impresionista, 45

sábado, 26 de febrero de 2011

Batalla de la comunicación. El mensaje perdido, 3

La izquierda pierde la batalla de la comunicación,7
Ejemplos de mensaje perdidos hay demasiados, es mucho tiempo sin realizar un trabajo de similar magnitud al desarrollado por la derecha desde hace años, para entenderlo voy a recoger una pequeña muestra de los mismos, sin orden ni concierto, solo para demostrar que en ningún caso se realiza una labor de preparación y explicación, de agitación y propaganda, (como hace la derechona) de difusión a diferentes niveles de compromiso y de comprensión, de encajar acciones concretas en modelos de vida, de hilar hechos aislados en un discurso global, en todos los casos pensaron que estaba todo muy claro y no era necesario explicarlo.

Si tienen dudas, por favor den un paseo por la red, páginas progres, rojiverdes, revolucionarias, alter, izquierdistas y comprueben sus mensajes machaconamente críticos y reiterativos en su anti, (capitalismo, PP, Aguirre, derecha, Iglesia, fachas…) solo para los ya convencidos. Si los lectores están en la onda de lo malos que son, para qué leerlos más allá de varios días, (salvo los que sean igual y quieran agruparse) y si los lectores no están en la onda saldrán huyendo por su vacío y aburrimiento. La pregunta a formular será a cuantos individuos sumarán o convencerán.

Mientras tanto desde la derecha, se realizaban campañas, se orientaban y dirigían mensajes cuyas piezas sueltas componían tenían un claro sentido global, componiendo un puzle que resaltaba un estilo de vida y tapaba otros. La prensa diaria, radios y las tdt, desde hace años, se curran intensamente el mensaje un día y otro, a todas horas, por diferentes tertulianos, con teorías de fondo, con ejemplos de perjuicios y beneficios, etc. etc. lo cual nutría de argumentarios a los de segundo nivel como los gratuitos y boletines, las webs, blogs y redes sociales, y los agitadores callejeros, consiguiendo todos juntos una potencia de difusión extraordinariamente mayor que la de las izquierdas.

Veamos algunos ejemplos, pero antes un matiz aclaratorio para lectores no habituales. Mis posiciones políticas defienden más Estado, más política y más Europa. Mayor defensa de lo público, menor peso de los poderes económicos ejercitando mayores controles desde lo político y mayor integración y cohesión en Europa.

Huelga de metro de Madrid. De repente una huelga que se supone debe presionar a la patronal y perjudica a cientos de miles de ciudadanos que se encuentran inmovilizados para llegar al trabajo. Se da por hecho que la ciudadanía tenía que comprender y apoyar.

Liberados sindicales. Nadie explicaba por qué son necesarios, para qué, como surgen, que hacen, que pasaría sin ellos y que mejora o empeora para el resto de trabajadores su existencia. Al final se opusieron tímidamente en Madrid y acaban de llegar a acuerdos. Sería posible explicar tanta distancia entre 2 meses.

La crisis económica
. Este es un paradigma de actuaciones erróneas, mensajes perdidos y otros erróneos, etc. este es un paradigma del fracaso de las izquierdas españolas. Sería importante preguntar por qué hubo tanto silencio en los años iniciales de la burbuja inmobiliaria, por qué tan poca permeabilidad de partidos y sindicatos a los teóricos, intelectuales, analistas, economistas, etc.

Por qué no hubo propuestas cuando era tiempo de hacerlas antes de la debacle de la deuda, cuando la realidad soportada era terrible y poderosamente más fuerte que la realidad soñada. La inanición llevó al fracaso, queríamos todo y no salvamos nada, la responsabilidad es social, colectiva, pero desde luego no se salva ninguna organización. Demasiados pensaban (y muchos aún piensan), que de ésta podríamos salir casi como entramos, sin reformas profundas de todo el entramado económico y social y por ello hay pocas explicaciones pocos discursos sobre lo que ha pasado, dónde estamos y cómo es posible salir. Casi todos se limitan a decir que queremos esto que tenemos y aquello otro, ‘todos queremos más’, mientras los muros se agrietan y caen. Y pueden caer más y más, y seguiremos pidiendo todo, como niños. Metemos la cabeza bajo la manta y pensamos que la realidad no existe, Asia no existe, el resto del mundo ha desaparecido.

No criticar al comienzo, invalidó las críticas posteriores a las responsabilidades de los gobiernos del PP, quedarse en las muletillas de la crisis internacional, tapó los ojos a la crisis nacional y quedarse en la fraseología teórica anticapitalista evitó explicar en concreto lo que ocurría y por qué y cómo aquello afectaba a nuestras vidas. Reducirlo a citas de Marx y Lenin, aún era más trágico y solo servía para llorar al recordar aquello del análisis concreto de la realidad concreta.

Peor resulta observar los medios de prensa ligados a la izquierda, negándose al debate, criticando entrar a discutir problemas. He visto varias portadas de ‘Público’ en esa dirección, sirva como modelos las referentes a la crítica del sistema financiero y al Estado Autonómico, que al ser asuntos abordadas por el PP, la portada proclamaba cuidado al hablar.

China, India, y los demás. Que poquito se ha escrito sobre lo ocurrido en nuestras vidas mientras un tercio del planeta se ha incorporado a la dinámica del mercado, es imposible pretender que no nos afectará decisivamente.

Lo público, por qué lo defendemos. Las críticas son a las privatizaciones, pocas veces demostrando que lo público sea mejor, por eficiente o más justo, en positivo
La socialdemocracia, todos hablamos de ella, en general con mala prensa, pocos desarrollan sus diferencias con otros modelos, pocos los encajan en proyectos globales. Mala prensa tiene entre los jóvenes, que dan por sentado que este mundo que tenemos nos viene dado al planeta entero cuando nacemos.

Los sindicatos ¿son necesarios? ¿Y los partidos? ¿Los políticos son necesarios?, el supuesto apoliticismo que se extiende como un incendio conduce al populismo antesala del fascismo.

¿Qué es la democracia?
Las normas benefician a los débiles, su ausencia beneficia a los poderosos y tenemos que seguir escuchando a jóvenes y supuestos izquierdistas la defensa del anarco-liberalismo.

¿Cuales son los problemas del Estado Autonómico? Porque tendrá problemas digo yo, incluso en su base misma o que formas de estado existen.

¿Qué sucede con la energía,
cuanta necesitamos, como producirla, con qué costes y posibilidades? Que modelos de sociedad queremos, con cuanto consumo, pero si no tenemos energía como lo hacemos. Los tópicos, consignas derechistas, se extienden como la espuma, ‘compramos energía nuclear a Francia’. Se mueven alrededor de medias verdades, parece que no tenemos capacidad de producción y necesitamos comprar, no que haya unas conexiones (que deberían ampliarse muchísimo) que permiten compravender cuando hay excesos a un lado u otro. En general somos vendedores, pequeños, pero vendedores, pero da igual, el debate de fondo es la nuclear en España y ellos hacen su campaña, compramos al otro lado de la frontera cuando deberíamos tenerla aquí, dicen. Al margen quedaría el debate, como el del resto de temas, los debates se meten en cajones y cierran con llave, lo que se mueve por la superficie son las consignas y mensajes derechistas.

Gurtell, todos entramos al trapo del sobreentendido, financiación ilegal, trapicheos, desvío de fondos públicos, y un largo etc. de corrupción, pero en la calle estoy harto de escuchar que se trata de 2 trajes que reglaron a Camps. Nos movemos solamente en nuestro ambiente y tenemos lenguajes comunes para casi todo, pero fuera de nosotros la gente piensa otras cosas. ¿Por qué no afecta la corrupción a los votantes peperos? una razón podría ser porque no se entiende como corrupción, por descontado otra puede ser porque los nuestros pueden hacer lo que quieran.

La lista es larguísima, aquí solo unos ejemplos manejados libremente por las derechas y obviados por las izquierdas.

Paisaje impresionista, 22

viernes, 25 de febrero de 2011

Que obsesión con los personalismos

Que obsesión con los personalismos en el golpe de estado fracasado. Que obsesión con analizar todo y en historiar en clave de ‘grandes hombres’. Antiguamente era lo normal, la historia de los nombres de individuos, reyes, generales, conquistadores… bueno, pasó mucho tiempo y se fueron incorporando otras maneras, incorporando grupos, bases materiales, la economía, demografía…

En fin aquí seguimos escuchando peleas en las tdt sobre la importancia del rey en frenar el golpe, o que fulanito, a la sazón ministro le dijo a menganito, abogado de los golpistas, que no sacaran el testimonio de zutanito, lo cual demostraría la conspiración del PSOE, estos de Veo7, El Mundo, se acuestan y levantan con las conspiranoias. En general todas las tdt mezclan y agitan para demostrar que Armada, fiel del rey, no podía actuar solo, que los golpistas tenían un gobierno en la sombra autorizado por todos los partidos políticos, que la culpa fue del cha cha cha, pero no de los golpistas.

Por supuesto en una de conspiraciones no podían faltar la embajada norteamericana y el Vaticano. Jopé, si tantos apoyos tenía no entiendo como no triunfó, o mejor dicho como fracasó tan estrepitosamente.

Volvamos a meter ingredientes colectivos, porque los individuales, aún siendo verdad que existieran reuniones de Armada con unos y otros, avisos a los defensores, pocos civiles en el juicio de Campamento, además de que los golpistas se fueran a casa desde el Congreso y no directamente a la cárcel, además de que Tejero esté de vacaciones tan ricamente en Canarias y de que haya bien sobrevivido con las ventas de sus cuadros a modo de venta-contribución, además de que todo fuera verdad, la realidad es que el golpe fracasó.

Fracasó porque muchos más individuos estaban en contra, muchos más intereses económicos y políticos estaban a favor de la Constitución, como decía ayer, el proceso democrático burgués tal como estaba configurado con sus contradicciones y luchas internas, era imparable y hubiera requerido una fuerza extremadamente superior a la que mostraron los golpistas para intentar nivelar en los primeros momentos. Por descontado a largo plazo era extremadamente clara la superioridad democrático burguesa.

Decir que un individuo se reúne con, o que las embajadas conocieran o pensaran que algo se tramaba,dispara la adrenalina de algunas personas, pero nunca implica que apoyaran el golpe, lo cual hubiera requerido una postura superiormente activa y comprometida y en los medios de prensa, radios, teles, centros de comunicación, fronteras, orden interno en ciudades, aparato productivo, distribución, mercados, transportes y un larguísimo etc. nunca estuvieron en manos golpistas, salvo Valencia.

Pero es que suponiendo que los controlaran por una acción que requería unas fuerzas muy superiores y aún contando con el miedo inicial que paralizara a la población, no supondría su triunfo hasta no ver pasar un cierto tiempo de implantación de sus medidas políticas y de gobierno y de paralización de la Constitución. Es a partir de entonces cuando podríamos haber comprobado si las fuerzas económicas y políticas, si el pueblo, si la presión internacional, caminaban a un lado u otro. Ni de broma llegamos a ese nivel.

Cuando hablan de que un individuo, Aguirre Gonzalo, o algún otro personaje pudiera haber apoyado, ello suponiendo que fuera verdad, parece que olvidan que miles de dirigentes empresariales de miles de empresas estaban en contra, que la banca en su conjunto y su patronal como estamento dirigente estuvieron en la cabeza de la manifestación de apoyo a la democracia. Que incluso la sesión del Congreso que secuestraron era parte del proceso de dimisión de Suarez e investidura del presidente Calvo Sotelo, representante de una de las familias políticas y económicas de la alta burguesía, que muchos ministros y diputados eran consejeros bancarios e industriales,(aquello de hoy ministro mañana banquero se producía con frecuencia) y representantes de la tradición política franquista, en fin que dentro de los congresistas secuestrados, solo allí, había más gente, mayor número de individuos que estaban en contra, que los que sean capaces de nombrar todos los tertulianos juntos.

Matiz importante. El poder político se ostenta en función de que es aceptado por los gobernados, el poder político como allí mostró Tejero y sus secuaces sirve de muy poco, cuando no es aceptado por la gente. En el Congreso los secuestradores no aceptaron el poder político del gobierno y lo arrinconaron con las armas, lo ladearon y pretendieron derribarlo hasta físicamente como a Gutiérrez Mellado (bravo por el general, esa imagen perdurará).

Bien, imaginemos que el golpe triunfara en unos primeros momentos, por su mayor represión y fuerzas, en un país que no lo apoyaba, ¿cómo podrían hacerlo funcionar?, a los pocos días había que poner en marcha toda la maquinaria política, las relaciones sociales y económicas y eso solo es posible si amplias mayorías de población apoyan, comparten y están al lado de los golpistas. Ahí ya no valen que Pepito habló con Juanito, sino que millones de individuos compartan intereses comunes. Por eso fracasó el golpe.

Una mayoría de fuerzas y la mayoría de la población (que no siempre es coincidente) no compartían los intereses de aquellos fundamentalistas, que cometieron el error tan común en política de confundir sus ideas con la realidad, y que erróneamente, también muy común, confundieron las muy diferentes manifestaciones y opiniones en contra de unos gobernantes con que todas aquellas críticas estarían unidas en torno a un objetivo común, que para más inri, tenía que ser el suyo.
Por recordar al franquismo, éste no funcionó porque unos pocos sometieran a un país entero, sino porque la mitad de la población un país, en la que estaban la mayoría de poderes económicos, sometió al resto. Y desde luego no porque uno hablara con otro y conspirara con aquel de mas allá. Los grandes movimientos sociales no los producen unos pocos individuos.

PD. Tiende a olvidarse que dentro del ejército se paró el golpe, que los golpistas fueron minoría. En aquellos tiempos los generales y/o almirantes eran 460 individuos. ¿Cuántos estuvieron implicados, 10? Coroneles y capitanes de navío había 1.700. Tenientes coroneles y capitanes de fragata eran 3.700, Comandantes 5.700, etc. como se comprobó muy poquitos de las fuerzas totales fueron golpistas.

Paisaje impresionista, 8

jueves, 24 de febrero de 2011

Libia. Mensaje de Avaaz que transmito

Las Fuerzas Armadas libias están usando ametralladoras y cazas de combate contra los manifestantes pro-democracia. Ya son cientos los que han muerto y, si la comunidad internacional no toma medidas inmediatamente, la represión podría desembocar en una terrible matanza en todo el país.

La Unión Europea y el Comité de Seguridad de las Naciones Unidas están celebrando reuniones de emergencia sobre Libia esta semana. Ya han condenado la violencia, pero ahora debemos presionarles para que pasen a la acción y establezcan zonas de exclusión aérea sobre Libia, bloqueen las cuentas de Gaddafi y sus generales, impongan sanciones contra el régimen y persigan en tribunales internacionales a los militares involucrados en la represión. Si lo logramos, podríamos ver el fin de los bombardeos aéreos y crear divisiones en la cadena de mando de Gaddafi.

No hay tiempo que perder: el pueblo libio está siendo asesinados por su propio gobierno. Haz clic para mandar un mensaje directamente a todas las delegaciones del Comité de Seguridad de la ONU, a los ministros de Asuntos Exteriores de la UE y a la Alta Representante de la UE para que tomen medidas para frenar la represión, y comparte esta campaña con todo el mundo. Inundemos la ONU y la UE con mensajes hasta que logremos que actúen para evitar un mayor derramamiento de sangre:

http://www.avaaz.org/es/libya_stop_the_crackdown_eu/?vl

Gaddafi ha gobernado Libia con mano de hierro durante 42 años, sin parlamento ni constitución. Es el dictador que más tiempo ha permanecido en el poder en África y en Oriente Medio. Libia no admite periodistas extranjeros, y el gobierno ha bloqueado el acceso a Internet y a las redes de telefonía móvil en un intento de ocultar la violencia brutal contra sus ciudadanos. Sin embargo, los manifestantes, que exigen un cambio de régimen y la protección de sus derechos básicos, se han convertido en canales de información y a través de ellos sabemos que miles de personas continúan saliendo a la calle para protestar, a pesar de que cientos ya han sido masacrados. La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha señalado que los ataques del régimen contra los ciudadanos “podrían constituir crímenes contra la humanidad.”

Horrorizados por las atrocidades, diplomáticos libios y algunos altos mandos del ejército ya han desertado, dando la espalda al régimen. Tanto el Comité de Seguridad de la ONU como la Unión Europea han exigido el cese inmediato de la violencia, pero ninguno ha emprendido acciones concretas todavía. Si la UE y la ONU redoblasen la presión sobre Gaddafi y sus seguidores, -- confiscando sus bienes y amenazándoles con procesamientos— los líderes de la brutal represión podrían reconsiderar la situación y poner fin al derramamiento de sangre.

El Comité de Seguridad de la ONU está ahora presidido por Brasil, país con un gobierno comprometido con la protección de los derechos humanos y en el que las campañas de Avaaz tienen una sólida reputación. No tenemos mucho tiempo para poder presionar a la ONU y a la UE —¡inundemos sus correos con mensajes procedentes de todo el mundo! Envía el tuyo ahora y reenvía este email a tus amigos y familiares:
http://www.avaaz.org/es/libya_stop_the_crackdown_eu/?vl

Los ciudadanos libios están siendo acribillados por exigir libertad, salud, educación y salarios dignos –- necesidades básicas que todos compartimos. Hoy, como comunidad global, alcemos nuestra voz desde todos los rincones del mundo para condenar las espeluznantes masacres, y emprendamos acciones conjuntas para poner fin al derramamiento de sangre y apoyar la legítima aspiración del pueblo libio a un verdadero cambio.
Con esperanza y determinación,
Alice, Ricken, Pascal, Luis, Graziela, Maria Paz, Rewan y todo el equipo de Avaaz
Más información:

Kadafi jura que aplastará la rebelión y dice que no se va (Clarín)

Libia: condenas y renuncias en todo el mundo (BBC Mundo)

EE UU y la ONU dudan sobre la adopción de medidas contra Libia (El País)
La Eurocámara desacredita el régimen de Gadhafi y denuncia la violencia (CNN)

Incorporación de nuevos álbumes de fotos

En el taller de aluminio


Máquinas y herramientas

Análisis sobre el Golpe de Estado

miércoles, 23 de febrero de 2011

Cuestiones colectivas sobre el Golpe de Estado

Las batallitas del abuelo Cebolleta, 1.981.
La cuestión del golpe de Estado, durante aquellos años de la Transición, era ampliamente debatida entre la fuerzas políticas, desde un extremo a otro del arco ideológico. Entre la extrema izquierda la disputa teórica se centraba en si era posible que triunfara o no. Y al calor de las primeras diferencias, era preciso conceptualizar a que se llamaba un golpe de estado.

Para algunas fuerzas minoritarias, entre las que se encontraba Octubre (UCCO) era muy difícil que la burguesía (por usar terminología de la época) optara por dar un golpe de estado que paralizara el proceso en marcha hacia una forma de sociedad, la democracia burguesa, que perseguía la integración europea y occidental y meter España en todos los organismos internacionales. La tesis resumida venía a decir que la integración plena de la burguesía española con sus pares de occidente era una decisión estratégica amplísimamente apoyada por poderosos intereses nacionales e internacionales de fuerzas económicas y políticas mayoritarias. Aquel proceso era imparable. Y aquí un matiz muy importante, el proceso no era una revolución en marcha como pretendían algunos extremo-izquierdistas.

Evidentemente en esta dinámica de fuerzas en lucha, la senda principal, no significaba que fuera la única, podría darse en cualquier momento un golpe, que durante poco tiempo podría liquidar, asesinar, a unos cuantos cientos de individuos, para los cuales hacer discriminaciones entre corto y largo plazo tendría poco sentido. Un golpe de estado provocado por minorías nostálgicas del régimen franquista, con apoyos en poderes fácticos siempre fue posible, que triunfara y se consolidara era improbable.

La cuestión a debatir era si podría provocar una involución al proceso democrático. El asunto era si ese golpe podría triunfar o no, volviendo a una dictadura parecida a la franquista. Muchas fuerzas izquierdistas creían en esta posibilidad. La realidad mostró que el golpe no triunfó. Mejor dicho, que la estrategia de golpes varios fracasó, nunca encontraron apoyos suficientes para lograr paralizar el proceso de integración española en el marco occidental, o dicho de otra manera, el proceso de democratización burguesa fue dominante, como camino básico. Otra cosa a discutir, una vez definido lo anterior, serían los plazos, contenidos, profundidad, contradicciones, fuerzas en lucha, etc.etc.

La discusión parece una broma, pero entonces no lo era, como tampoco lo es hoy día. El fondo del asunto tiene que ver con las fuerzas que intervienen en los cambios sociales, quienes son las tales fuerzas que producen modificaciones políticas, económicas e ideológicas, y el peso o masa crítica que necesitan tener antes de provocar tales modificaciones. Dicho en cristiano, la vieja disputa de si unos pocos personajes representativos, pueden producir cambios globales en un país como parecen creer amplios sectores, o resulta que solo con procesos de mayorías de fuerzas de todo tipo es como se producen tales cambios, aun siendo menos conocidos y/o famosos y aquí un aspecto a considerar siempre es la pluralidad y diversidad de poderes, porque de lo contrario no se entenderá que pueden coexistir y luchar en contra dentro del mismo bando aparente.

En el caso del Golpe de Estado del 23 F, la leyenda sigue diciendo que fue parado por el Rey y unos cuantos, aquel gobierno en paralelo y otros individuos menos significativos. La realidad es que esa gente intervino en frenar esa acción, pero el golpe no triunfa por las razones dichas anteriormente y que podemos descomponer en varias cuestiones:

1) El golpe fue parado en primera instancia en el estamento militar. El ejército la Armada y el Aire se mantuvo más numeroso dentro del orden constitucional que en apoyo a los golpistas, como asimismo policía y guardia civil. El no apoyo de los medios, radios y TVE fueron importantísimos para contribuir a su derrota. A destacar a gran distancia del resto el papel de El País en esa tarde noche, que se constituyó en intelectual colectivo de aquellos momentos, y por supuesto su implicación durante todo el proceso de la Transición.

2) La primera aseveración suele olvidarse, el golpe fracasó. Y sus objetivos conocidos, anunciados por sus inspiradores tales como prohibición de partidos políticos, de los derechos de reunión, manifestación, huelga, sedición al abandono del trabajo y asunción por las fuerzas armadas de la jefatura de todos los organismos políticos, no fueron logrados. Item mas, si las fuerzas golpistas hubieran sido numerosas y hubieran tenido mayor fuerza, tuvieron horas suficientes para haber asestado golpes terribles a numerosas personas.

3) La trama civil del golpe, que seguro existió, (la sociedad no funciona en compartimentos estancos), tuvo muy poca visibilidad e influencia en política y economía, e incluso en estamentos como la Iglesia. Como prueba de ello, no se vieron periódicos con ediciones especiales en apoyo del golpe, ni radios, ni manifestaciones o movilizaciones civiles apoyando, ni movimientos de empresas cerrando o abriendo, ni patronales, ni partidos grandes o pequeños, ni se conocen grandes financiaciones, etc. etc.

4) El golpe quedó reducido desde el primer momento al secuestro del Parlamento y a realizar ostentación de tropas en la calle tendente a sembrar el miedo y alguna medida de control de medios, radio TVE, pero principalmente para evitar contra intervenciones más que para provocar apoyos, que debían darlos por supuestos. Igual que sucede ahora en muchos lugares con grupos extremos que creen estar apoyados por mayorías de población que se identifican con sus ideas y solo consiguen unos pocos votos en cada elección.

5) Durante el tiempo anterior, meses incluso años antes, y posteriormente, no se vieron flaquear en sus apoyos constitucionales a las grandes empresas, patronales, ni al resto del tejido productivo en cuanto a su apoyo decidido a integrarse en las democracias occidentales. Para ser preciso, ha sido uno de los pocos momentos de la historia de España en los que la burguesía democrática ha dominado al conjunto de la burguesía española, poniendo bajo su liderazgo a la derechona.

6) Hay olvidos y tergiversaciones interesadas que siempre interpretan la realidad en clave de dos o tres líderes populares, pero el hecho de que la clase obrera contribuyera a frenar el golpe, tiene que ver con el punto anterior. Las movilizaciones obreras en los centros de trabajo, en los barrios, en las calles, las movilizaciones estudiantiles, etc. contribuyen con sus presiones y empuje a que el empresariado tome partido y decida. Sin olvidar en este aspecto las luchas burguesas por la cuestión nacional periférica.

7) Contribuir significa empujar, ser una de las fuerzas en lucha (mejor sería hablar de varias fuerzas obreras y estudiantiles en lucha), que influyen a partidos y sindicatos, a patronales incipientes y a sectores empresariales, a sectores internacionales económicos, a internacionales socialista u otras, etc. La burguesía democrática en aquellos momentos mayoritaria y dominante sobre la derechona, no toma una decisión en el aire por arte de magia, sus intereses estratégicos están en juego y la realidad económica nacional pesa, y el futuro previsible, y las opciones de integración europea, etc. etc., y en ese conjunto también sopesa la realidad social en la que está inmersa, porque influye en todo.

8) Hay que insistir en el hecho de que un golpe puede triunfar momentáneamente y que los argumentos anteriores aún siendo verdad, no podrían haber evitado un asesinato selectivo de 500 individuos, de ahí el miedo real en muchos casos a volver al trabajo, donde conocías a los ultras, o cambiar de casa esa noche para evitar posibles atentados, etc. Lo cual no invalida la tesis central de que el golpe no triunfó porque las grandes fuerzas en lucha ya habían tomado una decisión estratégica en la que trabajaban diariamente que era el desarrollo de la senda constitucional, que no olvidemos los golpistas pretendían cerrar.

9) La participación colectiva de la sociedad y específicamente de las luchas obreras, estudiantiles y de barrio, mas las nacionales, en los procesos de la Transición, suele quedar oscurecido por mucho charlatán que reduce toda explicación al papel de cuatro figuras, que siendo verdad que existieron, no sustituyen el papel de miles (¿50.000?) de militantes de izquierda, desde la extrema izquierda al PSOE, que movilizaban y aglutinaban las luchas de varios centenares de miles más de individuos.

10) El hecho de que existieran miles de militantes, líderes en sus empresas, asociaciones de vecinos, sindicatos y partidos, en organizaciones culturales y de barrio, en universidades e institutos, fue esencial durante la Transición. El funcionamiento de estos miles de líderes suponía un gran nivel de autonomía, ya que a pesar del centralismo democrático el funcionamiento en red estaba extendido por razones históricas del funcionamiento clandestino durante la dictadura (y algún año posterior), lo cual hubiera permitido continuar aún a pesar de la tremenda desgracia personal y política, caso de haber desaparecido muchos de los líderes públicos.

La realidad de liderazgo social de aquella época tiene alguna diferencia con ésta. Para empezar los líderes que hoy conocemos como gran populares de aquella época, fueron creados mediáticamente a partir de entonces, en aquellos tiempos eran menos influyentes y reconocidos en cuanto a las movilizaciones locales. Y los líderes locales numerosos e influyentes y con mayor experiencia que los actuales, estaban fraguados en mil batallas que los dotaban de mayor dureza y autonomía.

martes, 22 de febrero de 2011

lunes, 21 de febrero de 2011

Batalla de la comunicación. El mensaje perdido, 2

La izquierda pierde la batalla de la comunicación,6
Hay muchas cuestiones a plantear en torno a este asunto, referido aquí, en España y ahora. Podemos empezar por éstas afirmaciones formuladas como preguntas, que tomo prestadas de un colega por su carga polémica (gracias):
¿El mensaje de la izquierda ha dejado de ser creíble?
¿No se diferencia del mensaje de la derecha?
¿La izquierda no tiene mensaje porque no tiene nada que ofrecer?
¿La izquierda se ha hecho socialdemócrata?
¿La izquierda se diferencia poco de la democracia cristiana?
¿La única salvación pasa por los movimientos sociales, por ejemplo ecologistas?

Se suponen referidas al PSOE porque pierde votos, pero extensibles a IU u otras formaciones de izquierdas. Quiere ello decir que ¿todo el mensaje de izquierdas ha dejado de ser creíble? El problema afecta a todas las izquierdas.

No comparto la idea de que haya dejado de ser creíble el mensaje de izquierdas, porque para empezar habría que definirlo, concretarlo, emitirlo y difundirlo. Solo después de ello podríamos determinar qué partes no son creíbles. Mi opinión va por la idea de que no ha existido tal mensaje desde hace tiempo, (mas tarde veremos algunos ejemplos de lo que mantengo), creo que hemos vivido instalados en una postura ‘acomodaticia’ por haber logrado una posición supuestamente inalterable, posición que comportaba increíbles mejoras respecto a otras épocas y lugares del mundo y que fue apreciada mayoritariamente por generaciones de españoles que vivieron el pasado. Al mismo tiempo, esa posición, fue levemente defendida colectivamente y poco apreciada de forma mayoritaria por generaciones nuevas que daban por hecho inmutable y universal el punto de partida que aquí tenía el Estado de Bienestar.

Es cierto que en demasiadas ocasiones, el mensaje se hace coincidente con el de otras opciones políticas de la derecha, pero entonces ¿por qué no recoge votos de esa zona o del centro, por qué no suma y sí resta? ¿Creemos que existen amplias mayorías de izquierdas que quieren mensajes revolucionarios? Yo no lo creo, pero hay opiniones que parecen indicarlo así. Aquí un paréntesis. En muchas ocasiones damos excesiva importancia a opiniones y tendencias que vemos escritas, porque son adecuadas para trabajar con ellas, pero deberíamos acostumbrarnos a no asimilar la importancia de lo publicado con su incidencia y representatividad social.En las votaciones no se refleja esa pretendida acogida del mensaje revolucionario.

¿Por qué ha dejado de ser creíble? es una buena pregunta a la que todos deberíamos responder. Supuesto que fuera verdad que el mensaje de la izquierda ha dejado de ser creíble, desde cuándo y por qué, se supone que lo sería por algo: por viejo y anticuado, porque no se dirige a su base social, porque dice pero no hace…

Mientras tanto el mensaje de la derecha no ha dejado de ser creíble, no se desgasta en la misma medida y podríamos decir que viene siendo utilizado desde la misma época, incluso aunque alguna de sus partes tiene la misma antigüedad, hay otros aspectos del mensaje de la derecha española que son los más viejos del mundo, procedentes de la religión católica, anclados en el egoísmo humano, el mito de la superioridad del hombre sobre la mujer, como recoge la Biblia en múltiples versículos e historias, aspectos del franquismo, etc. todos ellos con sobrada vejez respecto a las ideas socialdemócratas.

La base social de la derecha, o su cuerpo electoral es prácticamente el mismo en todo momento y lugar, nuevas generaciones se incorporan cubriendo el lugar dejado vacío por las viejas, lo cual implica que no disminuye su público. Siguen creyendo que el mensaje del PP en este caso representa bastante fielmente sus valores y concepción del mundo, como asimismo sus intereses concretos. Pero de mayor importancia aún para responder a la pregunta, es que tampoco suma, se mantiene, pero no aumenta. Si este mensaje se hubiera constituido más creíble, moderno, y captador, etc. aumentaría el colectivo de votantes y no lo hace en España. Sus mayorías conseguidas en resultados o reflejadas en encuestas lo son por disminución de votos a la izquierda, no por sumas de apoyos sociales al mensaje de la derecha.

Lo anterior vale también como argumento para demostrar que no parecen ser dos mensajes parecidos que tiendan a identificarse, izquierda y derecha, puesto que si así fuera se produciría permeabilidad de uno a otro fácilmente y no parece que esto sea así, y menos aún que se identifique socialdemocracia con democracia cristiana, una parte pequeña de la derecha hoy dentro del PP en su entorno más derechista, (Mayor Oreja). La igualdad del mensaje se utiliza mas como argumento crítico en la izquierda que en la derecha, cuyos votantes tienen meridianamente claro que el mensaje que les representa no está en el PSOE, ni mucho menos, más allá.

La izquierda española se hizo socialdemócrata en la Transición, como indicaba en páginas anteriores, con retraso respecto a la izquierda europea, y como tal socialdemocracia comenzó a construir el Estado de Bienestar en España desde los años 80, lo cual entre otras cosas fue seguido y apoyado mayoritariamente por el pueblo español. Pero son los colectivos de izquierdas quienes no están a gusto con el mensaje de izquierdas, somos nosotros quienes ganamos y perdemos con nuestro voto y nuestra abstención, no son ellos quienes ganan por abrumadoras mayorías, son las izquierdas españolas quienes no se encuentran cómodas con el papel de socialdemócratas.

Paisaje impresionista, 49

domingo, 20 de febrero de 2011

La que nos viene encima, otra vez

Cristóbal Montoro es uno de los factótumes de economía del PP, (a seguir de cerca otro posible ministro, Juan Iranzo). El Sr. Montoro en el programa ‘59 segundos’ de TVE, dice y redice refiriéndose a la construcción de vivienda en España en los últimos años del Gobierno Aznar, que ‘’no había ningún problema, solo que en un momento determinado hubo dificultades de financiación’’.

Es una salida a la pregunta realizada por Antón Losada, sobre quien tenía razón en el 2002 el informe del Bco. España, dirigido entonces por el Sr. Caruana en el que se planteaban posibles peligros de una burbuja inmobiliaria o los informes y políticas del PP de tirar todo para adelante con el sector inmobiliario que generaba crecimiento y desarrollo.

Por descontado el Sr. Montoro no dice que ellos estuvieran equivocados, no solo eso, sino que se lanza por la pendiente populista de que le parece muy bien que todos los españoles sean dueños de sus casas, y por qué no también de un todoterreno (por qué será que en Europa son minoría los propietarios, no hay casi segunda vivienda, y por el contrario hay extensos parques de alquileres), deja algunas ideas sobre sus pensamientos económicos. El problema era el suelo, había poco para construir, en un país semidespoblado como España con la menor densidad de población europea de los 15.
Que ¡todos los españoles tengan vivienda en propiedad!, el grito de guerra del Sr. Montoro, y de los equipos de gobierno populares, nos ha llevado a la debacle actual.

Resulta que no todos los españoles tenían dinero para comprar viviendas súper infladas de precio por lo que había que pedir préstamos, resulta que no podíamos construir más viviendas que Francia y Alemania juntas cuando tenemos solo un tercio de su población. Resulta que algo sucedía cuando construyendo viviendas como locos, encima los precios subían y subían. Resulta que no teníamos dinero suficiente para ello en este país y entonces bancos e inmobiliarias pedían préstamos externos como posesos, porque esto era Jauja y los riesgos no existían. ¿Y ahora qué?, ‘yo no he sido, ha sido ese’.

Y resulta que estamos aquí y ahora con una inmensa montaña de deuda que el sistema financiero tardará en digerir varios años (no uno ni dos) y solo se le ocurre decir que estuvo bien, pero que al final tuvimos un problema de financiación por la crisis que no atajó a tiempo Zapatero. Ningún análisis de por qué se tomó ese camino, ninguna opinión de las causas y desastres de llevar tantísimo dinero a arena y ladrillos y no a industrias, lo cual hubiera permitido la modernización y fortalecimiento del tejido industrial aumentando la productividad y por ende la competitividad españolas, que cayeron en picado durante el gobierno Aznar. Qué pena señores, que poco nivel y encima el resplandor cegó a los gobernantes socialistas.

Qué horror, otra vez llega el rancio y obsoleto capitalismo español para llevarnos en los próximos años a la edad antigua, nuevamente los que piensan que toda salida estará basada en recortes de salarios nunca en mejorar y modernizar el resto de factores productivos. Otra vez la burguesía moderna y europeísta española se ladea (o es apartada) y permite ser dirigida por la derechona sin asumir un papel modernizador.

El siguiente párrafo lo escribí en enero del 2004 en un trabajo publicado en el número de invierno de la revista ‘Iniciativa Socialista’ nº 71 (www.inisoc.org posteriormente Trasversales), y era un punto de varios en los que describía por qué actuaban de la manera en que lo hacían, ‘Por intereses e ideología’.

‘’Desprecio por la tecnología y enormes inversiones en construcción, reportan beneficios inmediatos, a constructoras e inmobiliarias, financian al PP e indirectamente vía préstamos beneficia a la banca, además dan imagen de arreglar el paro y el aspecto de gran desarrollo económico de forma inmediata, importante para aumentar su adhesión de votos populares. El sector construcción acumula la mitad del total capital invertido en España en los últimos 10 años, lo cual ha privado de ingentes inversiones a otros sectores más productivos y modernos, generando un gran problema para crecer en el futuro, además de causar la burbuja inmobiliaria que deja fuera del mercado de vivienda a los jóvenes. Abandonar la tecnología y la ciencia tiene que ver con la defensa del corto plazo como prioridad y su desprecio por el futuro, y por el esfuerzo necesario para comprender lo nuevo, lo cual está influido por su religiosidad. ’’

sábado, 19 de febrero de 2011

viernes, 18 de febrero de 2011

Batalla de la comunicación. El mensaje perdido, 1

La izquierda pierde la batalla de la comunicación, 5

La batalla de la comunicación percibo que se ha perdido en varias direcciones, una respecto a las relaciones verticales y horizontales generadas por el propio ‘emisor’ como trataba de argumentar en las páginas anteriores.

Pero no solo el emisor tiene que ver en este proceso, también hay que considerar el mensaje en sí mismo, que ha perdido fuerza respecto al pasado, ‘el mensaje perdido’. Y lógicamente, además de emisor y mensaje, está el receptor, otro aspecto de la cuestión, a quien debemos considerar con los cambios producidos para encontrar el camino del ‘mensaje necesario’.

El mensaje perdido.


Los clásicos mensajes de la izquierda de hace 150 años se articulaban en dos grandes direcciones:
a) uno dirigido a la revolución, tendente a cambiar violentamente el modelo de producción y distribución económica y como consecuencia las relaciones sociales y
b) otro socialdemócrata, que en ausencia de violencia armada pretendía mejorar las relaciones sociales y económicas.

El mensaje revolucionario pierde fuerzas a medida que el socialdemócrata la va ganando. A ello contribuye la lucha global entre capitalismo y socialismo, pero sin duda las contradicciones internas del modelo llamado socialista, son las principales causantes del fracaso del mensaje revolucionario. En otro momento escribí que ‘casi todo lo que nos contaron del comunismo resultó mentira, mientras que, los mismos, todo lo que nos contaron del capitalismo, por desgracia, era verdad’, lo cual deja abierta la necesidad de mejorar la sociedad en la que vivimos causante de grandes crímenes y miserias contra la humanidad, al margen de que algunas teorías no fueran útiles.

Por contradicciones internas simplifico el resultado del desastre del socialismo real en la URSS y los países del Este, en China y el Sudeste asiático y los fracasos en otros países del mundo, en los que el modelo de sociedad allí implantado durante años, no instauró para grandes grupos de población mayor libertad e igualdad, mayor justicia y solidaridad, al tiempo de mayor respeto por el entorno y medios naturales que los encontrados en Europa occidental. Contradicciones internas, a las que hay que sumar sin duda, las atrocidades producidas por todo tipo de represión masiva, los campos de concentración y gulags, y los millones de muertes entre sus propias gentes.

Después de la Segunda Guerra mundial, sobre todo y casi únicamente, en Europa se produce un estilo un modelo de sociedad que dulcifica el capitalismo y asume muchos de los sueños revolucionarios del comunismo (y del anarquismo). Las presiones, los miedos y luchas entre ambos modelos que lucharon juntos como aliados y se constituyen en bloques victoriosos de la guerra van a permitir, ayudar y empujar la creación a escala europea de un modelo de Estado de Bienestar, de sociedad socialdemócrata. Dichas presiones para su creación no se producen solamente por la lucha externa entre bloques entendidos como países, no podemos olvidar al menos dos aspectos influyentes:

a) Recién terminada la guerra en muchas partes de Europa hay sectores de pueblos armados y/o existen fuertes organizaciones comunistas con amplia implantación social, por lo que la presión para mejorar condiciones de vida y trabajo empiezan desde dentro de cada país en reconstrucción.

b) El mensaje difundido profusa y machaconamente durante toda la contienda atacaba las dictaduras, nazi, fascista e imperial, atacaba al capitalismo salvaje de medio mundo, ensalzando la democracia de los pueblos, a los trabajadores y campesinos, a las mujeres y la burguesía democrática aliada.

El asunto para simplificar es que tantos vectores en lucha producen como resultado un espacio de libertades y derechos nunca probado históricamente con tanta profundidad ni amplitud, durante varias décadas y para decenas de millones de personas en Europa, y que se constituyó en un modelo de sociedad para quienes no disfrutaban de él en el resto del mundo. Dicho modelo de sociedad es el llamado Estado de Bienestar, liderado con grandes dosis ideológicas de, socialdemocracia y democracia burguesa, cada una de ellas contenedora y/o cercana a otras variadas ideologías existentes de menor fuerza representativa.

Conviene recordar que en el caso de España este aspecto de creación de un Estado de Bienestar comienza mucho mas tarde, en la Transición, 30 años después de la Segunda Guerra Mundial, porque el franquismo que aquí gobernaba pertenecía política, económica, militar e ideológicamente, al bloque nazi, fascista e imperial, que perdió la guerra mundial contra las democracias occidentales, pero en España perdió la democracia y ganó la dictadura.

Paisaje impresionista, 36

jueves, 17 de febrero de 2011

¿Reconquistar Madrid? Realidad local y autonómica

La izquierda pierde la batalla de la comunicación, 4

En la Comunidad de Madrid, capital y pueblos, resulta difícil encontrar militantes de izquierdas explicando acciones de sus partidos en los barrios y calles, comercios y bares, asociaciones o trabajos, lugares en los que uno se tropieza permanentemente con agitadores derechistas envalentonados desde hace años. Los militantes de izquierdas no participan, ‘para qué’, votantes que se apartan, ‘para el caso que nos hacen’.

En Madrid, las ondas e imágenes están dominadas por la potencia de las TDT regaladas a la derechona y las radios ultras, se unen la prensa de pago mas los periódicos gratuitos y todo tipo de revistas locales y sectoriales, también gratuitas (semifinanciadas por anuncios o aportaciones interesadas privadas o públicas) plagados de escritores franquistas y populistas, que junto a la militancia del PP, los nacionalcatólicos y sus nuevas versiones de guerrilleros, unido todo a su masiva presencia en internet, han convertido lo público en un ágora dominado ostentosamente por ellos.

En la red las páginas oficiales de los partidos o sindicatos de izquierda, en general pesadas, poco variadas y excesivamente individualistas, son hoy poco efectivas para la labor de sumar y relacionar, porque fundamentalmente fueron concebidas para otra finalidad. Importante es la poca atención prestada por los partidos y sindicatos a la red de blogs independientes, no se percibe atención a nuclear ni siquiera a estar o difundir ese entorno, parecería como si los militantes solo pudieran entrar en sus grupos predeterminados y cocerse en su propia salsa.

Las críticas a la derecha salen por muchos blogs, pero no existen las correspondientes a la defensa de políticas en positivo, al igual que en la calle su papel es como el de casi toda la izquierda estar a la contra en todo, a derecha e izquierda, por lo que se echa en falta la implicación en contar proyectos, en aclarar y defender las políticas de tu Ayuntamiento o Gobierno, o de los partidos rojos. Casi nadie en las distancias cortas se considera comprometido, (incluso algunos tienen miedo) y pocos se sienten con fuerzas para defender algo en lo que no les han dejado participar.

Así los actos públicos anunciados con siglas de partido si veo a un individuo solo, proponiendo y lanzando un mensaje colectivo, la primera pregunta que me hago es ¿cómo va a conseguirlo?, por muy bonito que sea lo que dice, buscaré los colaboradores y si no los veo, desconfiaré. Necesitamos ver un grupo, un equipo, que trabajará y movilizará colectivos, es preciso conocer que las decisiones a tomar serán discutidas por personas, que existen, y soy yo, el posible votante quien necesita conocer que los que discutirán las decisiones están preparados.

Soy yo, el ciudadano no militante, quien quiere ver las caras y comprobar su capacidad de empatía, miradas, gestos, palabras, saber cómo hablan y qué discurso tienen, si son fuertes para responder a preguntas y críticas, ello permitirá deducir su fortaleza ante los problemas que encontrarán. Si en un acto de precampaña no aparecen colaboradores, entonces ¿cuándo aparecerán? Otro aspecto de mejora colateral de grupos respecto a individuo, es el que se refiere a no ofrecer un único blanco a los ‘dardos’ de los adversarios y enemigos, diversidad de colaboradores públicos implica diminución de impactos, menor desgaste para el líder y diversidad en las respuestas, menor soledad.

No podemos despreciar otras mejoras colaterales en actos públicos. Un solo individuo en tribuna, supone mayor pesadez en las charlas, mayor aburrimiento para el auditorio. Un equipo, mas voces, mayor musicalidad, ayuda para ablandar las reuniones que mejoran la imagen de mayor participación y dinamismo y sugieren a los asistentes que tendrán mejores posibilidades de comunicarse con personas diferentes, por consiguiente pueden entenderlos y atenderlos mejor que uno solo. El mecanismo mental de diversidad funcionará, (por sexo, edad, sector, segmento…), aprovecharemos mejor la oportunidad, si una persona conecta mal con un individuo, otras podrán caer mejor, por similitud de edad o sexo, o... Como es lógico estas mejoras se producirán también en la red aplicando similares criterios, varios blogs en general realizarán mejor función de relación y diversificación que uno solo.

Si tienes dudas sobre si lo estás haciendo bien o mal en este terreno de la comunicación, unas preguntas en cada acto al que asistas, te lo pueden aclarar, sea un acto individual o colectivo. Comenzando por la más importante ¿Has sumado en este acto a alguien al proyecto común, a cualquier nivel?

Has conseguido hablar con otra gente diferente a los militantes que te rodean? Has logrado crear dudas en los adversarios? y resolver las dudas de los indecisos? O solo has convencido a los que ya lo estaban. Has creado ilusión vinculada a las acciones anunciadas? Y encajar los discursos en otra visión global de mayor justicia, libertad e igualdad? Has logrado encargar una tarea a las nuevas incorporaciones o concertar una entrevista, o vincularles de alguna manera no necesariamente ‘afiliativa’?

Todo aquello que tapone, que no favorezca la incorporación de gente a la actividad pública será un error, porque alejará a la ciudadanía de esos grupos políticos y sindicales de izquierda y llevará a la abstención pasiva. Incluso es preferible realizar menos cosas con más gente que lo contrario, a largo plazo tendrá una presencia superior la democracia en nuestras vidas.

La desafección que ha provocado la crisis puede dejar lastrada por muchos años esta sociedad egoísta e individualista, por favor, al menos los partidos de izquierda sean colectivos, muestren equipos, dejen participar, sumen voluntades, no levanten paredes, abran puertas y ventanas y recuerden que en la política en general y con mayor importancia en la local; a más cosas hechas mas adversarios sumados y menos votos. La ideología pesa en lo local tanto como en lo general, menos cosas realizadas con mayores apoyos ciudadanos será mejor que lo contrario.

OTROS ESCRITOS CON REFERENCIAS AL MISMO TEMA:

La pelea por Madrid (PSOE). 25 de agosto de 2010

Las primarias en Madrid

Paisaje impresionista, 17



miércoles, 16 de febrero de 2011

Una de varios temas:

Bravo por las mujeres italianas , sus manifestaciones y sus movilizaciones contra Berlusconi conseguirán arrinconarlo, quizás derribarlo. Parece que el movimiento contenía pocas banderas de partidos y sindicatos, la revolución de las mujeres tomará por fin la forma de partido, de movimiento. Veremos.

Las revueltas del Norte de África, parece que han incorporado a las mujeres como una de las fuerzas más importantes, la otra es la juventud tan amplísimamente extendida por esas latitudes. Mayores diferencias se dan respecto a clases o extracción social, dependiendo de cada país, más campesina y obrera en Túnez, mas clase media acomodada en Egipto. Parece que hay un sentimiento común de libertad y futuro y por supuesto no solo, pero también, de comida y trabajo.

Maravilloso lo logrado hasta ahora, aunque el futuro está oscuro. En Egipto, un ejército que se constituye en garante de algo, que era antes el garante de lo contrario, con una nítida partición entre fuerzas y mandos, ya veremos. El lío para opinar con ciertas garantías de acertar es monumental, las fuerzas en lucha su organización y pretensiones, los objetivos de los mas organizados, el papel de influencia de las potencias (no solo occidentales)…habrá que seguir observando y estudiando, porque toda opción está abierta, incluido el contagio a otros países que no tendrían por qué tomar las mismas formas que hemos visto hasta ahora.

Ignacio Sotelo, ‘La salida de la crisis’ en El País del 10-2, se despacha con un buen artículo para el debate sobre el tema del título.

Telediarios de la Cuatro.Quizás sea una impresión muy subjetiva, pero me parece observar el telediario de la Cuatro, tomado por la Tele5, excesivamente cargado de asesinatos, raptos, broncas, tiros, incendios con alguien quemado, accidentes raros, y un largo etc. ocurridos en cualquier pueblo del mundo, ponen 2 o 3 españoles y siguen con otros 3 o 4 de cualquier esquina del planeta. La sensación es de pánico y resulta que se liga la violencia y el pánico con los que han salido primero. Comprobado con algunas ancianas.

Alex de la Iglesia. Su discurso me gustó, por lo que dice y como lo dice, por lo valiente que es al hacerlo en su propio medio, donde supuestamente tienen posturas contrarias y tiene costos importantes mantener su postura. Los defensores de internet serían capaces de hacer lo mismo? Mantener una postura híbrida en su medio? Al margen de ello, la gala, superpesada, excesivamente larga.

Próximas batallas. Competitividad. Como ya adelantaba este blog tocando varios días el tema, habrá que irse armando, será una batalla larga e intensa que se querrá llevar solamente al terreno de los salarios.

Próximas batallas. Precios. O se frenan en seco haciendo todo lo posible o de mal en peor. También lo anticipaba hace meses este blog, las subidas de materias primas, incluido petróleo y alimentos.

Ojo a los tipos de interés, van subiendo piano, pianito, muchos meses (el Euribor) y la previsión común es de subida continuada que hay quienes cifran en medio punto para diciembre. Un desastre para nosotros, los españoles. El BCE que tiene como objetivo central la inflación, empieza a lanzar mensajes.

Las Cajas de Ahorros y las ofertas de compra y costes aparejadas para lo público.

Y las elecciones, que aumentarán los decibelios y la aparición de los ataques y casos de corrupción que contraresten al Gürtell. Lo de Andalucía tiene mala pinta. Los cazadores de ofertas han salido al mercado poniendo dinero fresco para potenciar la marca PP, en todas las latitudes supongo. En Madrid se nota en los pueblos.

El terrorismo. Sortu y ‘chivatazo’ pondrán leña al fuego para hervir al PSOE fundamentalmente. Si alguien saldrá herido de este asunto tan complejo serán los socialistas.

La economía sumergida y controles fiscales en aumento. A seguirlo.

Y el paro, aquí seguimos parados, salvo la salida de numerosos españoles jóvenes cualificados. Una grave pérdida de capacidad e inversión en capital humano.

Paisaje impresionista, 9

martes, 15 de febrero de 2011

Autopsia de la crisis, por el F.M.I.

Joaquín Estefanía en su columna del 13 pasado en El País, hace referencia al informe que anuncio, 'Actuación del FMI en la fase previa de la crisis económico financiera: la supervisión en 2004-2007, elaborado por la Unidad de Evaluación Independiente del F.M.I.' También menciona el informe de la Comisión de Control del Congreso que ha investigado las causas de la crisis; que presenté el otro día. Transcribo las rotundas palabras del Sr. Estefanía.

Autopsia de la crisis. JOAQUÍN ESTEFANÍA 13/02/2011

…/…
Las ideas que amamantaron las burbujas que luego estallaron (inmobiliaria, financiera, bursátil, de las materias primas, endeudamiento, etcétera) son las causantes primeras de la catástrofe, que "fue resultado de la acción e inacción humana, no de la madre naturaleza o de un modelo informático que se volvió loco". El neoliberalismo y el neoconservadurismo dominantes contribuyeron a la debacle con el desarrollo de teorías que o bien ignoraron los factores clave de la economía o, lo que es peor, los excluyeron por motivos ideológicos, para propiciar una agenda favorable a la desregulación permanente. Los ciudadanos no se dieron cuenta de la que se les venía encima porque se sentían respaldados por una teoría que les convencía de que estaban seguros.

Ello es muy explícito en la auditoría sobre el FMI, que habla de sesgos analíticos, presiones políticas, autocensura, fallos de análisis, que recomendaba que otros países siguieran las prácticas de innovación financiera de EE UU y el Reino Unido (el empaquetamiento de hipotecas de alto riesgo con otros productos, de modo que se diluía el riesgo de las entidades financieras, se sacaba de sus balances y se dificultaba la acción del supervisor y la información del inversor, incapacitado para comprender el funcionamiento de los sofisticados derivados financieros) y argumentaba que "los mercados han mostrado que pueden autocorregirse y que de hecho lo hacen", etcétera.

…/… expresar ideas críticas podía arruinar la carrera de los funcionarios. Dice algún empleado consultado que no se podía decir la verdad, cuando era crítica con las políticas económicas de los países más poderosos, debido a que los gobiernos de esos países "son nuestros dueños".

…/…En la reciente reunión de Davos, los banqueros volvían a exigir, sin complejos, que se les dejara hacer. Sin interferencias públicas.


Merece la pena recordar que estas cosas ocurrieron en el F.M.I. bajo la atenta dirección del Sr. Rato, perla de la economía del PP, quien ahora es el jefe de 'Caja Madrid' la mayor inmobiliaria de España por tenencia de solares y pisos consecuencia de riesgos excesivos asumidos durante la burbuja inmobiliaria. La Caja estaba controlada por el PP de la Sra. Aguirre, como ahora.

Actuación del F.M.I. en la gestación de la crisis

lunes, 14 de febrero de 2011

Los líderes que necesitamos

La izquierda pierde la batalla de la comunicación, 3

La participación colectiva no está en contra, ni impide, la existencia de personas con capacidad de arrastre y de ilusionar, que tengan visión de futuro y capacidad de dirección de grupos. Un líder es un individuo que recogiendo aspiraciones y sueños de mayorías arrastra hacia adelante a grupos de gentes y marca caminos de avance.

Un líder no sustituye a la gente ni la suplanta y nunca debe estar solo, ningún individuo en una organización democrática moderna es capaz de mover colectivos sin la colaboración de equipos adecuados, que a su vez servirán para formar dirigentes. Un líder solo podrá ejercer de tal si es capaz de promover y desarrollar equipos, de liderar grupos de trabajo que a su vez generen otros equipos que aporten y de los cuales serán líderes. Ningún líder moverá una institución sin otros líderes detrás, sin apoyarse en escalones de trabajo y decisión.

Para un proyecto cualquiera resulta muy poco útil un individuo que ejerza de jefe y pueda tomar decisiones sin respetar a sus grupos de trabajo, a equipos, que a su vez deberán considerar a los militantes, que a su vez deberán recoger la voluntad de votantes que deberían representar una gran parte de la ciudadanía. Todos ellos deberían promover y potenciar colectivos de ciudadanos concretos a distintos niveles de participación, debate y decisión.

Es un error dejar en manos de un solo individuo la representación pública de un partido, sea estatal o local, como lo es realizar una campaña en la que solo aparece una persona. Eso vale para la carrera de 100 m y poco más, pero no da buenos resultados para una actividad colectiva, como la política, porque los ciudadanos podrían pensar que el colectivo no importa a esas siglas, o que no se dispone de un grupo fiable, o que esas siglas son demasiado personalistas y por ende poco amantes de la colectividad.

No se trata elegir entre uno o dos papas, uno o dos generales, uno o dos grandes hombres, en España se eligen listas de partidos (o sindicatos) se eligen grupos de personas que figuran en ellas, hombres y mujeres que puedan organizar y trabajar en un Ayuntamiento, Comunidad o Estado. Es importante conocer que ante una situación imprevista serán capaces de reunirse y tomar decisiones previa discusión y ponderación de argumentos y situaciones.

Un individuo aislado en la tribuna marcándose un discurso puede tener explicación y justificación un día, pero no puede ser un método de trabajo, y desde luego en una campaña preelectoral es el momento más inadecuado, porque es uno de los espacios preferentes de la feria para mostrar ‘productos’, por eso la presentación de programas de actuación, que estarán cojos sin los equipos con los que se cuenta y sus posibilidades.

La campaña de Obama fue mal interpretada por algunos líderes españoles que fijaron su atención fundamentalmente en su carácter individual en el cartel, sin percatarse de que en EEUU en general eligen candidatos y no listas como aquí, lo cual potenciaría allí los aspectos individualistas, ello sin contar que allí los candidatos rinden cuentas a sus electores además de al partido. En cualquier caso el eje central de sus propuestas nunca fueron las medidas concretas, sino el intangible de un futuro de ilusión y esperanza en mejores condiciones económicas y sociales, (crisis paro y sanidad). Aquí tiende a confundirse las propuestas concretas de acciones, o el hacer más cosas con la consecución de más votos, cuando rebasado un nivel, fácilmente se produce lo contrario; a mas cosas menos votos, porque aumentan las reacciones adversas y no suman las favorables.

No obstante, se prestó poca atención al aspecto esencial que le hizo triunfar y es que su campaña estaba plagada de multitud de comités de apoyo, de animadores y agitadores, de recaudadores de dinero, de miles de páginas y blogs individuales que sumaban y distribuían mensajes, ello en un país como EEUU con la práctica habitual de funcionamiento por comités, por equipos para todo. Equipo de exteriores, de economía, de discursos, de comunicación, etc. etc. equipos cuyos miembros son públicamente conocidos y tienen tras ellos a su vez otros equipos de segundo nivel que les facilitan su trabajo de preparación, búsqueda y selección y acumulación de esfuerzos.

Paisaje impresionista, 53

domingo, 13 de febrero de 2011

Comunicar mejor, mayor participación y mejor democracia

La izquierda pierde la batalla de la comunicación, 2
En España la sociedad, los partidos, son extremadamente personalistas, aumentando últimamente este aspecto tan dañino para la política. Es un reflejo del franquismo que cortó en seco la incipiente figura del ciudadano nacida a finales del XIX que confluyó en la República y que posteriormente, la dictadura, durante largos años impuso socialmente despreocuparse de los asuntos colectivos y nos ha convertido en una sociedad adoradora del individualismo, que un solo individuo decida sobre nuestras vidas. El franquismo, encontró suficientemente abonado el terreno por la sufrida historia del pueblo español sometido demasiados años a tiranos y dictadores, reyes y generales, con el papel determinante de la Iglesia en esta ‘experiencia’ de alejar e impedir participar al pueblo en la cosa pública.

El pasado no justifica la situación actual, pero sirve para explicar lo duro que resulta modificar comportamientos tan profundamente arraigados. Y no lo justifica, entre otras razones porque la generación de antifranquistas, (los militantes de la Transición) demostró ser más participativa que la actual, incorporando a toda persona que quisiera moverse. Difícilmente puede entenderse que hace 30 años todas las decisiones fueran tomadas solo por un individuo, fuera presidente secretario general o alcalde.

Si la Transición salió adelante con una resultante relativamente correcta para todos, lo fue no porque el rey participara en no se sabe qué, o Suarez o Carrillo o Felipe…que sí lo hicieron, pero salió bien esencialmente, porque hubo decenas de miles de protagonistas, no todos al mismo nivel, unos más que otros desde luego, pero fueron y se sintieron protagonistas de las transformaciones sociales, de los cambios de costumbres, modificación de las leyes, de la mayor libertad e igualdad, de la mayor justicia, de las escuelas y hospitales que se construyeron, de las carreteras y de la sociedad en que vivimos estos 30 últimos años.

La política es fundamentalmente una actividad pública, por tanto todo lo que camine por entornos de colectividad preserva y difunde su espíritu mejor que lo conducido por caminos de individualidad. La política es una actividad humana que trata de organizar la vida social, pretende dotar a colectivos humanos de normas y reglas de convivencia para organizar su desarrollo y sostenimiento entre individuos diferentes, por tanto una mayor participación redundará en mejores resultados.

La política se pervierte cuando deriva y profundiza lo individual sobre lo colectivo. Si camina por territorios de individualidad, la ciudadanía se irá apartando de ella, quedando convertida la sociedad en manojos de individuos aislados que serán más fácilmente dominados. Algo de esto hay en la ideología neoliberal. Y algo de esto está ocurriendo en el funcionamiento de grupos en la izquierda.

Los ciudadanos no necesitamos individuos que estén por encima, en todo caso al lado, queremos gente que dentro de las organizaciones sociales, trabajen para el desarrollo de la cosa pública y que permitan, potencien y desde luego no impidan mecanismos de intervención colectiva. Los ciudadanos necesitamos poder intervenir en las actividades públicas y poder decidir, tomar parte en las decisiones de los partidos y sindicatos, de los Ayuntamientos y CCAA. Y la intervención ciudadana no tiene que enmarcarse necesariamente en el estrecho esquema de militancia actual.

Los niveles de participación deben ser mayores, amplios y flexibles, los núcleos de aportación de trabajo e ideas, de esfuerzos… pueden ser distantes y deben ser diferentes entre sí, las redes de internet permiten hoy un desarrollo de comunicación (de relación) infinitamente mayor que en épocas pasadas y sin embargo hace 40 años la existencia de niveles de compromiso en torno a los partidos de izquierda era variada y estaba más desarrollada que ahora.

La existencia de la crisis económica española, la fraguada aquí en España, en los últimos 20 años en nuestra sociedad, muestra un gran fracaso social, uno de cuyos aspectos relevantes fue la poca permeabilidad de los grupos políticos, gobiernos y partidos, sindicatos y patronales, que hicieron oídos sordos al resto de sociedad civil, a tantos intelectuales que informaban de lo que estaba ocurriendo y avisaban de las repercusiones. Quizás hubiéramos podido evitarla o reducir su gravedad, o ahora impedir que se reproduzca en el futuro de forma similar.

Muchas fuerzas se gastan en discusiones ideológicas, de mayor o menor correspondencia con teorías abstractas, pero en los aspectos organizativos y de participación es donde nos jugamos casi todo. Si no podemos participar, la política se va a la mierda. La discusión de si serán mejores o peores tales acciones o teorías, servirán de poco, si después un individuo en un momento dado, puede tomar la dirección de una organización y modificar su rumbo colectivo sin contar con la opinión mayoritaria de la misma.

A nadie le sorprende la cantidad de afiliados y/o militantes del PP, muy superior a la de los partidos de izquierda, a pesar de que todas las encuestas siempre dieron mayorías de población que se identifican mayoritariamente con perfiles de izquierda, lo cual parece indicar que han resuelto de mejor forma los vínculos partido/masas, dotándose de mejores niveles de acercamiento a los individuos. Desde luego causa estupor ver tantos militantes progresistas desplazados de sus grupos de origen por tantas purgas o luchas internas.

Produce inmensa pena ver a tantas personas desperdiciadas con tantas capacidades susceptibles de ser aportadas a la colectividad, reducidas o inutilizadas para el bien común por la inexistencia de voluntad y cauces adecuados desarrollados por los partidos actuales. Nuestra capacidad de despilfarro es tremenda, nos creemos tan sobrados de todo que prescindimos alegremente de nuestros recursos (sean humanos o materiales) y así crecen cada día las listas de personas con sobradas capacidades apartadas totalmente de la política progresista, lo cual es perceptible por la ciudadanía que se aparta de la clase política.

Algo falla en nuestra forma de hacer, en nuestra filosofía, por lo que parece el momento de dar un golpe de timón en las organizaciones progresistas para volver a la filosofía que nunca debieron abandonar de tratar de movilizar a la ciudadanía, de implicar al mayor número de personas posible en la cosa pública y para lograrlo es imprescindible abrir puertas y ventanas y sumar y sumar, en todas las múltiples tareas posibles, tratar de incorporar a cada cual en el nivel que desee dentro de una tarea colectiva.

OTROS ESCRITOS CON REFERENCIAS AL MISMO TEMA:

Funcionamiento interno y cuestión organizativa. 6 de septiembre de 2010

Izquierda. Debates

Paisaje impresionista, 42

sábado, 12 de febrero de 2011

La izquierda pierde la batalla de la comunicación

Y lo que es peor, no quiere darse cuenta de ello. ‘Hacemos las cosas bien pero las comunicamos mal, no sabemos explicarlas, no nos entienden’, frases que pretenden socorridas, escuchadas a militantes responsables del PSOE (e IU) a cualquier nivel sea Gobierno de la Nación o Ayuntamientos. Al escucharlas ya sabemos que no hablamos de lo mismo, porque comunicar mal en política es hacer las cosas mal, porque hacer las cosas mal es comunicar mal. Si no producen liderazgo social, si no son entendidos por la sociedad como sus representantes, significa que se está trabajando mal y nunca que se está haciendo bien pero explicando mal.

Un error de comunicación significa que no se conecta con la sociedad y ello podría suponer que se están malgastando esfuerzos porque se esté corriendo mucho pero en dirección equivocada, como pollo sin cabeza. Pensar que por hacer cosas se está actuando correctamente confiado en que benefician a la gente, podría llevar a perder apoyos, porque sin comunicarse con la ciudadanía, que en el caso de izquierdas es fundamental, ésta podría sentirse apartada de los partidos y candidatos, y ello supone perder una importante batalla.

El concepto de comunicación puede ser abordado desde diferentes aspectos, por ejemplo en relación a los medios de prensa, de los que la izquierda dispone de menos potencia por razones evidentes de representación de intereses, pero esto ha ocurrido siempre, lo que supondría poca variación con el pasado. Evidentemente, hoy, hablar de comunicación resulta imposible sin considerar internet, en donde las posibilidades podrían igualarse, dada su gratuidad, pero sea internet o cualquier modelo de relación, todo dependerá de cómo considerar la importancia de la comunicación en el trabajo colectivo.

El problema que presento se refiere a la comunicación entendida como relación entre líderes y militantes, entre militantes y votantes, entre partidos y sociedad, tiene que ver con la poca permeabilidad de los partidos con la sociedad. Este es el terreno en el que presento la discusión, porque muchos detectamos que se está produciendo un retroceso evidente desde hace unos años y pronunciándose en los últimos. Las nuevas hornadas de militantes posteriores a los de la Transición, (más profesionalizadas que las anteriores), y que ocuparon los aparatos de partidos y sindicatos no parecen tener el mismo espíritu de participación y movilización, cuyo objetivo fundamental era incorporar a todo el mundo a las tareas. ‘Sumar todo lo que se mueva’.

Paisaje impresionista, 12

viernes, 11 de febrero de 2011

Lampedusa en Madrid

José M. Roca
Son muchos los seguidores que Don Giuseppe Tomasi tiene en el ancho mundo y, naturalmente, en Madrid, o mejor dicho, en la derecha española afincada en Madrid, ciudad que ha convertido en espejo del resto de España.

El anuncio de la presentación en el registro del Ministerio del Interior de los estatutos de Sortu, el nuevo partido nacionalista vasco heredero de Batasuna, ha sobresaltado a los dirigentes del Partido Popular, que parecen creer en la sinceridad de los abertzales más que los seguidores de la neonata formación vasca. De lo contrario no se entendería su desmesurada reacción, pues, si Sortu fuera otro de los disfraces políticos de (Herri) Batasuna, como lo fueron en su día Euskal Erritarrok, Aukera Guztiak, Heritarren Zerrenda, Abertzale Sozialistak o Askatasuna, entre otras “blandas marcas blancas”, bastaría con esperar al dictamen del tribunal correspondiente para, de acuerdo con la Ley de Partidos, dejar inútil el intento de concurrir a las próximas elecciones.

Para el Partido Popular, el peligro reside en que estos abertzales (hay otros que no están en el brete) esta vez sean sinceros y logren liberarse realmente de la oprobiosa tutela de ETA, que, privada de base social, dejaría de poder considerarse la vanguardia armada del pueblo vasco (del pueblo vasco que la sigue, claro) y se convertiría en un grupo terrorista, cuya única estrategia sería su propia supervivencia, amparada ideológicamente en cualquier sofisma, y abocado tarde o temprano a desaparecer ante la general indiferencia. Y esta es la posibilidad que aterra al Partido Popular, por esa razón convocó el pasado día 5 de febrero, una manifestación preventiva -¿les suena?- contra la “tregua trampa” y para denunciar, de nuevo, una hipotética negociación secreta entre ETA y el Gobierno. Trasluciendo la zozobra que les invade por la posibilidad de que ETA desaparezca durante el mandato de Zapatero, Mayor Oreja trasladó al Gobierno su temor, cuando afirmó que Zapatero necesita a ETA para hacer una segunda transición y ETA necesita a Zapatero para avanzar en su proyecto rupturista, pues ETA nació, según Oreja, para quebrar España.

Cuando aludo a la zozobra del PP ante la posible desaparición de ETA, no me olvido de las víctimas, muchas de ellas militantes y simpatizantes del PP, ni supongo que este partido no celebra el fin de los atentados, sino al contrario, pero una cosa es el fin de los atentados y otra el fin de ETA como organización. Y como todo el mundo recuerda, el PP no ha dudado en utilizar a ETA y al terrorismo como elementos para desgastar a los gobiernos que no han sido de los suyos.

Si ETA desapareciera, en el País Vasco cambiaría el espectro político, que ahora está desnaturalizado por la presión del terrorismo. La presencia de ETA introduce elementos extrapolíticos que condicionan la acción de los demás partidos y el funcionamiento de la propia sociedad vasca; y aunque hace tiempo que perdió la posibilidad de forzar cambios institucionales, todavía conserva una notable influencia, aunque menguante, sobre el electorado, por adhesión o por el temor que impone, y la capacidad de hacer de su opinión un obligado referente de las fuerzas nacionalistas, incluido el PNV, y aun de las que no lo son.

Si el terrorismo desapareciera y en el País Vasco se consolidara un opción independentista pacífica y democrática similar a la que existe en Cataluña, el Partido Popular perdería buena parte de su discurso y se vería obligado a enfrentarse con una fuerza homóloga, burguesa, católica y de derechas, como es el PNV, sin la consabida muletilla de que es el paraguas de los terroristas. Sin el drama del terrorismo, el PP y el PNV serían dos partidos semejantes, enfrentados en igualdad de condiciones -lo que no sucede ahora-, por la defensa de sus respectivas opciones nacionales, ante unos ciudadanos igualmente liberados de la amenaza terrorista.

Pero la pérdida aún sería mayor. Si ETA desapareciera, fuera del País Vasco el Partido Popular perdería uno de los ejes centrales de su discurso apocalíptico, como es el de la balcanización de España, en esa hilvanada sucesión de términos que une nacionalismo, terrorismo, independencia y destrucción de España, con la que defiende la visión, de corte joseantoniano, de un país no unido, sino uniforme, y no cohesionado sino homogenizado por la moral y la fe.

Perdería uno de sus favoritos recursos ideológicos, que, junto con el aborto, el matrimonio gay, la píldora del día siguiente, la asignatura de Educación para la Ciudadanía, las clases de religión o la financiación de la Iglesia, han servido a sus dirigentes para atacar al Gobierno, sin tener nada que decir sobre el problema más urgente e importante de este país, que es la crisis económica.