domingo, 16 de febrero de 2020

Democracia española comparable. (2). Democracy index

Calidad democrática española. Democracy index 2018


Vean las comparaciones que se muestran en el trabajo Índice de Democracia de The Economist Intelligence Unit. El índice clasifica a 167 países según 60 indicadores en cinco grandes categorías amplias: proceso electoral y pluralismo, el funcionamiento del gobierno, la participación política, la cultura política democrática y las libertades civiles. Es más estricto que la mayoría de los índices similares. En dicho índice España figura entre los países del primer grupo denominados con democracia plena. Un interesante estudio sobre este índice lo publican Miguel, Jesús M. de y Martínez-Dordella, Santiago (2014). «Nuevo índice de democracia». Revista Espanola de Investigaciones Sociologicas, 146: 93-140.  (http://dx.doi.org/10.5477/cis/reis.146.93)

Añadan y estudien otros trabajos, entonces comprenderán que no hay naciones inmaculadas. No existen los santos, ni entre las personas ni entre los países. Solo en la mitología cristiana, o nacionalista, se pueden encontrar figuras perfectas, gente de mentira, que la religión transmitió al mundo de las derechas e izquierdas que buscaron hacer santos de sus líderes. Hasta que se dieron de bruces con la realidad. Ni personas, ni países, nadie es inmaculado por mucho que sean nuestros líderes o figuras, en futbol, ópera, política o religión. Escarbando siempre salen los otros aspectos hijoputas que todos tenemos, el asunto es comparar y ver si tenemos un 80% de oscuridad y los otros un 20%, o al revés.
 En los cuadros aquí presentados aparece el prestigioso listado de países democráticos del mundo que publica anualmente 'The Economist', en dicho listado aparece España entre los mejores lugares, por encima de países europeos como Portugal, Francia, Bélgica, Italia... evidentemente esto no es un campeonato, pero sí podemos aceptar que la calidad democrática española la estiman comparable a la de países europeos, formando parte del grupo de democracias avanzadas del planeta.










jueves, 13 de febrero de 2020

Nuestra democracia es comparable a cualquier otra. (1)

Y mejor que la mayoría

‘La deficiente condición de nuestra democracia actual
 tiene evidente relación con nuestra historia…’
‘C de España’, página 37

Juzgar la democracia de un país por el hecho de que su justicia acepte o no una preferencia de un caso particular, política o ideológica, es una aberración, como poco una chiquillada producto de esta época, en la que se quiere todo y ahora mismo y si no lo obtiene, calificará la sociedad actual como de mierda. Las causas y ejemplos concretos que no cuadran con las propias ideas inundan todos los países en toda época, por ello mejor que aceptar su criterio particular, será atender los trabajos reputados internacionalmente respecto a la calidad de las democracias, tales como el Democracy Index de The Economist Intelligence Unit, o los de Freedom House, o bien Rule of law index, de World Justicie Projet, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, y otros que iremos viendo, que analizan con similares criterios múltiples aspectos de la realidad de cada país emitiendo tras ello cualificaciones de sus gobiernos, e instituciones, y de esas sociedades.

A menudo entre la gente que nos rodea, o en las redes sociales, para emitir juicio, no tiene se en cuenta más que la situación particular que afecta a cada cual -lo mio es lo general, mi caso es lo único- pretendiendo generalizarla para todo el país, olvidando que, siempre y en todo lugar hubo y habrá adversarios, siempre habrá contrarios a cualquier cosa… y aliados en intereses diferentes a los de otros grupos, en consecuencia es un error actuar como si toda nación fuera homogénea; como hubo franquistas se olvidan de los antifranquistas, hubo esclavistas se olvidan de los humanistas… sigue habiendo enterrados en las cunetas, enorme lacra existente, y las desigualdades han aumentado con la crisis, pero no deben olvidar otros cambios que realmente se han producido en los últimos cuarenta años, en la buena dirección de mayor libertad, igualdad y fraternidad, para el conjunto de los españoles. 

Ningún olvido es deseable. Pero aceptemos que en la vida real conviven situaciones contradictorias, en toda nación, en todo territorio, admitamos que es imposible prescindir de los contrarios, ni en las mayores represiones conocidas de antaño fueron exterminados totalmente los otros, los enemigos, mucho menos posible es en la actualidad con diversidad de ojos de todas partes mirándolo todo. Así, mejor admitir que en el paquete nacional hay la suficiente diversidad como para buscar cada cual sus preferencias, y encontrarlas, tanto las negativas como las positivas. Luego hacer balance y resaltar la calidad de lo mayoritario y luchar por corregir lo defectuoso. Será mejor que negar la realidad, lo cual supone aceptar la derrota del olvido de lo positivo y dejar el campo libre a los contrarios, a los que tienen la estrategia de echarnos de la democracia, de la Constitución.

Aquí se intentarán expresar las bondades de la democracia española, que también las tenemos, para lo cual situándose en la acera de enfrente del derrotismo y la negatividad dará un rápido repaso a diversos parámetros, datos y comparaciones internacionales, que nos permitan valorar la realidad en la que vivimos algo más positivamente que la que muestran habitualmente muchos individuos indignados y/o desanimados, también los medios de comunicación que solo consideran noticia lo desastroso, como también los nacionalismos catalán y vasco, incluyendo a sus apoyos, aquellos que consideran la España actual un mero reflejo del franquismo. Aquí se pretende echar otra mirada a lo español, fundamentalmente a través de la percepción existente sobre nuestro país, tal como nos ven desde fuera, entendemos que toda realidad contiene múltiples aspectos, no solo desagradables, para valorar más positivamente lo que tenemos y defenderlo antes de que nos lo quiten por nuestra desidia.

lunes, 10 de febrero de 2020

Corrupción. (4). Comparativa. Economía sumergida

Economía sumergida, oculta, no declarada, subterránea…

En la presentación del libro ‘C de España’, se contó la anécdota de los inspectores italianos que esperaban a la salida de los bares, tiendas y comercios en general, para reclamar a los clientes el tique del gasto efectuado por la consumición o compra. El gobierno italiano trataba de controlar el cobro del IVA y por tanto los ingresos al Estado procedentes de ese impuesto. Italia, junto con los otros países del sur de Europa tenía tradición de evasión generalizada de impuestos. La medida fue tomada porque en aquellos momentos la Comunidad Europea exigía una mayor contribución a sus presupuestos comunitarios procedente de Italia, dada su alta potencia económica no se traducía ello en ingresos comunitarios. De esa exigencia nacieron los controles a pie de calle.

En la misma presentación del susodicho libro, se comentó como caso de corrupción extendido aceptado popularmente, el de la evasión del IVA de las facturas por chapuzas de albañiles o fontaneros realizadas en casa. Ambos ejemplos sitúan la corrupción en el nivel popular, en general, y parecerían dar la razón a quienes sostienen, los autores del libro, que países que tuvieron problemas de alfabetización desde 1850, desarrollan mayor aceptación a la corrupción hoy. Como ejemplos anecdóticos podían tener cierta importancia en el pasado, como realidad actual pierde importancia hasta convertir en un error seguirle concediendo gran peso en el mundo actual del capitalismo del siglo XXI.

No es posible comparar el nivel de corrupción que producen las facturas sin IVA de las chapuzas realizadas en casa, con el peso de la economía del narcotráfico. Bajo ningún concepto debe igualarse al nivel de corrupción que comporta el blanqueo de capitales de los tráficos de armas, o personas. De ninguna manera se puede igualar las facturas sin IVA a la corrupción generada por las guerras locales, tanto en los países donde se matan o en los países suministradores de conflictos, medicinas y armamento. Ambos procedimientos, servicios, comercios o relaciones productivas, están dentro del concepto de economía sumergida, o economía en la sombra, al no ser contabilizados sus movimientos dentro de la economía nacional y por tanto evadir los impuestos correspondientes. Antonio Gutierrez Secretario General de Naciones Unidas dijo: “La corrupción está presente en todos los países: ricos y pobres, del norte y del sur, desarrollados y en vía de desarrollo". Continuó Guterres: "Encuestas de corrupción a gran escala realizadas por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito  encontraron que el soborno de funcionarios públicos fue particularmente alto en áreas afectadas por conflictos".
Ambos son susceptibles de ser considerados corrupción, pero se lucha más contra el que resulta más fácil de identificar, el impago del IVA, que contra el caudal de dinero que mueven los delitos de tráficos, muchísimo más difícil de cuantificar e identificar responsables. Y mucho más peligrosos de denunciar públicamente. También conviene a los poderosos expandir fácilmente el sentimiento de culpa popular en los países atrasados, en este caso los del Sur de Europa, dejando al margen tras las cortinas el peligroso y mucho más potente económicamente, cuya fuente de operaciones normalmente coincide con países más desarrollados actualmente y desde hace 200 años. 

Economía irregular, paralela, … (2012)


La economía sumergida puede ser una de las explicaciones al contrate que muestran nuestras estadísticas oficiales de paro, cuando se comparan con las de otros países europeos. Es difícil cuantificar su peso, que pueden situar entre 15% a 25 % variando en las últimas décadas, en los resultados de múltiples estudios y sistemas que existen para estudiar el fenómeno.

En todos los países existe una parte de economía oculta, el asunto es determinar cuánto. Las estimaciones que se realizan para Europa la calculan alrededor del 10% en algunos países del norte y en el entorno del 20/25% en España, Italia, Portugal, Grecia, Bélgica… EEUU, Reino Unido, son dos países que arrojan cifras muy contradictorias en distintos estudios sobre el tema, llevándolos unos al primer grupo –alrededor del 10%- y otros al segundo –rodeando el 20%-. Gobiernos e Instituciones pretenden sumar al PIB, dentro de 5 años, la economía ilegal, (prostitución, droga…) entonces veremos si las cifras se hacen más fiables ya que habrá mayor atención a estudios y trabajos sobre el asunto.
                           
El fenómeno es viejo en España, por ceñirnos a etapas recientes, es conocido desde la posguerra –otra cuestión es cuantificarlo- pero la producción de mercancías y servicios cuyas actividades no pagaban impuestos tiene amplia tradición en el franquismo; Sectores tradicionales de producción hace 30 años fueron el calzado, juguetes y textil, -con gran peso en Galicia y Levante, donde fue estudiado, realizado en casas o locales no registrados-.

El concepto de ‘economía sumergida’, puede integrar situaciones muy distintas, incluso en la utilización de los nombres, –economía oculta, en la sombra, irregular, no declarada, etc.- ya que las realidades que definen pueden ser muy diferentes y los grupos sociales afectados no son solamente trabajadores o autónomos como en ocasiones quieren hacer creer desde los ultramedios. Podemos diferenciar distintos grupos del fenómeno:

1.- El dinero/ocupación que mueven mafias o individuos en las actividades ilegales, perseguidas, o delictivas, como las vinculadas a contrabandos, drogas, prostitución, tráficos de personas, armas, animales o productos, extorsión, seguridad...

2.- La economía sumergida, la relacionada con la ocultación al fisco, a la Seguridad Social, al Ministerio de Trabajo, etc. integra empresas de todas dimensiones y sectores productivos que declaran menos de la realidad que manejan, por supuesto hay grandes corporaciones, empresas medianas y pequeñas que desarrollan actividades lícitas, pero realizadas en parte ilegalmente, sin declarar al Estado. Incluye evasiones, subcontratas, sacar parte de la actividad fuera de balances, ocultación de ingresos/beneficios –por tanto cotizables- que se derivan a gastos de la empresa, por ejemplo de vacaciones disfrazados de cursos de formación, de consumos de lujo tales como propiedades, fincas, coches, aviones o barcos, viajes, comidas… Ello no ocurre solo en las grandes compañías, también en muchos talleres o empresas medianas y pequeñas se realizan trabajos de los que se declara solo una parte, en donde pueden convivir una parte de trabajadores dados de alta con otra parte ocultos…

3.- Como en el grupo anterior dentro de la actividad no delictiva, pero realizada sin controles legales, ni declarada, existen múltiples actividades conocidas por el común de los mortales, por ejemplo el trabajo doméstico y/o familiar no considerado como producción económica a efectos de PIB, o la ocasional de temporeros, los clubs de trueque –importantes en EEUU, o aquí en zonas rurales y novedosos en algunos barrios- trabajos con inmigrantes, horas extras no declaradas, jornadas completas cotizadas como parciales, pagos en metálico sin control, becarios, y/o en prácticas con trabajo total…

Siempre hubo y aún hoy existen grupos de trabajadores que producen fuera de control fiscal en sectores tradicionales en la agricultura, ganadería y pesca; hay miles de ‘chapuzas’ dedicados a rehabilitación y arreglos de viviendas, en oficios clásicos de fontanería, electricidad, carpintería, albañilería, pintura… hay por los extrarradios de las grandes urbes y ciudades alejadas, profusión de talleres y trabajos de mecánicos de autos, de arreglo de electrodomésticos, de nuevas tecnologías e informática tanto en maquinaria como programación, adecuación mantenimiento y montajes, transporte de personas y mercancías, carga y descarga; venta ambulante, compraventa de chatarras y artículos dudosos; además de labores en hostelería y alimentación; servicios diversos de asistencia y limpieza, de cuidados personales, docencia, arreglos de textil y calzado, teletrabajo diverso, vigilancia y seguridad,… como vemos la lista puede tocar todas las necesidades humanas que podamos imaginar.

Muchos obreros autónomos y pequeños talleres de las actividades citadas anteriormente, son en bastantes ocasiones los despedidos de empresas dedicadas a esas tareas y que desde fuera siguen con una actividad similar, aunque sin control fiscal. Y lo que es más importante, sin derechos, ni seguridad laboral, ni vivencial, sin cotización social para su futuro, así el país pierde, ellos pierden, la sociedad pierde. De esta manera se construye la fábrica social de sudamericanización -o precarización- aumentando las diferencias sociales y polarizando a los individuos en dos grandes grupos, los que tienen derechos y los que no.

Hay muchos trabajos disponibles sobre el tema en cuestión. El último de ellos, publicado recientemente por FUNCAS, cifraba su peso en un 22% entre 2005/2008, con unos costes de impuestos no declarados al fisco de alrededor de 70.000 millones de euros –cifra similar al déficit del Estado-, estimando en cuatro millones y cuarto los puestos de trabajos existentes bajo estas condiciones. Naturalmente habrá que pensar que no todos los empleos serían de jornada completa además de algunos compartidos con otros trabajos, pluriempleo. Un matiz importante a considerar, es que este tipo de economía también se ve afectado por una recesión, y aquí y ahora se detectan signos de caída, de pérdida de actividad debido a la depresión en la que estamos sumidos.

Como vemos, supuesto que fueran completamente ciertas estas estimaciones, y considerando solamente su aplicación legal en la mitad de las mismas, de repente las cifras del paro se homologarían con las del resto de países de la UE17 o mejorarían respecto de ellas, lo cual marca como una tarea preferente de cualquier gobierno su afloramiento a mecanismos legales de control fiscal. El problema, como de costumbre, es que los esfuerzos se gasten en perseguir el eslabón débil dejando, sin control, una vez más, al eslabón fuerte de la cadena, grandes y medianas empresas, las subcontrataciones y la ingeniería contable y fiscal, y la corrupción...

Gastar 200 cuando se declaran 100 de ingresos, es una de las muestras de la economía oculta, y más en los más grandes. El paseo por ciudades costeras españolas ofrece a la vista decenas de puertos repletos de embarcaciones de recreo, yates de diverso calado, de particulares y empresas, muestra parte de lo oculto al fisco, al igual que una visita por los polígonos industriales que rodean Madrid –supongo que por otros será parecido- les mostrará flotas increíbles de cochazos de lujo en las puertas de empresas industriales pequeñas –entre 10 y 20 trabajadores-, con varios restaurantes de alto nivel por la zona; también se pueden vislumbrar resultados del comercio de arte, lujo y antigüedades. Al mismo tiempo que todos recordaremos amigos o conocidos de los anteriores, que tienen dos pisos en la costa, la mansión en el pueblo, el adosado o buen piso por la ciudad, los dos pisos para los hijos, - la burbuja inmobiliaria entre otras cosas era una forma común de invertir lo opaco fiscalmente… todo ello convenientemente puesto a nombre de la suegra, primo o cualquier testaferro.

Esta realidad oculta que puede representar en valor, la cuarta parte del PIB, supone que hay millones de trabajadores que ‘trapichean’ en la economía sumergida y carecen de los derechos del conjunto de la población, no cotizan a la Seguridad Social, no pagan los mismos impuestos que el resto, por tanto con los trabajadores sumergidos, aparecen al menos dos problemas:

1) Las discusiones en cuanto al tiempo o cuantificación de pensiones o edad de jubilación les afectan poco, al igual que la seguridad en el empleo y prestaciones por despido, etc. Su seguridad laboral no tiene nada que ver con la defendida para los fijos, ni con la teórica que nos gustaría a todos. Mientras tanto son carne de cañón de la que se aprovecha el sistema, con pocos apoyos políticos y sindicales.

2) Parte del sostén lo ofrece el salario social, sanidad, educación, prestaciones por desempleo, rentas de ayuda e inserción…componentes del estado de bienestar que cada día encuentra menores contribuyentes, muchos de ellos sumergidos, por lo que irá disminuyendo su peso y posibilidad de contribuciones sociales. (Una pescadilla que se muerde la cola)

Economía negra, invisible, clandestina… (2014)

Por los estragos de la crisis y a raíz de un informe reciente sobre la economía sumergida elaborado por Gestha, -los técnicos del ministerio de Hacienda- se ha vuelto a reabrir en la prensa el debate sobre la pérdida de potencia fiscal, minoración de ingresos del Estado, que comporta esta práctica en España. El informe de GESTHA afirma muchas cosas útiles para tomar decisiones políticas, y asevera algunas otras discutibles, discutidas, como que la economía sumergida crece durante la crisis; grandes expertos mundiales en el tema, como Schneider, autor de numerosos trabajos muchos de los cuales son patrocinados por organismos internacionales, afirman que decrece, y que el fenómeno sigue la senda de los ciclos económicos de crecimiento y recesión. Hay teorías que afirman que algunos apartados de la economía subterránea siguen el ciclo –son procíclicos- mientras otras teorías afirman lo contario, que son contra cíclicos, van en sentido contrario al ciclo.

Lejos de ser algo extraño, lo que ocurre es normal en fenómenos como éste, sometido a estimaciones variables al no existir cifras contables, precisamente por ello se denomina economía en la sombra, por su falta de claridad, apreciaciones que dependerán de los modelos de investigación y además del concepto que se utilice para definir el fenómeno, puede variar sensiblemente dependiendo de si incluye todas o unas cuantas de las actividades ilícitas o ilegales, en donde la evasión fiscal a gran escala en paraísos fiscales – muy vinculada al comercio exterior- tiene un peso muy superior sobre la economía sumergida basada en facturas sin IVA y chapuzas, como muestran los trabajos de Tax Justice Network, y Richard Murphy, o la enormidad de la economía delictiva vinculada a la droga, armas, prostitución...  


A las opiniones vertidas anteriormente añado algunos aspectos aclaratorios.

1.- La economía subterránea, la oculta, precisamente por serlo, no está cuantificada con precisión, por lo que las cifras de cualquier estudio son estimaciones más o menos acertadas, pero las cifras no tienen el mismo rango de veracidad que las de la Contabilidad Nacional. Sin entender por ello que unas son malas y las otras fetén, pero sí, que unas cifras estarán menos contrastadas que otras. A considerar un matiz importante, en plena globalización y con la expansión de los mercados financieros, los delitos de la economía clandestina son más difíciles de cuantificar y perseguir en los países altamente desarrollados al contar con mayores posibilidades de movimientos evasión y deslocalización física del dinero, por consiguiente, habría que aceptar un sesgo negativo en los estudios hacia los países de menor desarrollo.

2.- Diversos estudios sobre economía sumergida sugieren que en España a mayor actividad económica mayor economía sumergida, sobre todo cuando esa actividad como ha sido el caso estaba producida en sectores como turismo, hostelería y construcción. Situada entre un 20% o 25%, sea cual sea su medida, es clara su importancia sobre la economía española, un cuarto o un quinto de la misma no cotiza fiscalmente. En otros países europeos del sur más Bélgica, tiene ponderaciones similares y en los del norte queda situada en el entorno del 15%. Matiz que sugiere pregunta, si a mayor actividad económica, mayor economía sumergida, los países más desarrollados económicamente ¿por qué aparecen con datos de menor economía oculta? En cualquier caso, los estudios conocidos sitúan a España entre los países del Sur de Europa, más Bélgica, por detrás de los del norte, pero España queda lejos de países del Este de Europa, de África, Asia, Sudamérica y Centroamérica.

3.- De lo anterior se puede deducir que hoy en plena crisis, la economía oculta no tendría por qué haber aumentado en España. Por un lado, hay muchos aspectos y anécdotas individuales que podrían citarse en relación al IVA y las cotizaciones a la S.S., que inclinan a pensar en aumentos de ocultación al fisco para conseguir subsistir, pero, por ejemplo, serían necesarios la suma de millones de parados que cobren subsidio y realicen alguna chapuza, para llegar al dinero negro en un solo caso de corrupción urbanística durante la burbuja. La gran caída de demanda tiene un peso considerable que afecta a todos los sectores sociales y productivos, particularmente al de construcción sector muy vinculado a la corrupción fiscal. Las cifras de caídas en actividades comerciales internas e importadoras hacen notoria la reducción del gasto y consumo de familias y empresas en todos los sectores.

4.- Respecto a uno de los indicadores que se utilizan para medir sus efectos, la circulación de metálico, puede ser medido por el trasiego de los billetes grandes, hay autores que hablan de una considerable reducción de la circulación de los de 500 € por España, aun siendo todavía el país de la eurozona por donde más circulan. Diversos estudios sostienen que países con una mayor utilización de dinero electrónico presentan menores datos de economía en la sombra, en este sentido en España en los últimos años aparecen datos que reflejan se ha reducido el metálico y aumentado el % de transacciones de dinero electrónico, 2007/2011 en cinco años un aumento superior a 5 puntos.

5.- La economía sumergida es un antiguo fenómeno que se mantiene en el tiempo, con variada incidencia económica influida por hábitos fiscales históricos, y por profundos cambios recientes. Durante el franquismo existió poca práctica de pago de impuestos, se acrecienta en la democracia que concede mucha importancia a la recaudación fiscal, tanto para crear el estado de bienestar cuanto para contribuir a la caja común europea obligados por su legislación. Con el impulso de la globalización en la transición del siglo XX se produce una ruptura en las prácticas de evasión fiscal ya que los mercados globales posibilitan realizarlo a gran escala, enormes masas de dinero pueden circular con mayor libertad y velocidad por todo el planeta escapando de los controles gubernamentales. Así la economía sumergida, vinculada a comercio exterior y mercados de divisas toma otra dimensión, que, unida a la creciente importancia de los mercados de droga, armas, etc. marca fracturas y nuevas líneas de estudio de la economía en la sombra.

6.- Existen segmentos de corrupción económica sobre los que actuar para blanquear grandes sumas de dinero de fraude y evasión fiscal que podrían reducir el déficit del Estado si consiguieran aumentar ingresos fiscales, aunque solo fuera en una cuarta parte de lo estimado. Hoy parece claro que los nichos de economía subterránea no solamente son los relacionados con la chapucería, facturas con o sin IVA, -una chapuza de fontanería casera de 50 € supondrá con un IVA del 21% una contribución impositiva de 10,5 €, que al lado de la evasión fiscal de una gran corporación resulta ridícula, con ser problemática, al igual que los arreglos de las ferias, tampoco serán el mayor problema la producción de calzado en el hogar o la textil clandestina en garajes, ambas fuera de cotizaciones sociales, comparada con las gigantescas cifras vinculadas al comercio exterior, a la droga, prostitución, armas… 

La conclusión que podemos obtener de una comparativa internacional es que España tiene mucha corrupción, pero no es de los países más corruptos del mundo. Los españoles no somos tan extraordinarios, ni para lo bueno ni para lo malo, como nos quisieron hacer creer. No somos únicos entre los europeos, ni tenemos un mejor o peor pasado o naturaleza genética, los estudios históricos, los datos actuales, las comparativas de muchos tipos, no nos alejan como bichos raros de los europeos. Como hemos visto hasta ahora y seguiremos viendo más adelante estamos situados entre los eslabones delanteros de la cadena mundial en muchos e importantes aspectos. 



Una vez más debo insistir en que no se trata de minusvalorar la corrupción española, es mucha y debe ponerse remedio, denunciarse y aplicar medidas inmediatas, pero no utilizarla con la finalidad de derribar todo el edificio, si entrara en la dinámica de lucha por democracia o asalto a los cielos estaríamos falseando su importancia, tapando graves caminos de corrupción que se abren en el mundo globalizado, de los que no está exento ningún país, ninguno de los actuales, ni de los antiguos utópicamente futuros. Todos los sistemas prometen bondades, pero vemos que ningún sistema garantiza mejores resultados. Sin pruebas de ello y sí de lo contrario, tanto Rusia como China, se han constituido hoy en dos de los grandes focos de la corrupción mundial.

… el propósito de este libro ‘C de España’ es análogo al estudio de Uslaner y Rothstein en cuanto a relacionar determinadas cuestiones de la época contemporánea española con los problemas actuales.
Creemos que la falta de libertades del siglo XIX, los bajos niveles de alfabetización, la enorme desigualdad…están fuertemente relacionadas con los altos niveles de corrupción actuales y la baja calidad de la democracia. Eso nos lleva a pensar que la solución a muchos de estos problemas, y en concreto a la corrupción, no pasa por anunciar y publicar el enésimo código ético o ley anticorrupción, sino por transformar la sociedad…
‘C de España’ pág 276
  
En la comparativa internacional de corrupción mostrada anteriormente se ha pretendido destacar algunos aspectos de las nuevas formas que toma la corrupción en el capitalismo del siglo XXI, globalización y mercados financieros, por su velocidad y capacidad de mover ingentes sumas de dinero, son aspectos totalmente nuevos respecto a la corrupción del siglo XIX y la del franquismo, incluso respecto a la de la democracia de los primeros años, por tanto tiene poco rigor la idea de transmisión desde hace 200 años de corrupción española circulando como un torrente determinista que nos condicionara a los españoles hasta la propia existencia de la democracia actual.

La idea que toman los autores de ‘C de España’ de Uslaner y Rothstein, respecto a la correlación entre los bajos niveles de alfabetización de 1870 y la corrupción actual, no parece sea generalizable a todo país y momento. Y no a España. En los aspectos comparados anteriormente, respecto a los mercados financieros, evasión fiscal y economía sumergida, principalmente relativo a blanqueo de capitales en tráficos de drogas, armas, medicamentos y personas, muchos de los países implicados son occidentales altamente desarrollados, precisamente aquellos que tienen infraestructuras poderosas y personal altamente cualificado para dedicarse a esas tareas de ocultación de capitales y de realización de rápidos movimientos ilegales, son aquellos países que tuvieron fuerte desarrollo de alfabetización a mediados del siglo XIX. Reitero la manifestación expresada por Joel Slemrod, de la Universidad de Michigan, quien menciona un estudio que muestra que el 0,01% más rico de los países escandinavos evade el 30% de su renta y riqueza, supuestamente los países con menor percepción de corruptos según criterios de Uslaner y Rothstein.

jueves, 6 de febrero de 2020

Corrupción. (3) Comparativa. La evasión fiscal

Comparativa internacional de corrupción: La evasión fiscal.

Otra vía de investigación para poner en contexto el peso mundial de la corrupción española, es la evasión fiscal -otra vía fueron los mercados financieros-. En este asunto, nuevamente nos encontramos movimientos de cifras cuantiosas, billones de dólares son escondidos en paraísos fiscales para no pagar impuestos, defraudados principalmente por grandes corporaciones, empresas transnacionales, multi millonarios mundiales… Paraísos fiscales, que practican el secreto bancario, situados entre otros, en países democráticos, no en España, lo cual no les merma a esos países empatía a su testada calidad democrática. Los mayores vehículos utilizados para la transformación, blanqueo y evasión de capitales, son los grandes fondos de inversión y los grandes bancos de inversión, o banca personal, suizos, holandeses, belgas, franceses, alemanes, y del Reino Unido, además de los de EEUU, China y Rusia.



Los principales países en este sector otra vez vuelven a ser aquellos que tenían alta alfabetización hace 200 años, aquellos que desarrollaron sistemas financieros complejos y con alta capacidad económica global. Naturalmente los especialistas en esta tarea, requieren de amplias redes de profesionales expertos, en los países de las centrales bancarias y en los países de origen de las fortunas mundiales, además de políticos y reguladores tan corruptos como los defraudadores. Recientemente el profesor Joel Slemrod, de la Universidad de Michigan, menciona un estudio que indica que el 0,01% más rico de los países escandinavos evade el 30% de su renta y riqueza, supuestamente los países con menor percepción de corruptos, en este sector actúan como todos los que tienen dinero. Y puesto que estamos hablando de evasión, de ocultación al fisco, a gobiernos y a pueblos, entenderán que los datos que se transmiten por la percepción pública de corrupción fiscal no serán tan significativos como las otras formas de corrupción que afectarán al mundo político, con nítidos intereses en mostrarlos para perjudicar a los rivales.



Mientras los políticos y las instituciones se ponen en  primera línea para que les tiremos huevos, la mayoría de los grandes culpables de la crisis quedan ocultos, a salvo de nuestras iras quedan promotores, constructores, analistas, banqueros, corporaciones y bancos españoles, y alemanes y franceses,… y los grandes evasores fiscales, mil millonarios, apellidos tradicionales, y algunos políticos como demuestran las extraordinarias informaciones publicadas por ‘Tax Justice Network’, de las que iremos volcando datos. Su blog también hay que leerlo. -Con la traducción simultánea es sencillo-. La foto de portada es de la página de ICIJ.

Durante toda la historia de la humanidad, los poderosos han acumulado riquezas, aplastado, explotado, reprimido, eliminado, etc. etc. solamente después de la Segunda Guerra Mundial, los estados europeos –no en la España de Franco- comienzan a poner en marcha políticas socialdemócratas que impulsan el estado de bienestar. Esta conquista es tan reciente, que en el caso español se impulsa tras la muerte del dictador, solo tiene 35 años, desde la Transición.

Las políticas socialdemócratas, teorizan y ponen en marcha políticas fiscales para redistribuir la riqueza y mantener el estado de bienestar, -sanidad, educación, pensiones, salario social…- Por tanto, la evasión fiscal a gran escala, la economía sumergida… son actividades relativamente nuevas en un mundo que pretende cobrar impuestos para mantener el estado de bienestar, son una reacción de los poderosos que trata de reequilibrar los poderes político-económicos salidos de los equilibrios de postguerra mundial. Los paraísos fiscales, antiguamente no existían en la forma y tamaño tal como los conocemos, porque no eran necesarios para los poderosos que acumulaban lo que les venía en gana sin dar cuentas al pueblo. Otra cuestión son las luchas de poder entre ellos mismos, y los consiguientes trasvases económicos, pero nunca hacia el pueblo llano.

Hoy los mercados financieros, son el elemento diferenciador con el pasado, la transición entre aquella sociedad posterior a la Segunda Guerra Mundial y la actual, por su organización y funcionamiento son utilizados y una de las razones de los reequilibrios de poder mundial que se están produciendo. La globalización impulsa estas actividades sumergidas y de evasión y solo globalmente podrán ser frenadas. O reequilibradas, ningún estado nacional tiene capacidad por sí solo para resolver los problemas globales.  




Tax Justice Network ha publicado información sobre los países, personas y empresas que más dinero evaden y llevan a paraísos fiscales. 

Su investigación, como muestra la imagen, está causando ataques de nervios en los gobiernos e instituciones y está llamada a producir reacciones y modificar conductas. A pesar de que funcionan desde 2003, es ahora, con la gravedad de la crisis cuando sus investigaciones resultan espectaculares para la opinión pública.



Vean sus enlaces facilitados desde ayer en ‘Arian seis’, o estos informes The Price of Offshore Revisited’ -la imagen de la derecha es de este primer informe, la de abajo es del siguiente- e ‘Inequality: You don’t know the half of it’ en los que aparecen multimillonarios evadiendo impuestos de montones de países no siempre reconocidos como ricos, siempre hay explotadores que acumulan riqueza en todas partes. Desde luego no están todos, ni mucho menos, pero es destacable el enorme volumen de economía mundial que está fuera del control fiscal legal.



La evasión fiscal, el blanqueo del dinero de las drogas, comercio de armas, trata de personas, etc., sería impensable fuera realizado sin la complicidad de la gran banca internacional, que, apoyada en la globalización e inmediatez de los mercados financieros, es pieza clave de este caudal de delitos junto con los paraísos fiscales, propiciando más que en ningún otro momento de la historia el abanico de desigualdades. No piensen solamente, en los grandes bancos de inversión norteamericanos como Bank of América, Goldman Sachs, JP Morgan y Citibank que ofrecen estos servicios, están implicados los grandes bancos de muchos países, así como las Instituciones de Inversión Colectivas con sus grandes fondos de inversión, entre los más destacados europeos están UBS y Credit Suisse, Deustche Bank, además de los anteriores.


Entre los ultra ricos, no solo piensen en países desarrollados, están también China, Rusia, Corea, Brasil, México, Venezuela, Argentina…

Si piensan en cifras, sueñen con lo más alto que puedan, ya que estiman que en los paraísos fiscales hay una suma de riqueza financiera entre una horquilla de 20 y 30 trillones de dólares –trillones americanos BILLONES de dólares en la nomenclatura europea- la parte baja de la cifra equivale a la suma del PIB de EEU más Japón. La parte alta de la misma sumaría los PIB de China y EEUU. Los individuos super ricos, tienen además de en paraísos fiscales, otras formas de acumulación de riqueza en activos reales, por ejemplo, propiedades, en sus países.




El informe que están difundiendo ahora, poco a poco, está elaborado bajo la dirección de James Henry, un gran experto, ex alto jefe de la consultora McKinsey, una de las de mayor prestigio mundial, por tanto con amplios conocimientos de manejo e interpretación de cifras de instituciones globales como el FMI, Banco Mundial, Banco de Pagos Internacional, Naciones Unidas, OCDE, bancos centrales, etc. etc. con la participación de grupos de periodistas, e investigadores variados profesionalmente que facilitan información reservada, o secreta de la mitad de los países del mundo, cruzando datos secretos y oficiales.



La gran evasión planetaria descubierta por TJN, está exponiendo al público 130.000 registros sobre personas y/o empresas, de casi todos los países del mundo, aparecen 4.000 estadounidenses, 45.000 de China, Taiwán, Singapur y otros países del sudeste asiático, aparecen políticos, empresarios, militares, magnates, dictadores… 

también funcionarios gubernamentales de Azerbaiyán, Rusia, Canadá, Pakistán, Filipinas, Tailandia, Mongolia, de algún país africano, además de lo que citaba ayer -no solo piensen en ricos y desarrollados, metan también China, Rusia, Corea, Brasil, México, Venezuela, Argentina-. Como es lógico, irán desvelando historias sobre la investigación durante un tiempo, poco a poco.

El resultado ha sido posible, gracias a una organización estructurada desde 2003, con objetivos claros, sin ánimo de lucro y apoyos internacionales de voluntarios, y gracias al trabajo de los últimos 15 meses del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, -pertenecientes a más de 40 países- y de un buen número de colaboradores anónimos que trabajaban en entidades financieras vinculadas a paraísos fiscales, que llegaron a robar hasta dos millones y medio de documentos, para que un equipo de analistas, bajo la dirección de James Henry, exjefe de McKinsey, clasificara, analizara e hiciera públicos algunos resultados.

La realidad actual, una vez más, empuja a tomar medidas globales, internacionales, porque las medidas nacionales serán claramente insuficientes, lo cual quiere decir que cada país tiene obligación de hacer su trabajo, pero, además, que en la UE deben tomar políticas conjuntas, a pesar de la oposición del Reino Unido bajo cuyo paraguas se cobijan varios de estos paraísos fiscales. Francia ha empezado con grandes movimientos, con su presidente poniendo la cara, entre otras cuestiones porque aparecen dos altos políticos vinculados al Gobierno y dos grandes bancos, BNP y Crédit Agricole.

Aquí en España, -aparte de Tita Cervera, por ahora- el Gobierno, ni respira con el caso Bárcenas y Gürtell, como para esperar algo más que visitas de los inspectores de Hacienda a los montadores de casetas de la Feria de Abril, las Fallas, o los pequeños comercios y autónomos. Pero no piensen que no se conocen defraudadores, a la larga lista de los políticos que van saliendo, no olviden la lista publicada por The New York Times de hace meses, -sí, figuraba Botín- ni la gran cantidad de datos facilitados por Hervé Falciani, exempleado del HSBC (Hong Kong & Shanghai Banking Corporation) que 'arrampló' con 130.000 registros de cuentas bancarias evasoras entregados a las autoridades europeas y españolas, con las que la Hacienda española está trabajando en parte,-parece que ha recuperado unos 500 millones de los más de 6.000 millones que dicen abarca los casi 700 nombres españoles, entre los cuales hay vinculados con Gürtel y el PP- aunque no han publicado sus nombres. Es de suponer que dicha lista también fue entregada a la gente de Tax Justicie Network.

Conocer los documentos, la respuesta mundial a la gran evasión, la pueden seguir aquí–Pasen la primera pantalla, tiene acceso libre-.


Quienes son 'Tax Justicie Network', según escriben ellos mismos:

TJN es una organización británica independiente creada en 2003.
 Se dedica a la investigación de alto nivel, análisis y promoción en el ámbito de los impuestos y la regulación. Trabajamos para analizar y explicar el papel de la tributación y los efectos nocivos de la evasión fiscal. 

Nuestra red incluye:
§  Académico;
§  Contadores;
§  Las organizaciones de desarrollo y organizaciones no gubernamentales;
§  Economistas;
§  Los grupos religiosos;
§  Los profesionales financieros;
§  Periodistas;
§  Abogados;
§  Interés público y los grupos;
§  Los sindicatos
§  Otros
Nuestros objetivos fundacionales son:
§  para elevar el nivel de conciencia sobre el secreto mundo de las finanzas offshore ;
§  promover las relaciones entre las partes interesadas en todo el mundo, especialmente entre países en desarrollo;
§  para estimular y organizar la investigación y el debate ;
§  para fomentar y apoyar las actividades de campaña nacional e internacional.
En particular se pretende:
§  promover más campañas locales por la justicia tributaria, especialmente en los países en desarrollo;
§ proporcionar un medio a través del cual las cuestiones fiscales de justicia pueden ser promovido dentro de los organismos multilaterales, como las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional [FMI], la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico [OCDE] y la Unión Europea.



   
Mapa mundi de los paraísos fiscales, no existen en España, sí en varios otros países occidentales con alfabetizaciones avanzadas en el Siglo XIX. Tax Justicie Network editan periódicamente actualizado un índice sobre el secreto financieroen el cual presentan un ránking de países con mayor secreto, en relación a sus estudios y metodología que explican en la página ampliamente. En el primero que publicaron en 2009, aparecían 60 países y en el último unos cuantos más, si entran en la página cuya imagen y enlace tienen arriba encontrarán un cuadro del ránking de 2011, entrando en el cual se puede obtener información sobre cada país. A continuación, publico una lista del primer ránking del año 2009.

Destacan que: la cifra que mueven fuera de la legalidad puede estar en torno a 1.6 a 2 billones de dólares anualmente, lo cual supondría unos 250.000 millones de dólares de impuestos evadidos; que los paraísos fiscales no son solamente pequeños países, los grandes están en primera línea con zonas oscuras -La City, en el Reino Unido, o Nevada y Delaware en USA...- y las corporaciones financieras son la pieza clave del secreto bancario. Como no podía esperarse de otra forma, quienes mueven los mecanismos de los mercados financieros serán lógicamente quienes mejor podrán llevar y traer y esconder grandes volúmenes de capital, por sí mismos en operaciones exclusivamente financieras, o utilizando el comercio mundial de mercancías y materia primas del que desvían flujos a través de modificaciones en precios de transferencias.  La gran evasión y el fraude no solo se produce por la utilización de fondos del terrorismo, droga o comercio de armas, que por supuesto encuentran su mejor caldo de cultivo en el secreto financiero.

La globalización financiera es la piedra angular de estos procesos de acumulación, lavado, blanqueo, ocultación y evasión de dinero. Los controles necesarios e impedimentos legales que se quieran regular, amén de extremadamente difíciles de lograr por cualquier partido político o gobierno nacional, serán prácticamente imposibles de realizar a escala país al margen de instituciones globales, o cuanto menos regionales. En nuestro caso, en la UE, lo tendrá dificilísimo de aplicar, por la oposición enconada del Reino Unido, que protege su paraíso fiscal londinense de la City, y su montoncito de islas, así que las fuerzas que lucharan por la regulación financiera deberían cargar las fuerzas en aplicarlo primero en la Eurozona, amén de homogeneizar impuestos y la lucha contra el fraude fiscal, la exigencia de información bancaria en la zona, normas y supervisión bancaria comunes...



  
En el último ‘Índice de secreto financiero, 2018’, la lista de los principales países implicados, en orden de mayor a menor, son: Suiza, Estados Unidos, Islas Caiman*, Hong Kong, Singapur, Luxemburgo, Alemania, Taiwan, Dubai, Guernsey*, Líbano, Panamá, Japón, Países Bajos y Tailandia. Aclaran que, si la red de Gran Bretaña (*) se evaluara en conjunto, figuraría en la cima. -sin duda será uno de los aspectos que más desarrollarán tras el Brexit tratando de convertirse en el mayor paraíso fiscal del planeta-. España figura hacia la mitad de la tabla de 112 países, es decir con pocas leyes y/o prácticas de protección de informaciones bancarias que posibilitan mayor corrupción y blanqueo de capitales comparado con los países mencionados y con menos secretismos, o  protecciones al delito fiscal, por debajo, de Francia, Irlanda, Austria, Italia, Noruega… por citar solo los socios de la UE.

Los ricos no pagan impuestos. (17 abril 2013)


Sigo utilizando las informaciones de 'Tax Justicie Network', me parecen relevantes para el debate dado que muestran diferentes vias de la corrupción viejuna comparada con la actual del capitalismo siglo XXI, como se puede apreciar en algunos párrafos del libro que editan de libre acceso 'Hacednos pagar impuestos si podéis' :

‘’En marzo de 2005 la Red por la Justicia Fiscal (TJN) publicó los resultados de una investigación que demostraba que 11.5 billones de dólares de la riqueza personal de individuos ricos se mantienen en los centros financieros extraterritoriales. Además, para reducir al mínimo los impuestos o para evitar pagarlos, una proporción grande de esta riqueza se gestiona en unos 70 paraísos fiscales. Si las rentas de esta riqueza patrimonial pagasen impuestos en los países donde residen esos individuos ricos o donde obtienen sus riquezas, la recaudación tributaria adicional disponible para la financiación de servicios públicos y para la inversión en todo el mundo estaría en torno a los 255,000 millones de dólares anuales.

Más del 50 por ciento de los patrimonios totales en efectivo y en los títulos cotizados de los individuos ricos de Latinoamérica se considera que se encuentran en centros offshore. En el caso de Oriente Medio esta cifra se eleva al 70 por ciento.

En segundo lugar, la capacidad de las corporaciones transnacionales para estructurar su comercio y sus flujos de inversiones mediante sociedades filiales ficticias en paraísos fiscales extraterritoriales, les dota de ventajas significativas en materia de impuestos sobre sus competidores centrados en los mercados nacionales. En la práctica, este tratamiento fiscal sesgado favorece a los grandes negocios en detrimento de los pequeños, el negocio internacional sobre el nacional, y el negocio establecido desde hace mucho tiempo sobre el reciente. Como la mayoría de las empresas en el mundo en
desarrollo sencillamente son más pequeñas y más recientes que las
del mundo desarrollado y están más enfocadas ordinariamente hacia
el mercado nacional, nos encontramos que este sesgo intrínseco al
sistema fiscal favorece generalmente a las grandes multinacionales
del Norte sobre sus competidores nacionales en los países en vías de
desarrollo.

Tercero, el secreto bancario y la prestación de servicios de fiducia
que proporcionan las instituciones financieras globales que operan
en los centros extraterritoriales, proporcionan una cobertura segura
para el lavado de dinero sucio de los beneficios delictivos, de la
corrupción política, del fraude, la malversación, del tráfico ilegal de
armas y del narcotráfico global. La carencia de transparencia en los
mercados financieros internacionales contribuye a que los negocios
occidentales extiendan la globalización del delito y el terrorismo, el
soborno de funcionarios mal pagados y el expolio de los recursos por
las empresas y las élites políticas. La corrupción amenaza claramente
el desarrollo; y son los paraísos fiscales los que facilitan el blanqueo
de capitales de los beneficios ilícitos de la corrupción y de todos los
tipos de transacciones comerciales ilícitas.

Cuarto, la economía extraterritorial ha contribuido a la creciente
incidencia de la inestabilidad de los mercados financieros que puede
destruir el sustento de los países pobres. Los centros financieros
extraterritoriales se utilizan como conductos para las transferencias
rápidas de capital financiero dentro y fuera de las economías
nacionales, que pueden tener un efecto altamente desestabilizador
en operaciones del mercado financiero. Para proteger sus economías
contra la inestabilidad financiera, muchos países en vías de desarrollo
tienen que mantener grandes reservas en divisas fuertes. Estas
elevadas cuantías de las reservas son un gasto que pocos países en
vías de desarrollo pueden permitirse; pero disponen de pocas
alternativas ante la carencia de un acuerdo internacional sobre otras
medidas más eficaces para reducir la volatilidad del mercado.

La carencia de un marco global que desaliente la fuga de capitales y
la evasión fiscal agresiva por parte de las corporaciones
transnacionales, ha dejado tambaleándose a los sistemas tributarios
nacionales. Las legiones de planificadores fiscales que funcionan
mediante paraísos fiscales son capaces de trazar círculos en torno a
los funcionarios de los países en vías de desarrollo que
constantemente tropiezan con la falta de transparencia y de
cooperación del sector de los servicios financieros. Los abogados,
consultores, auditores y banqueros abusan de su estatus profesional
para facilitar el comportamiento dañino y antisocial simplemente por
los elevados honorarios que pueden ganar trabajando en paraísos
fiscales. Su actitud hacia la democracia y la sociedad en general fue
resumida perfectamente por un asesor fiscal británico que en 2003
decía a la prensa que “no importa qué legislación esté vigente; los
asesores y los abogados le darán siempre la vuelta. Las normas son
normas, pero están para saltárselas”.

 El valor de la riqueza extraterritorial

‘’Resulta difícil obtener datos sobre el valor de las fortunas mantenidas en offshore, extraterritorialmente, porque ni los gobiernos ni las instituciones financieras internacionales parecen ser capaces de conseguirlos o no quieren investigar el alcance global de los paraísos fiscales.

El Banco Internacional de Pagos (BIS en siglas inglesas) registra los depósitos bancarios por países. Según sus estimaciones, en junio de 2004 unos 2,7 billones de dólares estaban en offshore del total de 14,4 billones de dólares en depósitos bancarios. Esto significa que se mantiene
extraterritorialmente un quinto de todos los depósitos aproximadamente.

Pero, esta cifra se refiere solamente al dinero en efectivo, excluyendo los restantes activos financieros como valores, acciones y obligaciones y el valor de activos tangibles como propiedades inmobiliarias, oro e incluso
yates registrados en la extraterritorialidad, así como las participaciones en entidades de estos paraísos fiscales. Todos estos activos son controlados ordinariamente por sociedades offshore o extraterritoriales, fundaciones y fideicomisos; estos últimos ni siquiera están registrados ni mucho
menos se les exige que presenten informes anuales de cuentas. Por lo tanto, la realidad es que se desconoce y es muy difícil de determinar el valor de estos activos.

En 1998, el Informe sobre Riqueza Mundial de Merrill Lynch/Cap Geminis estimaba que un tercio de los patrimonios de los individuos acaudalados * se mantiene extraterritorialmente. Según su Informe más reciente, en 2002/3 el valor de los activos de estos ricos con activos financieros líquidos de un millón de dólares o más, ascendía a 27.2 billones, de los cuales 8,5 billones de dólares (el 31%) estaban en la extraterritorialidad. Y esta última cifra va aumentando en 600,000 millones aproximadamente al año, por lo que la cifra actual se eleva a los 9,7 billones de dólares.

El Boston Consulting Group (BCG) en su Informe de la Riqueza Global para 2003 publicó una estimación ligeramente inferior, que estimaba en 38 billones de dólares los patrimonios totales de los individuos acaudalados en depósitos en efectivo y en títulos cotizados, que se desglosa por
región geográfica de origen como sigue:

Hay un tercer modo de estimar el valor de los activos líquidos extraterritoriales. Los datos publicados en un Informe por la sección de investigación del Grupo de consultoría global McKinsey & Company, muestran que el capital financiero global total ascendió a 118 billones de dólares en 2003’’