viernes, 29 de agosto de 2014

Memoria Histórica. Presentado informe del relator de la ONU


Presentado el ''Informe del Relator Especial sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición''. 

¿Por qué cuesta tanto sentirse español? ¿ por qué es tan débil el patriotismo democrático español?  Muchas de las respuestas giran en torno a este informe que nunca deberían existir motivos para haberse realizado ¿Hasta cuando en las cunetas?





sábado, 16 de agosto de 2014

Competitividad en la UE y España. 3


Europa pierde competitividad respecto a EEUU. Y muchos otros países. España retrocede en relación a objetivos y perspectivas de 2020.








El descenso de la curva indica un aumento de competitividad. 
España gana respecto a la UE, en la medida que caen los precios interiores, pero pierde respecto a muchos otros países, por ejemplo los BRICS, debido a la excesiva fortaleza del euro que encarece nuestros productos y servicios.


jueves, 7 de agosto de 2014

Informe Global Competitividad 2013-2014


Al igual que en otras ocasiones vuelco informes sobre competitividad. Nuevamente llamando la atención sobre la diversidad de factores que influyen en ella, y no solo el salario, como pretenden los carcas de nuestros dirigentes empresariales y gobernantes. Imposible mejorar nuestra situación poniendo el énfasis en la precariedad salarial.








miércoles, 30 de julio de 2014

Ideología y voto. Izquierda y derecha se mueven. 3




En los dos cuadros correspondientes al apoyo a la democracia y al franquismo, publicados en la obra citada de Torcal y Medina, se muestran movimientos inversos en el transcurso del tiempo desde 1980 al 2000; ascenso continuado de apoyo a la democracia por parte de los sectores de Centro derecha y Derecha; y descenso de apoyo al franquismo, de menores proporciones que el apoyo a la democracia, de esos mismos dos grupos de individuos. Ambos movimientos forman parte de un proceso de cambios en los que el PP va tomando el centro en la segunda mitad de los noventa.

Llama la atención el aumento de apoyo al franquismo en los sectores de Izquierda y Centro izquierda, desengañados del proceso democrático, como en otras ocasiones, en esos sectores no es oro todo lo que reluce, también puede observarse un nivel de religiosidad, y porcentajes significativos de individuos, que están en contra de los impuestos, aparentemente instrumento básico de las políticas de izquierdas. La cuestión a plantear es: El PSOE fue votado mayoritariamente por sectores 1.2.3.4 definidos como izquierdas, precisamente por ser un partido de centro izquierda cuyas políticas raramente podrían ser consideradas izquierdistas, los electores podrían haber optado perfectamente por otras opciones, entre ellas PCE/IU si querían posiciones más izquierdistas, y no lo hacían, ¿no cabría pensar que, tanto los electores como el PSOE eran más centristas que izquierdistas? 

Lo que no parece tener mucho sentido es, defender que los electores fueran de izquierdas y el PSOE no; probablemente los electores no eran tan de izquierda como decían cuando se autoubicaban en las encuestas, tanto electores como partidos iteraban entre sí, se relacionaban aspiraciones y sueños, que entonces tomaron preeminencia en forma de integración europea y democracia representativa en una sociedad de mercado. Electores con intereses por un lado y diferentes a los intereses de partidos por otro, supone desarrollar la tesis sobre un engaño masivo efectuado por los socialistas a millones de electores durante muchos años, como si hubiera existido en los ochenta una base social izquierdista con querencias revolucionarias, lo que lleva implícito considerar un poco tontos a millones de ciudadanos que votaban continuadamente PSOE, como si no se hubieran enterado de las políticas de los gobiernos González, pero, si no se enteraron ¿Cómo explicar los millones de horas perdidas por huelgas de millones de trabajadores durante esa etapa? Y sobre todo, si querían opciones más izquierdistas, ¿por qué votaron al PP de Aznar?


Una explicación sería aceptar que la mayoría de la población quería opciones de cambio democrático, mostrando apoyos a políticas burguesas democráticas que veían representadas en el PSOE, al fin y al cabo diferentes a las de la derechona, ese conjunto de ideas y políticas de distintos grupos; fascistas, franquistas sociológicos, nacionalcatólicos, liberales, carcas, ultras, neocatólicos, neocons… y sectores de poder económico vinculado al Estado, el capitalismo de amiguetes, cuyos mimbres se mantienen al menos desde la guerra civil. Parte de estos sectores se pueden encontrar en todos los partidos, pero no con el peso que tienen en el PP. Sectores económicos relacionados con las prebendas de contratas y concesiones estatales surgieron al calor del PSOE y otros partidos, pero fueron mezclándose con poderes emergentes que se generaban formando nuevas relaciones entre poder político y económico.

Las relaciones entre poderes cambiaron tras la Transición. A pesar de que existan sectores que mantuvieron su poder, por ejemplo la banca, los gestores-dueños de aquellos grupos bancarios de los ochenta tienen poco que ver con los actuales; la banca sigue ostentando un gran poder, pero las personas físicas o jurídicas detentadoras del mismo son diferentes. No es cierto que siguieran los mismos individuos en el poder político y económico, no se sostiene analizando filiación de los grupos de poder, las grandes corporaciones del IBEX o las empresas estratégicas, los grupos de comunicación y telefonía, poderes autonómicos, etc. Durante la etapa PSOE una nueva generación de burgueses, empresarios, gerentes, clases medias, directivos… se incorpora a puestos preeminentes, ampliando la base social de apoyo socialista hacia el centro, como en otros países europeos, pero no es menos cierto que amplios sectores sociales situados a las izquierdas apoyaban estos cambios.

No puede considerarse engaño a sus electores, -mayoritariamente de centro izquierda y centro derecha- ya que su práctica política, discursos y documentos públicos, durante estos largos años fue refrendada en varias elecciones, locales, autonómicas, generales y europeas, hasta que a mediados de los noventa los ciudadanos retiran por primera vez su confianza al PSOE, posteriormente se la devolverían en 2004 y 2008 hasta la retirada actual en esta etapa de crisis. En 1996 los electores optaron por otra opción, pero en este caso no giraron a la izquierda sino que eligieron una más derechista, el PP de Aznar, al que dieron mayoría absoluta en el 2000. Aquellos individuos que preferían una versión más izquierdista, votaban en menor medida a IU, quien durante muchos años no levantó cabeza, hasta ayer. -El sistema electoral perjudica claramente a IU y UPyD en cuanto representación por votos, pero las diferencias de apoyos con el PSOE son notorias mirando solo el número de votos olvidando los parlamentarios logrados-.

La ideología se fue reconstruyendo, la sociedad de consumo se extendía, lo cual impulsa otros valores desde bases materiales diferentes, las ideas neoliberales avanzan con mayor facilidad sobre un nivel de necesidades básicas cubiertas –no hay hambre ni la miseria es mayoritaria- y también se ve favorecido su impulso como contraposición a la implantación de un estado de bienestar, etc. Pero los procesos sociales son lentos, Mariano Torcal y Lucía Medina escriben en ‘Ideología y voto en España 1979-2000: los procesos de reconstrucción racional de la identificación ideológica’: ‘Durante los años ochenta el PSOE dominaba en la posición de centro, y no es hasta 1993 cuando el grado de proximidad al PP supera al del PSOE; es decir, el proceso sobre el que se asienta la victoria del PP en las elecciones de 2000 empieza a gestarse con bastante anterioridad a su primera victoria de 1996’

viernes, 25 de julio de 2014

Ideología y voto. Izquierda y derecha se mueven. 2


La consideración del electorado sobre donde creen que están situados los partidos, en el cuadro del CIS de octubre de 2009, en plena crisis, aunque antes de anunciar los recortes de mayo de 2010. Al PSOE le ubican como partido de izquierdas un 10.8% y de centro izquierda un 41.6% del electorado, de centro un 21.4%, de centro derecha un 3.2% y de derecha un 1%. Pueden ver la inversa en las cifras del PP, aunque más cargados a la derecha. Los datos están muy alejados de la idea que transmiten algunos militantes o líderes de formaciones resumida en la consigna PP=PSOE, o la de todos son iguales. 

A UPyD, lo definen los electores como de centro izquierda, centro y menor peso centro derecha, desde luego no lo consideran partido facha o de extrema derecha como vemos en muchas redes. Que los partidos A o B puedan tener dentro fascistas no quiere decir que esos partidos puedan identificarse como tales; recuerden siempre que el fascismo significa escuadrones organizados que gustan de la violencia y el amedrentamiento en su actividad política.

Si el PSOE fue el partido mayoritariamente votado durante 1982/1996, no lo fue por ser el más izquierdista, la mayoría de la gente lo eligió precisamente porque no lo era, -en 1980, un 50% del electorado centrista se sentía cercano al PSOE, mientras que en el 2000 son un 19%  10 puntos por debajo de los cercanos al PP-. En los años ochenta se produce el referéndum OTAN, firma de acuerdos con EEUU, la reconversión industrial, miles de obreros fabriles son echados a las calles, ruptura con UGT y la huelga general de 1988... no eran signos de izquierdismo en el partido del gobierno, poca gente podría sentirse engañada mas de una semana por aquellas políticas, pero los electores les votaban mayoritariamente, una y otra vez.

Si los ciudadanos hubieran querido mas izquierdismo hubieran votado a IU, o cualquiera de los grupos que se quedaban en la cuneta desde las primeras elecciones –se presentaban un total cercano a 70 grupos o listas muchas de las cuales eran de extrema izquierda, en las elecciones de 2008 se presentaron 1.111 candidaturas. Las cifras no son homologables porque un grupo o partido puede presentar varias candidaturas en varias circunscripciones-. Los electores en el pasado eligieron masivamente al PSOE porque desarrollaba políticas y discursos con elementos de izquierda no extrema y de centro suficientes como para recoger el voto mayoritario de amplios conjuntos de población que consideraban satisfechos sus intereses y expectativas de mejora de sus condiciones de vida, y lo preferían a votar izquierda extrema o PCE/IU. 

(Los cuadros siguientes, elaboración Manuhermon para 'Arian seis' con datos del Ministerio del Interior refrescan resultados de las elecciones de 1979 en la extrema izquierda, sobre un censo electoral de 26.836.490, se presentaron 753 candidaturas al Congreso. El PSOE obtuvo 5.469.813, PCE-IU 1.938.487)




Hasta que las mayorías cambiaron de signo en la segunda mitad de los noventa, hasta la guerra de Irak, probablemente influenciadas por las modificaciones producidas en sus vidas durante años anteriores, habían logrado unos niveles de desarrollo económico, social, y político que actuaban como base para desear otros cambios, los aspectos económicos pierden importancia y cobran mayor peso en las decisiones electorales aspectos morales y sociales. Las izquierdas 1.2, pierden fuerza entre 1996/2003, justo el período cuando se empezó a joder todo, en el que se incuban muchos de los males actuales, globalización, emergentes, burbuja inmobiliaria y de crédito, corrupción...

El problema de mirar grandes períodos temporales, es que se pierden los cambios producidos entre medias, si la sociedad está siempre en movimiento y miramos nada más que extremos largos, perderemos la posibilidad de aclararnos mucho de lo ocurrido; si solo estudiamos inicio y final de un período de 30 años, no veremos las ondas intermedias que se produjeron entre fin y comienzos de siglo, que son las que más inciden en la situación actual del socialismo. Miren lo reseñable en una onda larga, los votos al PSOE de los grupos 1.2, izquierdas, que son un 30% en 1979 aumentan hasta duplicarse en 2008 pasando a un 60%; el centro izquierda votó PSOE en un 50% en 1979 y un 80% en 2008. Pero en el medio del período los apoyos de electores centristas al PP pasaron en el 2000 a ser de un 50% mientras al PSOE lo eran de un 20%. A finales de siglo los abstencionistas de izquierda y extrema izquierda crecen mientras disminuyen los de sin ideología, derecha y centro derecha, que lógicamente basculan hacia el PP afirmando sus éxitos entre 1996/2004.

El éxito electoral del PP se constata en las elecciones de 1996/2000 pero se va fraguando desde los inicios de la década con votos en aumento y la consideración de partido centrista, creciente entre sus votantes de derecha y centro, coincidente con la aceptación del régimen democrático y de la Constitución por los electores de centro, centro derecha y derecha. Desde entonces tenderán a apropiárselos expulsando al resto de izquierdas que no presentarán oposición en cuanto a defensa de la Constitución.

Los siguientes cuadros proceden del trabajo 'Las elecciones Generales en España 1977-2011' Dirección General de Política Interior. Unidad de Apoyo. Gabinete de Estudios Electorales.





miércoles, 23 de julio de 2014

Ideología y voto, izquierda y derecha, se mueven. 1


‘’ La ideología entendida en términos de izquierda, centro y derecha ha tenido un papel protagonista en la historia de España y sigue desempeñando un papel crucial en la vida política actual del país. Los españoles, a la hora de votar, dan más importancia a la ubicación ideológica de los partidos políticos en términos de izquierda-derecha que a la clase social a la que representan. Si bien ambos aspectos están relacionados, la ideología es algo complejo que abarca muchos temas. ‘’
¿Quiénes son y cómo votan los españoles ‘de izquierdas’? Guillermo Cordero García, Irene Martín Cortés. Documento de trabajo 164/2010 Fundación Alternativas.

En el camino para conocer un poco más nuestras izquierdas a través de las encuestas, merece la pena pararse en una foto del trabajo anterior. Si importante es saber cuántos españoles son de izquierdas, y como se mueven en el transcurso del tiempo, tanto o más importante es conocer, cómo son, para ello vamos a resumir sucintamente unos rasgos generales de quienes se ubican en el espectro de izquierdas, 1.2.3.4 del CIS, con el apoyo del trabajo anteriormente citado ¿Quiénes son y como votan los españoles de izquierdas? que toma datos del CIS fundamentalmente de 2007/2010.

Se denominan mayoritariamente socialistas, en torno al 40%, y otros grupos por debajo del 15% se definen como comunistas y nacionalistas y socialdemócratas.

En general cuanto más a la izquierda, más defensa del diálogo con ETA para su disolución, más defensa de autonomía e independencia y menos orgullo de sentirse español.

Respecto a conductas relacionadas con el medio ambiente, las izquierdas utilizan algo más que el centro y derechas, contenedores para reciclar, economizar agua y utilizar transporte público.

En cuanto al tema de igualdad entre hombre mujer, también a las izquierdas encontramos algo más defensores de igualdad, de flexibilizar horarios, y de permisos de paternidad. No así en la defensa por ley de listas cremallera o de contratos de trabajo en iguales condiciones.

En relación con la religiosidad, hay muchos más católicos practicantes en los centros y las derechas que en las izquierdas.

Los derechos de homosexuales son aceptados/defendidos abrumadoramente más en las izquierdas.

Derechos a fecundación artificial, y anticonceptivos se identifican en mayor grado con las izquierdas y los derechos a eutanasia, aborto y suicidio, son aceptados masivamente en las izquierdas por encima de centros y derechas.

Memoria histórica y vínculos sentimentales e ideológicos con la II República se encuentran mucho más extendidos en las izquierdas.

Políticas fiscales, y gasto público en defensa, seguridad, cultura, sanidad, seguridad social, transporte… ofrecen menos diferencias entre izquierdas, centro y derechas. Los más favorables a la recaudación fiscal del Estado son los de centro izquierda.

Los españoles colocan a IU y PSOE muy cercanos entre sí y a una distancia considerable al PP. en el cuadro siguiente apreciamos los votantes de izquierdas de IU, PSOE y PP.

Los ciudadanos de extrema izquierda aparecen con un nivel educativo más alto que los de centro izquierda, lo que quiere decir que los votantes de IU tienen mayores estudios que los votantes al PSOE, mayoritariamente con estudios primarios.  -Los que poseen una titulación universitaria optan por el PP y por IU en mayor medida que por el PSOE. Guillermo Cordero García, Irene Martín Cortés-.

El cuadro procede del trabajo citado ¿Quiénes son y cómo votan los españoles ‘de izquierdas’? Guillermo Cordero García, Irene Martín Cortés. Documento de trabajo 164/2010 Fundación Alternativas.


Los resultados anteriores son una buena radiografía de las izquierdas ubicadas en, 1.2.3.4 del CIS, pero conviene precisar unos matices, ya que un error muy común en activistas y militantes, es considerar a los individuos que están integrados en cualquiera de los grupos izquierda-derecha, como poseedor de todos los valores juntos que fueron atribuidos a esa categoría, sin percatarse de que no todos los individuos contienen la suma de todos los atributos, a unos les faltarán unos y tendrán otros, serán más igualitarios con las mujeres pero no verán con buenos ojos la homosexualidad, otros serán menos ecologistas y nacionalistas, orgullosos de sentirse españoles y poco católicos, o muy religiosos y menos sindicalistas, etc.

Además, el que la mayoría de individuos situados en esos grupos 1.2.3.4, sean como se indica anteriormente, no quiere decir que no existan minorías con tendencias cercanas a centro y derecha, -como sucederá a la inversa- siempre hay porcentajes de componentes definitorios muy variados en personas situadas en todos los grupos, así no es excepcional encontrar franquistas en la izquierda y votantes de extrema izquierda, que están en contra de la igualdad, son adictos a las procesiones y están contra los impuestos, o contra el estado de bienestar. Y por supuesto luego están los cambios que se pueden producir en el transcurso del tiempo.

domingo, 20 de julio de 2014

Las izquierdas a través de los datos. No es oro todo lo que reluce. 3


La idea de que similares valores ideológicos y cosmovisión del mundo impregnan toda la sociedad podría tener bastante veracidad en el mundo occidental. Pero en este asunto de la autoidentificación como izquierda  o derecha a título personal parecería como si muchos electores autoubicados en las izquierdas estuvieran mintiendo en cuanto a su consideración de lo que son, dada la proliferación de voto a la derecha, de pertenencia religiosa, o de defensa de mayor desigualdad social,  como recordarán del cuadro anterior los apoyos al concepto de mayor igualdad se derrumban desde el 81 en 1980 al 32 en 1996, amén de los profundos cambios de valores practicados en la vida diaria a partir aproximadamente de mediados de los noventa.

Que los indicadores de izquierda-derecha sigan manteniendo cifras similares a pesar de los cambios observables, podría encontrar explicación si los atributos, valores, asignados como de izquierdas fueran considerados de mayor categoría y preferencia moral que los de la derecha por el conjunto de la sociedad, de tal forma que cada individuo tienda a considerar esos valores cercanos a sus preferencias como parecen sugerir los cuadros del CIS del año 2000 arriba. Llama la atención la consideración de europeísmo como mas definidor de derecha que de izquierda. Patriotismo, parece un valor solo de la derecha, en el caso de España, pero no así en las antiguas repúblicas socialistas, o en las revoluciones sudamericanas o de otros países, aquí es evidente que existe un problema sobre este aspecto. Mi opinión sobre el patriotismo democrático, en las izquierdas y en las derechas. Lo curioso es contrastar patriotismo con nacionalismo, aquí ya lo recoge un porcentaje significativo como valor de izquierda

Socialismo, Feminismo y Ecologismo tienen preeminencia a ser considerados valores de izquierda, pero sin desdeñar que existen porcentajes que los consideran valores de derecha, y que los dos últimos pueden considerarse áreas de conflicto entre los partidos socialdemócratas y de izquierdas en la medida que son conceptos trasversales a la clase social, cuya mayoría de ciudadanos los consideran mas inclinados a la izquierda. Internacionalismo y pacifismo, parecen tener mayor peso en la consideración de valores izquierdistas, pero con fuerte valoración como de derecha, sobre todo internacionalismo.


En el cuadro de 2011, igualdad sigue reconocido como valor de izquierdas, pero matizo con la apreciación anterior respecto a su desplome desde 1980, en general todos los valores se identifican más con la izquierda, honradez, derechos humanos, libertad, progreso, solidaridad, idealismo, tolerancia, por tanto un individuo a título personal debería considerarse mejor al identificarse con la izquierda como depositario de tanto valor superior a la derecha; a pesar de que luego vote derecha, y prefiera otros comportamientos definidores de la derecha actual, tales como menor solidaridad, intransigencia con la emigración, minusvaloración de lo público, o se considere catolico, cerca de un 80% de la totalidad de encuestados, lo cual necesariamente implica que amplias mayorías de ciudadanos de izquierdas estén en este lote.





Los sentimientos positivos que inspira la política, como: entusiasmo, compromiso o interés; solo mueven a un 15.4 % de los encuestados, lo cual induce a pensar que amplios sectores autoubicados entre las izquierdas se encuentran fuera de este resultado, o mejor dicho, forman parte del 82% de población restante a los que inspira, indiferencia, aburrimiento, desconfianza, o irritación.