domingo, 27 de diciembre de 2015

'Arian seis' cumple seis años

Decíamos ayer La vida da muchas vueltas y a veces, en una de ellas, comienza otra nueva vida. En estos tiempos inicio otra etapa en el camino, y desde la distancia acumulada en el recorrido, aprovecharé para contar cosas, recordar y opinar sobre situaciones, en este espacio público.’

El post presentación de 'Arian seis', del que copio hoy, lo publiqué el 23 de diciembre de 2009. Pocos meses antes había nacido mi nieta mayor, Arian, desde el primer momento chillando, hablando; y no ha parado desde entonces ni bajo el agua. En el cruce de caminos de problemas personales, familiares, envejecimientos y enfermedades, se abrió un nuevo comienzo, -tres años después vendría la pequeña, pero esa es otra historia aunque tenga rasgos comunes-. 

Creí que era una buena idea abrir este blog, las nietas no son como los hijos, aparecen más lejos en el tiempo, pero cerca de cuando necesitas empujones hacia delante, la biología se despierta y sientes que los genes están ahí, lo cual te induce a mirar diferente hacia el pasado, el presente y el futuro, y te dices que quizás tenga algún sentido contar historias de antes y transmitir opiniones sobre acontecimientos actuales, al menos para dejar la posibilidad de que te conozcan más tus descendientes.

La idea inicial pretendía reflejarla en la definición del blog, ‘Un viaje por la política el pensamiento y el arte a través del tiempo.’ La tremenda realidad de estos seis años destrozó las previsiones, el día a día de la crisis me fue comiendo, a la crisis económica, se sumó la política, la anterior crisis ética, la batalla del euro, la globalización, los mercados, etc. etc. así cada día me resultó más difícil introducir en el blog las cuestiones personales las batallitas del abuelo.

Me permitirán que traiga a colación algunas cositas de este trabajoso viaje. Recordando la experiencia de la enfermedad de mi madre, y algunos contratiempos con amistades, escribí entonces en la presentación del blog:

Realidad hay más de una. La realidad es una construcción de cada persona en su propio cerebro, al margen de lo que exista fuera. Los enfermos neurológicos nos pueden enseñar muchas cosas. Una de ellas que no hay una sola realidad.

Unas personas verán un monstruo, un bicho o un colchón, donde realmente muchos otros individuos podemos constatar que no hay nada, o fabricarán una historia con retazos de realidad pasada, presente, anuncios y programas de tele. Casi siempre será inútil tratar de explicarlos, seguirán con su idea y con la historia que han creado en su cerebro. Pero, que no nos hagan caso no debería implicar que desistamos de corregirlos. Solemos mostrarles lo que vemos los demás, lo que nos parece más racional, pero no podemos insistir demasiado porque se enfadarán.

La realidad es una construcción del cerebro, del individuo, pero también existe fuera de nosotros. Existe una realidad al margen nuestro, por encima de nosotros, pero la que más nos interesa es la nuestra y a ella nos aferramos todos, enfermos o no, a pesar de lo que nos cuenten los demás. Todas las personas, enfermos o sanos, fabricamos historias que a otros individuos les parecerán tonterías, o falsedades, o representaciones de mundos mágicos, poco racionales, pero son las creencias con las que vivimos cada cual.


En las discusiones entre individuos, cuando se llega a la situación de bronca, cada parte vive una verdad diferente y tiene poca efectividad lo que diga la otra para aclarar los hechos. Ocurre en toda discusión enfrentada, sea de temas personales o políticos, futboleros o de encontronazos callejeros en los que cada parte ha fabricado una realidad diferente, con sus mimbres, su cultura, su historia, sus emociones, por eso tiene poca efectividad insistir en las situaciones de ruptura, aunque yo creo que hay que intentarlo, porque poca efectividad no es igual a ninguna.

La capacidad de elaboración de ideas de cada persona es aplicada a todas las situaciones utilizando los múltiples estímulos recibidos por todos lados, incluidos los nuestros, por ello y a pesar de tener cada uno su propia realidad, solemos discutir. Forma parte del ser humano y de otras especies, tenemos necesidad de intercambiar estímulos, todos lo hacemos, intercambiamos experiencias y recomendaciones, libros, opiniones, música, películas, aunque en ocasiones la otra parte se cierra a ellas, por ejemplo, cuando se siente amenazada y entonces se aparta, a veces tranquilamente, en ocasiones de forma abrupta.

Esta experiencia que inicio, será un viaje para intercambiar estímulos, que me gusta recibir de forma constante y ampliamente variados. No suelo rechazar novedades. Estímulos que naturalmente filtro y selecciono con posterioridad, porque pensar que cada individuo tenga sus ideas, no supone aceptar que todas tengan la misma importancia. Las hay mejores y peores, erróneas y certeras, dañinas y útiles en la vida de las personas. Mi esperanza es poder aportar elementos positivos volcando estímulos (reflexiones, opiniones, imágenes, recuerdos, datos) en este blog.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Resultados electorales. Hemos pulsado la tecla pausa

Ni rompemos totalmente con el pasado, ni generamos una alternativa clara de camino nuevo de futuro. El lío de formar gobierno es mayúsculo, olvídense de la estabilidad, necesaria para encontrar salidas posibles a esta nueva normalidad en que estamos instalados, desigualdad, precariedad, deudas, globalización… independentismo.

La precariedad nos está comiendo, y seguirá, crear varios millones de puestos de trabajo resultará sencillamente imposible, porque las condiciones no se construyen con voluntarismo y discursos emocionalmente perfectos, las ideas de los programas electorales pueden ser buenas, malas o regulares, tanto da, tener razón teórica en política sirve de muy poco, se necesitan fuerzas descomunales para derribar muros y construir caminos y las bases materiales que rodean esta sociedad necesitan enormes cambios para crear puestos de trabajo en Occidente. Lo que sería una tarea hercúlea para una mayoría de gobierno, será prácticamente imposible de realizar para la diversidad de grupos tras el resultado electoral. Por eso cabe la posibilidad de que hayamos pulsado la tecla pausa, para después de unos meses volver a otras elecciones.

Son de poca utilidad las propuestas acertadas, teóricamente, si no se pueden aplicar, si no tienen en cuenta las fuerzas que se opongan, si no tienen en cuenta el resto de factores sobre los cuales hay que interactuar, la globalización y la competencia de los países avanzados tecnológicamente que nos orillan a los españoles, la competencia de los países emergentes que cubren nuestro nivel de desarrollo, la potencia de los mercados que llevan y traen las grandes masas de dinero de unos rincones a otros a velocidades de vértigo siempre sobre la base de encontrar altos retornos en el corto plazo, lo cual requiere posibilidades de beneficio. Estimular la demanda con impulsos públicos es necesario, de cajón, pero insuficiente si no se generan inversiones y éstas no lo harán si no hay expectativas de beneficios y la caída de las tasas de beneficios es un problema grave y serio, imposible de encontrarle salidas a escala país sin acuerdos globales.

Rajoy se alegra, igual que muchos otros, de que los bonos españoles que se emiten en representación de la deuda pública se vendan con tipos de interés negativos, ¡nos pagan dinero por prestarnos dinero! Los mercados, los inversores aceptan meter su dinero en unos bonos sin obtener beneficios a cambio. ¿De verdad han pensado lo que significa eso? El dinero mundial no encuentra donde invertir para obtener rentabilidad, no genera inversiones productivas, no crea puestos de trabajo, no genera demanda. Se está abriendo una nueva puerta que no sabemos hacia dónde conduce, habrá que seguir con el tema en otros momentos, porque probablemente los avances tecnológicos digitales, el mundo de internet, no sea tan productivo como anteriores revoluciones. Este es el lugar y momento de las elecciones en España, obviado por todos en la campaña electoral, ni hubo un relato para explicar por qué estamos aquí ni lo hubo para exponer tendencias posibles, costes y sacrificios.

Pregunten por Europa, no terminan de aumentar inversiones a pesar de los esfuerzos del BCE comprando deuda a mansalva, además de los planes de inversión Junker, a pesar de la caída de los precios del petróleo, a pesar de la devaluación del euro respecto al dólar… a pesar de todo, Europa no termina de arrancar y estabilizar un crecimiento que frene la desindustrialización, que abra proyectos que frenen la caída del empleo. Ahora añadan el frenazo de los emergentes, en parte por la caída del precio de las materias primas, la cuestión es que se verán afectadas las exportaciones españolas, las europeas y las extracomunitarias. La recuperación española, siendo real en algunas cifras, es un espejismo por provocar un rebote después de una caída tan inmensa, espejismo por inconsistente que será imposible de mantener sin reformas profundas, que serán imposibles de realizar por nadie, sin grandes acuerdos. Y las cifras parecen bloquear más que permitir acuerdos.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Capacidad de pactar. Necesidad para encontrar salidas

La ventaja comparativa percibida por simpatizantes y militantes, es que las élites de Podemos habían logrado su marginamiento del sistema, o una apariencia de estar en las inmediaciones del mismo. Les resultó muy positivo su capacidad para separarse del resto de fuerzas y de las élites político-económicas, -la casta, los malos-, alejados de ellos les permite mostrarse al otro lado, inmaculados, sin historia reciente de sufrimientos, errores y corrupción, se sitúan en el otro conjunto del relato, -el pueblo, los buenos-. La simplificación de abajo-arriba, buenos y malos, -tan cercana a las religiones-, históricamente ha dado siempre excelentes resultados para movilizar y sumar voluntades; aunque no fuera útil de cara a resolver problemas, y dificultara la convivencia.

Su merma en la capacidad de pactos y relaciones podría ser un grave problema y el que más directamente depende de ellos para ser resuelto. Las élites de Podemos se están metiendo en un pozo voluntariamente, aislándose del resto de élites de la sociedad española y de su propia gente a la que no están preparando para entender los pactos que necesariamente van a realizar porque será dificilísimo obtener por encima de un 30% de los votos; luego será complicado de explicar la boutade de maldecir pactos con la socialdemocracia y aprobarlos con la extrema derecha, - como Syriza en Grecia-. La mayoría social a que se hace referencia continuamente, se situará en el entorno de un tercio de votantes, -Syriza menos del 37% de votos- lo cual significa la existencia del doble de individuos no seguidores, otros dos tercios de adversarios y enemigos. 

La capacidad de pactos de Podemos se está viendo perjudicada por su actitud contra el resto del mundo, y dado que no es probable una victoria por amplia mayoría absoluta, serán necesarios acuerdos de gobierno para poner en marcha los cambios necesarios, y eso en todos los niveles, locales, autonómicos y nacional, por tanto el problema afecta a las élites de esos diferentes niveles. Ítem mas, en cualquier sociedad moderna es necesario negociar habitualmente con poderes económicos y políticos, nacionales e internacionales, sean afines o contrarios. ¿Alguien se imagina que pueda empezar a resolverse el grave asunto del paro sin un pacto nacional por el empleo en el que participen sindicatos, patronales, todos los partidos…? ¿Sin pactos que reduzcan adversarios y neutralicen enemigos no podrá embridar a las empresas energéticas? Lo que será necesario para impulsar crecimiento domando los costes energéticos. Poner en marcha una reforma fiscal profunda, requiere la participación de diversas fuerzas, incluidos apoyos europeos, plantearse programas de I+D+i, reencauzar el estado de bienestar, reindustrializar España, las relaciones con Europa, etc. etc. todo ello necesita mayorías muy amplias para poderse realizar -a veces de 2/3 o 3/5- y lo que es más importante requiere amplias mayorías para que los cambios sean estables y por tanto resulten eficaces.

En el caso español, la situación de deterioro social e institucional es muy grave, como los diagnósticos recogen, por tanto y según sus propios análisis para reconstruir sociedad e instituciones, será necesario un nuevo pacto social, lo cual requerirá de múltiples pactos a múltiples niveles, salvo creer en la fantasía de reunir un voto del 95% en todos los ámbitos de la sociedad, sea en la fábrica, en el pueblo, en la capital, en aquella Comunidad, o en el Parlamento. Pactar, depende de la correlación de fuerzas y no solo de la voluntad o deseos de un interlocutor, pero además se verá influido por el talente de la relación. Enfrentarse a todos los adversarios políticos, está limitando opciones de futuro, y salvo para los frikis que creen que se puede vencer a los contrarios y derrotarlos totalmente hasta hacerlos desaparecer, cualquiera que esté en la política a cualquier nivel, debería saber que tendrá que negociar diariamente casi todo lo que haga, dentro y fuera de su grupo de actividad.

Dados los vínculos convendría estudiar–aquí de forma sintética- el ejemplo de Varoufakis, intelectual y ministro de economía griego, intentando renegociar mejores condiciones de financiación para Grecia; sus propuestas de nuevos bonos referenciados al crecimiento griego para cambiarlos por los de la deuda con la UE y la dirigida al BCE con intercambio de la actual deuda por bonos perpetuos, al margen de que fueran buenas o malas ideas, la forma –además del poco soporte de otras medidas complementarias- ha provocado una reacción del BCE consistente en declarar inaceptables los bonos griegos como activo colateral para obtener los créditos bancarios que dotan de liquidez a la banca, lo cual va a perjudicar gravemente a millones de griegos, al limitar y encarecer su financiación. Una acción política no mejora objetivos por basarse en buenos deseos, requiere además una táctica, y un talante adecuado con los interlocutores que facilite apoyos y despeje el camino al objetivo. 

Antes de seguir mejor detenerse un momento por el asunto de las élites para precisar el contexto de la necesidad de pactos. En cualquier tiempo los pactos sociales de cualquier sociedad los ejecutan las élites, nunca los firman millones de personas sentadas en una mesa, o fueron negociados por miles de individuos en una plaza…los cuerpos dirigentes, son las élites de una cadena cuyos eslabones forman otras élites, sean grupos sociales, partidos políticos, sindicatos, grupúsculos, movimientos, ONG’s, etc. ellos asumen, representan, recogen, centralizan, iteran con miles de personas a su alrededor, activistas –también élites en su entorno- que a su vez iteran con otros miles, etc. al final hay unos cuantos individuos que representan a conjuntos más amplios, esto pasó en el postfranquismo. La transición no fue un camino de rosas, aquello no fue negociado entre una docena de individuos con el Rey a la cabeza al margen de las masas, como se decía entonces, la ciudadanía se diría hoy. Reconvertir la sociedad franquista costó mucho sufrimiento, lágrimas y mucha sangre.

En aquellos tiempos de la Transición el pacto social lo negociaron unas élites, porque tales eran los dirigentes de los partidos políticos, sindicales, fuerzas económicas, grupos franquistas, fuerzas internacionales… élites que estaban siendo condicionadas y presionadas por cientos de miles de personas, movilizadas, alimentadas, dirigidas, coordinadas, impulsadas… por otras élites, eslabones de la cadena que no estábamos en las mesas negociadoras con las figuras más públicas y conocidas del momento, pero dirigíamos partidos y sindicatos, cuyos militantes en grupos y grupúsculos estábamos insertos en empresas y calles, universidades y barrios… Los dirigentes de grupos izquierdistas, sus comités de dirección eran élites dirigentes respecto a esos grupos, los dirigentes vecinales lo eran respecto a los activistas de barrios, que a su vez lo eran respecto a conjuntos amplios de vecinos, los líderes sindicales, eran élites respecto a sus militantes que lo eran respecto a sus afiliados, que lo eran en relación a sus compañeros de trabajo, etc.

La construcción de una organización, o la preparación de una movilización la realizan unos pocos individuos, igual da mirar a la izquierda o la derecha, en el pasado o en el presente. Montar una manifestación, una huelga,… requiere mucha preparación que realizan élites de activistas, acción a la que se irán sumando otros grupos de individuos hasta plasmarse sumados todos ellos en la gran acción visible con miles de personas. Nunca serán esos miles quienes firmen pactos, negocien leyes específicas, dirijan el gobierno, asistan a las cumbres europeas, organicen la policía, etc. etc. desde luego, esos miles de personas influirán en las decisiones de sus respectivos dirigentes, que éstos aceptarán en mayor o menor grado. La capacidad de influencia dependerá de las presiones, de la fuerza desplegada de la mayor o menor proximidad, de los medios organizativos que lo permitan en mayor o menor medida, múltiples aspectos influirán en los eslabones de la cadena de élites entre los cuales estarán presentes no solo las presiones de los próximos, también las de los adversarios y otros poderes.

La cuestión a entender de la democracia, es que la representativa es una forma válida, útil, para deliberar y decidir, no se conocen parlamentos o gobiernos, cuyas deliberaciones se celebren abiertas en plazas en las que participen decenas de miles de ciudadanos. Las asambleas se celebran en todas partes pero no todas juntas, sería impensable reunir asambleas de millones de personas además de poco útil y perjudicial para discutir temas concretos y tomar decisiones que hubieran permitido previamente amplia capacidad deliberativa. Resulta más sencillo y útil agrupar deseos, intenciones, propuestas etc. a través de cadenas de representación delegada y de otros medios entre los cuales hoy destaca el uso de internet. En este sentido, las élites de Podemos –concentradas y vinculadas a entornos profesorales universitarios- lo construyeron inicialmente bajo unas premisas a las que el resto aceptaron sumarse y continuar, ellos trazaron las líneas estratégicas de línea política y de carácter organizativo, definieron líneas de alianzas, y definen constantemente táctica y estrategia, etc. y celebran sus reuniones diferenciadas, separadas de las asambleas generales, o de los círculos de barrios, como en casi todo grupo humano. Esas élites tendrán la responsabilidad por su capacidad de influencia, en abrir o cerrar puertas a actuaciones y corrientes que faciliten o perjudiquen negociaciones que posteriormente necesitarán realizar en cualquier nivel de actividad.

(Lo anterior está escrito en Enero de 2015, mucho parece haber cambiado todo en unos meses, aunque la necesidad de pactos solo ha hecho que reafirmarse, y no solamente por intentar formar gobiernos, sino porque las salidas posibles a la crítica situación de ‘nueva normalidad’ que vivimos solo podrán intentar hacerse realidad con amplios consensos entre partidos que gobiernen o no, de lo contrario serán intentos de salidas inestables sin posibilidad de consolidarse.)

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Los debates. Los políticos, los mass media, la sociedad

Llamar a esos espectáculos, programas de debates, es desacreditar el concepto debatir. -'Vamos a discutir'-. Debatir, discutir o contrastar ideas, requiere exponer argumentos que otra persona escucha y toma como base para contraponer otros argumentos que muestren mayor acierto en caso de practicar una u otra acción política. Otra vez el espectáculo que llamaron debate a dos, inunda de comentarios los días anteriores y posteriores, incluido el mismo día del espectáculo en todas las cadenas.

Absurdo pretender que los políticos debatan en la televisión de un país tan poco acostumbrado a hacerlo y menos a verlo. Discuten como se hace en las barras de bar españolas, o en los centros de jubilados, discuten como normalmente se hace en universidades y locales de partidos políticos, igual que en Ayuntamientos y asambleas sindicales… y como hacen diariamente en las televisiones, sin escucharse, respondiendo sin apoyarse en las ideas de los otros, se contesta lo que dice el cliché, la norma, o el argumentario del clan o grupo, no se busca en las ideas del oponente aquello que quiso decir, sino lo que pueda servir para aplastarle, a él, no a sus ideas, no se pretende buscar mejores salidas a los problemas sino derrotar al otro. Por cierto, debatir en la tele no es, no debería ser, como debatir en el Congreso en plenos y comisiones.

Tan absurdo es todo, como cargar contra los dos concursantes, solo por habernos visto reflejados en el espejo, tal como somos la inmensa mayoría de españoles. Nadie se extraña de que al mismo tiempo que en un lugar debatían los dos aspirantes, los otros dos del cuarteto de cabeza se mostraban en otra cadena televisiva contraprogramando desde la barrera. Llamaban la atención sobre los insultos y el barro, poniéndose en el papel de angelitos bien educaditos, ¡pero bueno! llevan meses haciendo exactamente lo mismo, descalificando al oponente, tratando de vencer al rival, de derrotarlo, arrinconarlo, apartarlo de la vida pública, ridiculizarlo, etc.

Seamos serios, sobre el tema de la corrupción hemos visto, escuchado y leído, argumentos y maneras muchísimo más contundentes en la forma y en el fondo que los mostrados en esa blanca y fea mesa televisiva; las redes sociales rojas, verdes, azules, malvas, podemistas o ciudadanas, socialistas y populares… utilizan adjetivos muchísimo más duros que dejan entrever sentimientos mucho más violentos. Y ahora ¿me quieren hacer creer que se pasó? El espectáculo está así montado por los grandes conglomerados de mass media, Roures incluido, máximo valedor de nuevos proyectos por los que en algún momento pasará factura. Si lo quieren de otra manera empecemos por hacerlo en los barrios, bares, colegios, universidades, clubes, centros de ocio, etc.

Otra cuestión es que yo crea que Sánchez perdió una buena oportunidad de hacerse con el liderazgo de gran aglutinador de la oposición, aceptó ser demasiado teledirigido, estilo poco normalizado. En todo caso el espectáculo no muestra  exactamente las cualidades de un presidente de gobierno o líder de un partido político, el espectáculo aparte de dar dinero y poder de influencia actual y futura a las corporaciones mass medias, desvaría y facilita no solo algunas cualidades del líder a quien seguir, el formato espectáculo presenta malformaciones a la sociedad sobre lo que deben tener sus representantes, al hurtar presentar al público otras cualidades necesarias para ejercer el liderazgo político, la capacidad de trabajar en equipo, de liderar grupos de trabajo, capacidad de analizar problemas y presentar alternativas a largo y corto plazo, etc. etc. el que un individuo muestre un buen perfil en la pantalla, guaperas, joven, desenvuelto, con capacidad de discurso, cierto nivel cultural, etc. atrae sin duda a la ciudadanía, pero no son cualidades que garanticen ni de lejos que pueda ser un buen líder político. Aunque sí atraiga votos.

En la sociedad del espectáculo en que nos estamos convirtiendo, en esta campaña electoral casi todo queda relegado a fugaces impresiones de un pantallazo televisivo amplificado por las redes sociales de una docena de individuos, pero nos seguimos quedando sin debatir sobre los problemas y sus mejores soluciones. Pregúntense los militantes en cada partido cuantos debates tienen, analizando pros y contras, y costes sobre la posibilidad o conveniencia de mantener la deuda pública de un billón, con un déficit de 50/60.000 millones año y la UE presionando, cuantas discusiones sobre el problema de envejecimiento, -a pesar de que Iglesias asevere que las pensiones no formen parte de un problema demográfico, ya hay menos jóvenes que viejos, con posibilidad de vivir más años-

Porque debatir no es solamente presentar las propuestas del programa, lo cual está bien, sino además de mostrar, y discutir donde estamos situados, lugar y tiempo, Europa, mundo globalizado y en qué contexto histórico, quizás a las puertas de una posible nueva convulsión mundial con nueva recesión… para entender si podemos generar cinco millones de puestos de trabajo, en qué plazos con qué premisas…


sábado, 12 de diciembre de 2015

Sin aclaraciones suficientes el PSOE sigue enredado

El PSOE no es la clara alternativa de gobierno al PP en estas Generales, y mira que han hecho estropicios los Populares. Evidentemente algo ha pasado para continuar atascados sin que los socialistas se hayan percatado todavía. Continuar atascados es que no sobrepasen al PP con holgura, continuar atascados es pelear con Podemos hasta el último minuto por el voto socialdemócrata y con C's parte del voto de centro y centro derecha.

El estudio de la fidelidad del votante de la derecha, habrá que hacerlo, aunque llama poderosamente la atención después de tanta corrupción e inutilidad para abordar cualquiera de los problemas que tenemos como país, ninguno de ellos ha mejorado para los españoles con las políticas del PP. Aún así ganarán, no me digan que no hay que ponerse a estudiarlo. 

Algunos de los aspectos a estudiar que influyen poderosamente en este hecho de los apoyos derechistas, se encuentra en la acera de enfrente, en las izquierdas, defectos, errores, desunión, falta de proyecto ilusionante, desafección,... y entre los socialistas sigue faltando una pública disculpa, creíble para la ciudadanía, para ello debería estar soportada en un fuerte debate autocrítico. Por descontado que defectos y errores no se dan solo en el PSOE, ni de broma, pero dado que ellos eran el soporte mas firme en esta transición, la estructura organizativa mas asentada, a ellos hay que exigirles más.

En serio, al grueso de los militantes no les llama la atención que miles de activistas de la indignación no se sumaran al proyecto? visto desde fuera muchos pensamos que la estructura en su reflexión tendría que haberlos sumado, hasta el punto de que deberían estar trabajando juntos con miles de ellos, desde esta legislatura que será crítica en lo político y económico. Y no tener que esperar a la siguiente. Porque no creo que aquí haya sitio para dos partidos socialdemócratas, así que, al final de un tiempo lo normal sería que mezclaran.

Los textos que siguen a continuación, fueron revisados en junio de 2014, algunos fueron escritos con bastante antelación, son en parte complementarios de los publicados en 2012, ‘'El agotamiento del PSOE'. Con motivo de las elecciones generales de 2015, el socialismo no termina de consolidarse como fuerza clara de alternativa de gobierno, y ello pese al destrozo mayúsculo creado por el PP y la nueva normalidad

En plena campaña electoral de 2015 con el aliento de Podemos en el cogote por captar al electorado socialdemócrata, la pregunta básica es, ¿por qué millones de electores continúan alejados del PSOE? Quizás porque no perciben suficiente transformación en la militancia socialista, en los cambios estratégicos y organizativos, ni sobre todo, cambios de entidad moral que influyen sobre la actividad política del partido, cambios que pudieran aclarar y deplorar lo ocurrido en el pasado, lo cual afecta a la empatía con la ciudadanía, alejándola emocionalmente, y ello resta credibilidad a un proyecto ilusionante de futuro.

Muchas preguntas habría que formularse para entender lo ocurrido estos años pasados y no se ha hecho entre los socialistas, tampoco entre el resto de partidos. Sin duda la inadaptación a la globalización en la transición entre los siglos XX y XXI no fue solo culpa del PP, sin duda el capitalismo de despilfarro, la vorágine de las burbujas inmobiliaria y de crédito privado no fue solo culpa de los partidos políticos, sin duda la crisis desde 2007 no fue culpa de Zapatero. Pero, también sin duda, ambos tienen responsabilidad en la situación que vivimos.

Siempre pudo hacerse algo distinto, por ejemplo en 2010, convocar elecciones explicando la situación y errores cometidos, impulsando un debate sobre riesgos y amenazas, posibilidades y esfuerzos, ¿por qué no se hizo entonces? Al no aclarar lo ocurrido por no explicitar sus errores, se quedaron sin un relato potente y necesario sobre la crisis, sus causas y consecuencias, sobre la temeridad europea de la austeridad que condujo a la doble recesión de estos años convertida en gran depresión que terminó de hundir a los países del Sur… pretendieron recomponer el partido demasiado rápidamente, sin explicar el cambio de época que estamos viviendo y los vendavales que agitan el futuro.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Después del debate. La campaña continúa


Más pobres, más desiguales, más precarios, menos protegidos, más desconfiados, menos demócratas. Éste es el devastador balance que ha dejado la crisis económica en amplias zonas del mundo, en especial en el sur de Europa,…
‘Estos años bárbaros’, Joaquín Estefanía, Galaxia Gutenberg.

Tres candidatos/partidos parecen unirse en sus estrategias inmediatas para descartar al PSOE de la carrera por uno de los primeros puestos, según ellos, eso indican los sondeos realizados horas después de verse las caras en el plató de televisión. ¡Jo, que listos son! Unos sondeos hechos por una parte de las redes sociales y apunten fuego. Con uno menos, el resto tocan a más.

Desde el puesto de analista, lo cual implica no querer identificarme con  nadie en concreto, no me fio de nada en esta campaña electoral tan apretada y volátil y mucho menos creerme a pie juntillas lo que diga la gente interesada.

La lucha es encarnizada entre Podemos y PSOE, entre C’s y PP y entre Ciudadanos y PSOE. Al electorado PP ya no quiere tocarlo Podemos, le dan por imposible, consideran su voto más firme y seguro con un residual 0.5% de votantes indecisos entre PP/Podemos. En la misma macro encuesta del CIS, muestra que cerca de la mitad de electores no han decidido su voto, destacan las dudas que se producen entre votar a: PP/C’s 11%; votar  PSOE/C’s 9.1%; votar PP/PSOE 9%, PSOE/Podemos 7.7% o votar C’s/Podemos 6.6%. Iglesias arremetiendo contra Sánchez explicita que busca el voto socialdemócrata, tanto en PSOE como en C’s, recurso al que apuesta para crecer, al tiempo parecen reafirmar al PP como opción ganadora, al menos subconscientemente. Por otro lado a Sánchez le faltan cartuchos por quemar con los indecisos PP/PSOE

Lejos quedan aquellas proclamas de comienzos de año en las que decían perseguir el voto de centro y derecha, y contar con parte de él, recuerden la insistencia podemista en que el eje izquierda derecha no era  relevante y sí la idea de los de abajo contra los de arriba. Entró en liza Ciudadanos, y besó el santo, rompiendo la estrategia y el sueño, toneladas de votos centristas y de la derecha que miraban a Podemos como recurso regeneracionista se fueron a las cercanías de Rivera. Ahora fundamentalmente queda el caladero socialdemócrata para repartirse con el PSOE. Un drama para ambos que sufriremos todos, y un descanso para Rajoy.

Iglesias pide a Sánchez que haga propuestas concretas, lo dice poco después del discurso final del debate, en el cual, Iglesias, no hizo una sola propuesta pero de forma magistral recurrió a lo emocional para atraer electores. Podemos sabe que el voto en muy altos porcentajes de votantes, no se decide por el cliché erróneo de programa-programa-programa, sino por la identificación de un individuo con un marco conceptual general, conteniendo grandes dosis sentimentales que genéricamente acercan a una visión colectiva de la sociedad. Los griegos no votaron a Syriza por su programa, sino por sus sueños, no apoyaron a Tsipras por las propuestas programáticas incumplidas y abandonadas, sino por una mayor afinidad moral a su comportamiento e ideología.

Iglesias quiere empujar a Sánchez para que el PSOE no preste atención al marco emocional, abandonado, y se enrede gastando esfuerzos en propuestas concretas, fácilmente atacables por su pasada actuación durante la crisis. Los votantes socialdemócratas no ponen el énfasis en escuchar tal o cual propuesta que pudiera modificar la situación, -podría estar en puertas una nueva recesión- tras el agotamiento del PSOE, los votantes socialdemócratas preferirían escuchar las bases morales que regeneran el partido, percibir el sentido ético de los cuadros socialistas, sentir lo que estuvieran dispuestos a volcar en la acción política; los votantes socialdemócratas agradecerían relatos de errores cometidos, aclaraciones de ¿qué pasó, y por qué pudo suceder? lo cual representa parte del terreno emocional abandonado por el socialismo. Justo lo contrario que hace Podemos –lo tiene más fácil al no contar con un pasado que juzgar- a quien le importa poco cambiar tal o cual propuesta en pocas semanas, pero a quien le importa mucho tocar la fibra sentimental, como se pudo ver en el mejor discurso de la noche.

Los votantes del PP, los que han quedado, suficientes según las encuestas para ganar, esa base firme de electores pasan olímpicamente del programa y de las mentiras concretas de Rajoy y compañía, tienen confianza en ese partido y sus gentes porque representan los mismos principios que ellos, no solo conservadores, también derechosos, nacionalcatólicos en variadas sectas, representan la ley y el orden, defensores de la propiedad privada como derecho incondicional y absoluto, defienden la desigualdad porque moralmente premia a los buenos, etc. etc.

Se ha producido el triunfo de las ideas equivocadas, como la de la llamada ‘austeridad expansiva’. Pero ni el recorte del gasto público ni la moderación salarial han aumentado el crecimiento ni reducido la deuda. No sólo no ha habido un efecto expansivo, sino que la austeridad ha hecho a la mayoría de esos países más pobres, más desiguales, más precarios, menos protegidos, más desconfiados y menos demócratas. ¿Quién asume las responsabilidades?
‘Estos años bárbaros’, Joaquín Estefanía, Galaxia Gutenberg.


martes, 8 de diciembre de 2015

El debate del siglo? Menos lobos Caperucita

Los partidos del siglo son los últimos timos del mundo del espectáculo. Hasta que ha llegado el debate del siglo. Que pesadez de días previos, que pesadez el mismo día, que pesadez lo que queda hasta que lleguen las elecciones. No me atrevo a decir que pesadez el debate en sí, pero sí que me pareció muy normalito, como espectáculo hasta un poquito pesado, como debate, bastante flojo.

En la campaña electoral más televisiva de todas cuantas he vivido, se me hace pesada la reiteración presencial de las estrellas políticas a los programas de entretenimiento, incluidos los que llaman de debate. Se me hace pesado el manoseo reiterativo de sus cliches que llaman discursos políticos, tanto como el interés mediático en fomentar el individualismo, o el estrellato que parecen potenciar los medios para potenciar sus negocios.

Soy amante de la política, me encanta debatir y presenciar debates, disfruto escuchando la presentación de una tesis basada en una buena argumentación y de una contra-argumentación, concedo gran valor a un discurso coherente que pretendiera elaborar un diagnóstico de la situación  crítica que vivimos, y aplaudiría las propuestas que intentaran solucionar, o minorar los estragos. Me faltó mucho para disfrutar con este ‘debate del siglo’. Otra cosa es el espectáculo electoral-televisivo-concursal de los líderes.

Ha ganado fulano, dicen los fulanistas. Ha ganado mengano, dicen los menganistas… ¿Ganado, perdido? La cadena de televisión. Los concursantes estuvieron a la altura del espectáculo, pudieron ser un poquito más incisivos, pudieron estar un poco menos acartonados, pero en general el espectáculo del siglo no daba para mucho más a pesar de todas las loas que desde las dos cadenas de televisión realizaban sus periodistas, sus empleados.

Perdonen ustedes pero no puedo valorar lo que ví y escuché como gran aportación al debate político, por ejemplo las opiniones de Estefanía o del representante de Politikón me parecieron de un valor muy superior a las desarrolladas por los líderes que se enfrentaron en esa incómoda postura para que mostraran supuestas habilidades comunicativas. No digo que no valieran para nada los comentarios de los líderes/artistas invitados, solo que fueron muy flojitos, que el formato de espectáculo televisivo penaliza bastante la argumentación que detrás del enfrentamiento entre esas cuatro personas no es posible apreciar el discurso de acción política de futuro de esos partidos.

Por supuesto que a muchas personas les vale, para empezar a los fieles de cada cual les sirve para sentirse identificados y arropados por su estrella, como al aficionado al futbol cuando ve un partido de su equipo, de hecho la mayoría de televidentes solo oirán las palabras de su líder, el más guapo y suelto, o las meteduras de pata del contrincante, que estaba mal arreglado/da o con mala postura. Si ustedes vieron el debate acompañados de personas de variadas tendencias pudieron apreciar lo anterior.

Naturalmente el formato de espectáculo televisivo no pretendía aportar profundidad para resolver sus dudas, aunque lo dijeran, tampoco pretendía aclarar los proyectos de cada partido, aunque lo dijeran, eso lo ha podido encontrar la gente interesada en la suma de otras muchas intervenciones de prensa, radio, televisión, en las propuestas escritas de cada partido, en las conversaciones que tengan ustedes con los militantes que conozcan, etc. En todo caso, los debates/espectáculo mejor que nada, pero por favor no sean estomagantes, no se pasen en dorar tantísimo la píldora televisiva.

Gehry. Riscal, el ciego. La Rioja









viernes, 4 de diciembre de 2015

En las elecciones, lo pequeño pesa demasiado


Reproduzco un post que ya escribí en octubre, está relacionado con la publicación de la macroencuesta del CIS, con una muestra bastante superior a las encuestas habituales, 17.452 individuos, además contempla trabajos provinciales, lo que le da de entrada un muy superior valor comparada con el resto de encuestas. Lo más destacable de la misma es la cantidad de indecisos que no manifiestan su voto, la gran participación que se anuncia la movilización de posibles votantes indica un aumento del interés por la política ante el cambio de época que vivimos desde comienzos del XXI. La posible caída del PSOE es un aspecto de importancia, destaco su atención en la caída de Madrid. Otro aspecto a reseñar es la pelea en provincias medias y pequeñas que pudiera desplazar al PSOE de segunda opción tradicional a tercera o cuarta. Y por supuesto nuevamente hay que resaltar la fortaleza del voto al PP. No pierdan de vista que está realizada en Octubre y Noviembre, antes del impacto de los atentados yihadistas.

La necesidad de ser grande para obtener mejores resultados, la necesidad de tener una amplia implantación en todo el territorio nacional es un requisito básico para sacar muchos diputados. El sistema electoral español prima las circunscripciones pequeñas sobre las grandes, las menos pobladas del mundo rural, sobre las concentraciones urbanas, a priori con mas trabajadores industriales y de servicios. Y eso al margen del sistema D'hont que prima las mayorías, sin llegar ni de lejos a las salvajadas del sistema del Reino Unido, solo gana uno, resto pierden. El asunto es que si algún partido, grupo, coalición... pretende obtener buenos resultados en las Generales que se avecinan, debe comenzar por entenderse con fuerzas que sumen, el problema de las alianzas previas es vital para concurrir a las elecciones con un mínimo de posibilidades de éxito; lo fuerza el sistema electoral español, las reglas del juego en el que se quiere jugar.

Insisto con un cuadro publicado ya, la mitad de los diputados al Congreso, 175, salen de 13 provincias españolas, que representan casi 21 millones de electores, en cifras de 2011. La otra mitad de 175 diputados salen del resto de provincias, más Ceuta y Melilla, que representan a menos de 12 millones de electores. Vean los cuadros siguientes, las circunscripciones electorales, provincias medias, y abajo las pequeñas. El ruido en las grandes concentraciones urbanas, está muy bien, pero sin implantación territorial en las pequeñas y medianas se tienen muchas posibilidades de perder, a pesar de sacar muchos votos. Otro aspecto favorable lo da la concentración de voto, aunque fueran menos votos, si éstos estuvieran concentrados, lograrían mejores resultados, el ejemplo de los partidos nacionalistas es claro.

Los 36 diputados de Madrid, 'representan' a 4.653.779 electores. Los mismos diputados, 36 se pueden lograr convenciendo a 2.799.252 electores de 9 circunscripciones provinciales que tienen derecho a 4 diputados cada una. El tirón mediático de Madrid es muy importante, pero si no tienen implantación en Álava, Albacete, Burgos, Cáceres, Lleida, La Rioja, Lugo, Ourense, Salamanca, etc. si no trabajan en las pequeñas, no ganarán.

Estos son los datos que explican resultados electorales, las diferencias de las cifras de encuestas en ocasiones chocan con la realidad de obtención de diputados, sobre todo cuando las muestras se realizan en general, en todo el territorio nacional sin prestar atención provincial suficiente. Los votos por sí solos no son suficientes para ganar, depende de en donde se consigan, unos pesan más que otros de ahí la necesidad de estar concentrados en pocos lugares, o implantados en la diversidad territorial, lo cual hoy por hoy no parece ser el caso de los partidos emergentes en comparación con PP y PSOE. La política también son cálculos, de posibilidades, de alianzas previas para lograr implantación...



martes, 1 de diciembre de 2015

Faltan 18 días. El horror de que gane el PP es probable

La precampaña va llegando a su fin tras su larga duración de un año y parecen vislumbrarse los primeros puestos. A la crisis económica, se suma la crisis política e institucional, los meses de Syriza en la crisis de Grecia, la secesión de Cataluña, y por último la escalada del yihadismo como muy serio problema al sur de Europa. Económicamente han sido de gran ayuda, para Europa y España, la mayor laxitud en las políticas de austeridad, la intervención del BCE comprando deuda por unos 60.000 millones de euros mensuales ha obrado milagros en la  bajada de la prima de riesgo,  reduciendo costes de financiación de nuestra altísima deuda, logró depreciar el euro, lo cual permitió aumentar exportaciones, y junto con el derrumbe del precio del petróleo trajo unos meses de recuperación económica.

Toda realidad se mueve y la crisis que golpeó fundamentalmente a Occidente durante siete años y que parecía dejar al margen los países Emergentes, da un nuevo giro del que iremos viendo acontecimientos. En los últimos meses surgieron fuertes nubarrones provocados tras el frenazo chino, hasta ahora gran consumidor mundial de materias primas de países emergentes, se desplomaron precios de primary commodities y monedas, así la economía de muchos de esos países emergentes que explotaron al alza en la transición entre siglos, y que parecían al margen de la crisis occidental, ahora han entrado en crisis, lo cual sin duda en un mundo globalizado nos afectará negativamente, tanto al reducirse expectativas de crecimiento, -minoran exportaciones- como por la generación de turbulencias financieras que afectarán a la banca europea.

En la carrera electoral española, llama poderosamente la atención las altas posibilidades de que sea el PP quien saque más votos en las próximas elecciones generales, a pesar de haber instalado una nueva normalidad: aumento gigantesco de las desigualdades que nos hacen figurar entre los países de cabeza, aumento de la precariedad en lo laboral, destruyendo trabajos fijos a cambio de trabajos inseguros de pocos días, pocas horas, poca cotización y bajísimos  salarios,… altísimo paro que sigue manteniendo la mayor proporción de desempleados en Europa, crecimiento enorme de la deuda pública hasta doblarla… mantenimiento del obsoleto modelo productivo basado en turismo, altos costes energéticos y ganancias competitivas logradas por bajos salarios, destrozos en la I+D+i que de forma incipiente inició su corrección con Zapatero… profundización del capitalismo de amiguetes ampliando beneficios, subvenciones, ayudas y contratos a las empresas menos eficientes, por ser amiguetes y/o financiadores…

A todo esto, se reducen derechos civiles igualdad y libertades, el déficit continúa desbocado, unos 50.000 millones de € año, sin reforma fiscal que intente ingresos muy superiores, sin reformas de calado que reduzcan gastos de administración pública, reforma ayuntamientos, diputaciones, introducción a fondo de la informática en la justicia, sanidad… Cataluña un boquete abierto de grandes dimensiones en la línea de flotación del Estado, en parte con la pasividad durante años del PP, al tiempo una enorme corrupción rodea al PP, -en muchos lugares llaman sobornos-, etc. etc. Diariamente me hago la misma pregunta ¿Cómo es posible que el PP siga atrayendo mayorías considerables de electores por encima del resto de partidos? Montones de respuestas se me ocurren, aquí unas cuantas:

1)   Hay mucha gente de derechas en España, y viven la vida y la interpretan de otra forma muy diferente al resto, por ejemplo los que importa un bledo la corrupción, son ladrones, pero son SUS ladrones.
2)   Los programas electorales, para muchísimos ciudadanos, son secundarios ante la cosmovisión del mundo, la afinidad a grupos político-ideológicos se produce al margen de las medidas concretas que se anuncien.
3)   La gente de izquierdas somos menos de lo que cree la mitología, y estamos equivocados en muchas cosas, por ejemplo creyendo que aquellos que nos rodean piensan como nosotros. O peor aún, que siendo distintos deberían pensar iguales a nosotros.
4)   Las mayorías de ciudadanos del 90% con intereses comunes, no existen y mucho menos en un país con tantos nacionalismos y querencia por antiguas taifas, con tan alto poso de franquismo sociológico y tantísimos cambios materiales experimentados en 40 años.
5)   Las izquierdas tardamos mucho tiempo en adaptarnos a los tiempos actuales, siempre olvidamos que del pasado hay que hacer añicos y actualizar pensamientos, lenguaje, acciones, a los cambios de época.
6)   Las izquierdas tenemos un alto espíritu religioso, creemos, tenemos fe en que la gente entiende y sigue nuestras proclamas y clichés, pero luego en realidad votan derecha.
7)   Las izquierdas, aquel partido y el otro, usted y yo, su primo y su colega, perdieron señas de identidad con el cambio de época, la crisis derribó certezas, ahora todo está revuelto, mezclado, cubierto de humo… muchos buscan refugio en nacionalismos, hasta llegar a los antiguos reinos cristianos, retroceden mil quinientos años, dicen que para avanzar, tratan de encontrar en la tribu la seguridad identitaria.

 A continuación puede añadir usted sus respuestas

PD. Matiz sobre las encuestas; reflejar un buen resultado no es necesariamente positivo. Las encuestas que reflejan mejor resultado para un partido, pueden ser peores, porque dejan la gente tranquila en casa; si ya está todo hecho para qué necesitan mi esfuerzo.
Otro matiz, un cuarto de electores indecisos, son muchos votos en el aire, influirá en mayor voto a PSOE y C's si esos indecisos muestran propensión a no votar nunca a PP y Podemos e IU, como parece ser.
Pero ojo a las encuestas y los resultados finales, que también dependerán de la implantación provincial, los diputados que se puedan obtener no necesariamente son proporcionales a los votos.

lunes, 30 de noviembre de 2015

Faltan 20 días para las elecciones. Los apoyos de Podemos

Parecería sencillo coincidir sobre quienes apoyaban a Podemos, pero mi experiencia en conversaciones con amigos y colegas indica lo contrario. No es habitual ponerse  de acuerdo en los datos, menos aún en las estrategias y tácticas que influyen en esos datos, resulta complicado compartir la idea de quienes son los apoyos, situados en el esquema del eje izquierda derecha, sobre todo sin precisar en qué espacio tiempo nos movemos.

Naturalmente las dificultades tienen que ver con los movimientos de la realidad, no es lo mismo hablar de quienes lo apoyaban hace un año, que de los que apoyaban hace dos meses, o de los datos actuales, en los que parece volver a remontar después de la caída. A mediados de 2014 sus apoyos eran más amplios y heterogéneos que los de hace dos meses, llegaban desde la extrema izquierda, pasaban por la izquierda y el centro y llegaban a votantes de la derecha que abandonaban al PP; -según Jorge Galindo, Politikón, en julio 2014, un 10% de voto que abandonaba al PP apoyaba a Podemos-

En la disparidad de ideas sobre los apoyos, tampoco es igual manejar datos que deseos; por un lado, los objetivos manifestados reiteradamente por Bescansa, Iglesias y Errejón consistían en juntar a todos los de abajo contra los de arriba, lo cual implicaba aceptar entre los de abajo a muchos votantes del PP y otros partidos derechistas regionales, los deseos que expresaban eran llegar a sectores sociales, instituciones, individuos y grupos de centro y derecha, dando por sentado, según su esquema, que ya contaban con la izquierda. Es cierto que en la dinámica regeneracionista, votantes desencantados del PP apoyaron a Podemos, (6.7.8), trabajadores, autónomos, pymes, burgueses, clases medias altas, funcionarios, profesiones liberales, estudiantes… al igual que grandes contingentes de votantes socialistas, que incluyen electores de izquierdas y centristas (3.4.5.6), en todo caso siempre más electores hombres que mujeres y más electores jóvenes que mayores. La realidad en otoño de 2015 queda alejada de los objetivos deseados, porque los apoyos de muchos de esos sectores en 2014, han ido abandonando Podemos y volviendo al PSOE y engrosando Ciudadanos, partidos que cuentan con menor rechazo global del electorado que Podemos y PP, e IU, lo que facilitaría su crecimiento.

Considerando números globales, es difícil sostener que Podemos en 2014 fuera el representante del voto de izquierdas, aunque sí podría afirmarse que contaba con grandes apoyos de ese entorno. EL voto de la gente que se autodenomina de extrema izquierda, 1,2 e izquierda, 3,4, también se lo repartían IU y PSOE, además de otros diversos grupos territoriales de menor entidad. Al margen que usted considere al PSOE de izquierda, centro, o derecha, muchos de los electores que lo votan se autodenominan de izquierdas.

Tomando el ejemplo de las elecciones Europeas de mayo 2014: Sobre un total cercano a 16 millones de votantes, al PSOE le votaron 3.596.324, a la Izquierda Plural 1.562.567, que son menos de la mitad, y a Podemos 1.245.948, que representan un tercio de los votos socialistas, sumados suponen un total de 6.404.839 votos, esa cifra representa 1.300.000 menos que la totalidad de electores potenciales comprendidos en 1.2.3.4. Reflejados abajo, trasladando los datos de la encuesta del CIS de dos meses antes, la cual daba los referentes señalados abajo a los espacios de autoubicación ideológica considerando la población electoral en 34.731.569 de individuos, de los que se manifestaron con opinión 25.041.461.


Actualmente, desde otoño de 2015, sus votantes están concentrados más en las izquierdas que antaño, (1.2.3.4 del CIS) han perdido considerables votantes potenciales del centro y derecha, muchos de los cuales han ido a Ciudadanos. Observando las dos curvas de las encuestas, se puede comprobar la horquilla que forma el decrecimiento de Podemos coincidente temporalmente con el crecimiento de Ciudadanos, muestra que se ha producido un fuerte trasvase de votos de centro y derecha que antes apoyaban a Podemos. Esos votantes que han perdido, en las encuestas, estaban situados en el 5.6.7 del eje izquierda derecha, lo cual inclina hoy a Podemos mas sesgado a la izquierda, volviendo a necesitar robar votos a IU que parecía sostenerse y todo parece indicar que volverá a sufrir una fuerte corrección por la tendencia al voto útil.



El hecho es que la estrategia de crear un gran conglomerado popular entre los de abajo (90/10) parece fracasada y desviada al objetivo más razonable de consolidarse como un aglutinador socialdemócrata, que tendrá que pelearlo contra el PSOE y ambos arrinconando al máximo a IU y sus posibles alianzas territoriales. Un elemento nuevo, aunque previsible, ha aparecido en el entorno de Podemos, es la sangría que experimenta en sus apoyos por la izquierda en diversos territorios, difícil hoy de cuantificar en potencial de votantes izquierdistas, desde luego menor en número de los posibles a obtener por el centro. Veremos cómo queda finalmente el lío de las posibles coaliciones periféricas, gallegas, vascas, valencianas, catalanas, andaluzas… en las que parece que la pretensión teórica inicial de Podemos de nuclear todo se ha desvanecido bastante. 

sábado, 28 de noviembre de 2015