jueves, 30 de octubre de 2014

Enorme corrupción. Pero contextualicemos para no suicidarnos

Más que nada, para contextualizar, para ‘templar gaitas’, para no suicidarnos políticamente pensando que todo es una mierda y no tiene arreglo, salvo rezar y encomendarnos a algún santo. Y sin ánimo de rebajar las dosis de indignación.
La corrupción aumenta? O sube la percepción de la misma? Son dos cuestiones diferentes. Los estudios de referencia internacionales sobre el tema, que publiqué días pasados, por ejemplo de Trasparency Internacional y el trabajo de Manuel Villoria y Fernando Jimenez, reflejan que aumenta la percepción en estos años de crisis, la gente es más consciente de que existe corrupción, la ve ahora más que antes, lo cual es normal, en crecimiento todo es Jauja, la fiesta tapa nuestras miserias, el caso de la Comunidad Valenciana, o Cataluña, son referentes de apoyos masivos a los corruptos, porque son  nuestros ladrones.

En cualquier caso, en las comparaciones internacionales de corrupción España sale mal comparada con unos pocos países democráticos occidentales, pero bien en relación al conjunto del planeta, y en situación relativamente mala en comparativa europea, según los cuadros que publiqué hace días, procedentes de la Comisión Europea y de World Values Research.

Mi impresión es que la corrupción que sale y se descubre ahora es la producida fundamentalmente en los años gloriosos del España va bien, cuando se incuba la burbuja inmobiliaria y de crédito, construcción pública y promociones inmobiliarias fueron un caldo de cultivo apropiado para las mafias, máxime con la descentralización urbanística existente en España que concede inmenso poder a garrulos y mafiosos de cualquier pueblo y Comunidad Autónoma; la corrupción actual tiene que ver también con la privatización total de las empresas públicas que genera una estructura gerencial empresarial de allegados a los amigos del Gobierno.

Por supuesto tiene que ver con el poco poder decisorio de los afiliados, simpatizantes y votantes, de partidos y sindicatos, grupos que dominados por clanes y cúspides que se eternizan en los cargos, no permiten remociones, debates e intervenciones decisorias distintas a las oficiales, bloquean posibilidades de cambios, impiden o dificultan la posibilidad de elección y decisión. Las cúspides de partidos controlan demasiadas instituciones a través del nombramiento de representantes. Nos acercamos velozmente a Italia en cuanto a estar interpenetrados los partidos por redes clientelares, porque una vez conocido el poder de los partidos, las mafias tenderán a controlar, comprarán de mil maneras a esas personas con capacidad de decisión sobre presupuestos de miles de millones de euros.

Y todavía no han salido muchas otras corrupciones, por ejemplo, en el tema drogas en instituciones de seguridad, militares, o en Iglesias, ONG’s, etc. etc. tal como acostumbramos a ver en muchos países del mundo.

martes, 28 de octubre de 2014

Salen muchos corruptos. Y muy pocos corruptores

Todo se inunda de corruptos en los medios de comunicación, que nunca muestran a los corruptores. La verdad hay momentos en que uno grita ‘paren el mundo que me bajo’, pero ante la insistencia de la prensa en mostrarme casos, personajes y personajillos del mundo político, mi educación intelectual me obliga a plantearme preguntas más allá de la evidencia, porque dudo mucho de que la esencia coincida con la apariencia.

Se están descubriendo muchos casos, centrados en el mundo de los políticos pero llama la atención que sin salpicar otros mundos económicos y empresariales. Cuando sale un político al que han untado, nunca aparece a su lado la mano que se benefició del soborno, los dueños de los terrenos recalificados, o la empresa que construyó los hospitales, o aquellos otros que ganaron la concesión de basuras, o a los que se concedió aquella subvención, etc. etc.

Las dudas me asaltan ante la insistencia de tantos periodistas y medios de comunicación en mostrarme la carnaza, lo corruptos que son los políticos, es como si un mago/ilusionista estuviera actuando en el escenario y dirigiera mi mirada a una dirección, mientras con la otra mano hace los trucos de magia que no quiere que nadie vea. Que existe corrupción entre los políticos parece evidente, que requieren un castigo que debe incluir echarlos no lo duden, aunque no olviden que las tres cuartas partes de alcaldes imputados volvieron a ser reelegidos electoralmente, la corrupción valenciana se apoyó en mayorías absolutas una y otra vez, los ERE andaluces se asentaron en tramas instaladas a lo largo del tiempo alrededor del poder político…

Pero, vean un ejemplo, mientras las famosas tarjetas opacas de Caja Madrid, unos 15.5 millones de euros, son agitadas por todo el mundo, al mismo tiempo se producían las noticias relegadas a tercer plano, sobre los costes de la paralización de actividades del almacén de gas Castor frente a la costa levantina, nos va a costar a los españolitos entre 1.500 y 2.000 millones de euros, porque el empresario de la corporación adjudicataria, Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, metió en el contrato/concesión una clausula/aval para que el Estado asumiera los costes si el negocio no funcionaba. Por descontado los beneficios de existir, irían a los bolsillos privados.

En la misma corporación Bankia-Caja Madrid, podemos comparar los 15.5 millones gastados con las tarjetas en masajes, lencería, alcohol, ropa, hoteles, restaurantes… con los cientos de millones concedidos en préstamos ruinosos a inmobiliarias para suelos o promociones ‘dudosas’, o los créditos concedidos en condiciones ventajosas a empresarios de renombre, o los negocios desarrollados pagando el doble o triple del valor de mercado por compras de arte, o de bancos… No podemos compararlo, porque seguimos sin saber la lista de beneficiarios de las operaciones de crédito ruinoso, que quizás hasta eran legales. No se debe minimizar a los sinvergüenzas de las tarjetas, muestran el lodazal que rodea muchas cloacas del poder, pero no olviden que esas tarjetas tenían como misión pagar su silencio, se los untaba por callar. ¿Por callar qué?

Supongo que la profusión de casos de corrupción política que surgen cada día, que aumentarán de cara a las elecciones, en parte se explican por: la crisis económica que ha generado el clima de hartazgo en la ciudadanía, antes ante el conocimiento de situaciones parecidas las apoyaba en ocasiones con mayorías absolutas; por la propia crisis que ha reducido las oportunidades de trapicheos de algunas tramas, lo cual produce peleas entre corruptos que tiran de la manta; por la propia existencia de la UDEF, la unidad especial de investigación que lleva unos cuantos años trabajando y afloran resultados; por algunos corruptos pillados, novias, amantes, socios,… los cuales tiran de la manta facilitando pistas a cambio de pactos de minoración de penas o por despecho; por la propia lucha política entre partidos, ahora en situación crítica, por lo que sacan algunos dosieres que fueron acumulando durante años;…

No descarten que medios de comunicación y periodistas, fueran azuzados por particulares poderes económicos para que agitaran la corrupción política y así poder tapar la enorme, la gigantesca corrupción económica, tan cerca de la crisis, tanto por su contribución a generarla como por utilizarla en su provecho. Así que, todos a la cárcel, pero no dejen de buscar corruptores y mirar cuanto nos roban los grandes negocios.

domingo, 26 de octubre de 2014

Cataluña independiente. Relaciones con Europa

Una primera mirada basada en datos nos servirá para ver de dónde venimos y donde estábamos al comienzo del siglo. En el cuadro de Convergencia de las CCAA con la UE, 1980-2001, se muestra para los años 1980 y 2001, período democrático anterior a la crisis actual, el nivel relativo de riqueza PIB per cápita de las CCAA en relación con la Unión Europea, reducida, antes de la ampliación a 27 –hoy 28-. La comparación pues será con  UE-12 en 1980 y UE-15 en el año 2000, estableciendo la media de la UE en 100. En el año 1980 ninguna Comunidad española de las 17 llegaba en PIB per cápita a la media europea, lo que sí hacen en el 2001  cinco de ellas entre las cuales está Cataluña y otras cinco más crecen y se aproximan a los valores que tenían las avanzadas de 1980. Quedan rezagadas en la cola, Extremadura y Andalucía, seguidas de Castilla-La Mancha y Galicia. Entre medias en la zona fría algo más templadas, Canarias, Castilla, Asturias y Murcia.

                       
 ‘Lecciones de economía española’ VVAA. Directores, José L. García Delgado y Rafael Myro. Thomson, Civitas. 7ª ed. 2005





La mayor operación de solidaridad de la historia Crónica de la política regional de la UE en España. José Luis Gonzalez Vallvé Miguel Ángel Benedicto Solsona. Comunidades Europeas, 2006

La UE no puede despojar a los ciudadanos de sus derechos de forma unilateral. Por lo tanto, Cataluña y España seguirán siendo miembros de pleno derecho de la UE.
Asamblea Nacional Catalana. Razón núm. 14

Lo dijo Blas, punto redondo, los independentistas determinan y deciden, no les cabe pensar que quizás las leyes que conforman la Unión Europea -500 millones de habitantes la UE, de los cuales 300 millones son la eurozona- no les permitan tener razón. Europa no despoja a los ciudadanos catalanes de sus derechos, en el caso de una secesión, son los independentistas quienes lo hacen, son ellos quienes toman la decisión unilateral de salirse de España, por tanto despojan a los ciudadanos catalanes de los derechos eurocomunitarios. España es el estado firmante de los tratados de la UE, la eurozona, Schengen… los catalanes son europeos, políticamente hablando, en tanto son españoles, ciudadanos del estado firmante, no existen territorios miembros, sino Estados firmantes de los tratados. La idea de salirse de España, comporta salir de Europa, para luego volver a solicitar la entrada negociando los acuerdos de asociación que decidan, es como poco, estrambótica. Salir para luego volver a entrar, romper una situación queriéndola reconstruir poco después, ¿Y si la nueva situación encontrara dificultades que retrasaran varios años la solución ideal? Y si no fuera posible ¿quien se responsabilizaría y en qué manera?

La adhesión de un nuevo socio representaría modificar los tratados existentes por lo que requeriría la aprobación por unanimidad de los estados firmantes, por lo tanto no cabe la ilusión de salir Cataluña de España y por tanto de la UE y eurozona y seguir, una vez fuera como nuevo estado dentro, perteneciendo de pleno derecho a la UE. Es un absurdo. En un trabajo del año 2000, Andrés Ortega y José M. Areilza,  ‘Excisión y Permanencia en la Unión Europea’, ‘Prospectia’, realizaron una prospectiva sobre el asunto, a partir de la experiencia y leyes comunitarias llegando a la conclusión de imposibilidad de salida y entrada, poniendo el acento en la pretensión europea de integración como fuente básica de la creación de la UE y citan los casos producidos en la CEE/UE: Groenlandia, salida sin secesión, a petición propia; Argelia, declaración de independencia y constitución como nuevo estado, implicó su salida; la integración de la RFA por Alemania, supuso la inclusión automática.

El proceso soberanista parece estar repleto de ocurrencias aprovechando la coyuntura que presentaba la sentencia del Estatut, la crisis económica y el tricentenario de 1714. Las decisiones que se conocen están sustentadas en castillos de naipes, pero arrastrarían a millones de personas sin estar soportadas en acuerdos que permitan conocer con claridad los riesgos y costes para ser tomadas. El eje de agitación y propaganda ha sido un éxito para el independentismo, no así la seriedad y rigor que debería acompañar un proceso plagado de incertidumbres que permitiera tomar decisiones soportadas en evidencias o cuanto menos contar con supuestos lo más ciertos posibles como consecuencia de algunos acuerdos o pactos con las partes, en este caso el Parlamento español.

Desconocemos una propuesta concreta realizada por la Generalitat al Gobierno y Parlamento español sobre la pretendida independencia, solo unas frases que marcaban deseos no ajustados a la realidad, como el de Catalunya independiente que nacería como estado en la UE, por el simple hecho de desearlo, desmentido ampliamente por la legalidad vigente. La cantidad de cribas legales que debería pasar una asociación o acuerdo de un nuevo estado, imprescindibles gran parte de ellos con la aprobación de España lo explica muy bien un experto – ‘1.960 escalones’ de José Ignacio Torreblanca- también conocemos variadas declaraciones de autoridades de la UE que poco a poco se manifiestan en el sentido de que una secesión de una parte de un estado miembro quedaría fuera de la UE y para entrar como nuevo estado miembro tendría que solicitarlo siendo necesaria la aprobación de todos los países, de forma unánime, tal como se toman las decisiones en la UE.

Quieren convencer a la población de que la separación es posible, sencilla y sin costes aparentes. Una vez más en la propaganda por la independencia parece que establecieron las conclusiones a priori, a partir de las cuales elaboran supuestos que sin duda conducen al objetivo deseado. La cuestión es que parten de entrada de hipótesis improbables, al menos en el corto plazo, pertenencia de pleno derecho a la UE, proceso pacífico sin violencia, con traspaso de derechos y obligaciones ecuánimes… ¿planteado sin negociación y con una declaración de forma unilateral? suena un poco raro que obtuviera los resultados que predicen. Pertenencia a la UE de pleno derecho, implica aceptar la política de solidaridad europea, uno de sus pilares básicos, los que tienen rentas altas contribuyen hacia los que tienen rentas bajas, si la negativa a contribuir en España es lo que les fuerza a irse, ¿como pretenden entrar fácilmente en un club que tiene como una de sus principales señas de identidad la solidaridad interregional? ¿Cómo explicar esta contradicción? En los presupuestos comunitarios 2004-2010 tienen un ejemplo que choca frontalmente con un principio básico que defiende el independentismo en su propaganda, su objetivo dicen, es conseguir que su contribución revierta íntegramente a ellos, por el contrario los presupuestos de la UE citados muestran una contribución de España del 9%, mientras que en la distribución de fondos nos toca un 13%, los ricos como Alemania, -DE-, contribuyen con un 20% y recibirán un 12%, Francia da un 17% y recibe un 13%, Italia da un 13% y recibe 10%, el Reino Unido da un 11% y recibe 7%.


Evaluation of benefits to the EU-15 countries resulting from the implementation of Cohesion Policy in the Visegrad Group countries. Warsaw, December 2011. 

Al independentismo tradicional le importa un carajo la integración en la UE, ellos quieren irse de España y ser un estado independiente por encima de todo y cueste lo que cueste, lo cual es muy respetable, pero no las triquiñuelas y manipulación. El problema les surge cuando los adeptos por la independencia no aumentan durante años y entonces recurren a una panoplia de argumentos para sumar descontentos que crecen con la crisis, así los argumentos para la  independencia tienen el objetivo de sumar por encima de cualquier otro y  dará igual que sean contradictorios entre sí, ahora la integración en Europa se convierte en algo muy importante para aquellas personas que sin ser independentistas se pueden sumar a la independencia. Es entonces cuando la política europea empieza a tener importancia para los independentistas, les resulta secundaria, pero necesaria para conseguir sus objetivos.

Catalunya sería miembro de pleno derecho de la UE; El proceso seria pacífico y sin violencia; Los traspasos de derechos y obligaciones entre los dos Estados
serian ecuánimes y se harían generando las mínimas incertidumbres; No habría cambios radicales en el marco legal; El sistema financiero operaría como ahora; El sistema fiscal sería similar al actual; El boicot sobre los productos de consumo final y de consumo intermedio afectaría al 40% y el 20% de las ventas actuales en el mercado español; Los gastos generados por el hecho de ser un estado en lugar de una región española seguirían una estructura similar a la actual en proporción a la población. 
CCN.2011. Boicot comercial de España.

El Circle Catalá de Negocis, establece en su propaganda independentista que un boicot comercial de España fracasaría, o tendría pobres resultados, en el caso de una secesión.  A pesar de lo que escriben, no sería extraño que el proceso redujera los flujos económicos interpeninsulares, de los que ahora se benefician ampliamente las empresas catalanas –en comercio de bienes cerca de 50.000 millones de euros en 2010 de los 250.000 millones que se intercambian entre todas las regiones, un 25% del total- aplicando campañas directas de boicot a productos catalanes, pasando por desinversiones y deslocalización de empresas, como consecuencia de la salida de la UE, instalación de fábricas de productos competitivos en otros lugares de España, batallas diplomático comerciales, expulsión de los mercados de la UE en las condiciones que tienen ahora, lo cual supondría aranceles para los productos catalanes una vez que se hubiera negociado convenios comerciales que tardarían años en fructificar… todo repercutiría lógicamente rebajando el PIB a ambos, seguramente en mayor medida que el famoso déficit fiscal.

Resultan contradictorios algunos puntos, como el del sistema fiscal similar al actual. ¿Mantenerlo similar cuando es uno de los ejes feroces del enfrentamiento?, ¿pretenden decir que recaudaría lo mismo y que la ventaja estaría en que no repartiría a nadie, por lo que todo se quedaría allí? Eso resulta incongruente con solicitar el ingreso en la UE, una de cuyas bases contempla la solidaridad interregional. Puesto que es una de las regiones ricas, como no se cansan de repetir los soberanistas, tendrían que contribuir al conjunto, de tal forma que el resultado sería muy similar al actual. Pero entonces ¿por qué separarse? Y encima utilizando esa argumentación. Durante años España ha recibido ayudas de la UE, han sido gigantescas, -doblan sobradamente nuestras contribuciones, saldo financiero de unos 118.000 millones de €, muchas ayudas fueron a Cataluña –para situar el volumen comparen el Plan Marshall americano sobre Europa después de la II Guerra Mundial, 1948-52 fueron 13.000 millones de dólares, equivalentes a unos 95.000 millones actuales-. Ayudas que podrían acabar ya que el crecimiento económico ha permitido igualar los territorios europeos y quedaremos fuera de las mismas con la entrada de otros países del Este más pobres. Ahora tocará dejar de recibir y empezar a contribuir si estamos por encima de la mayoría de los 28, ya que en la UE se contribuye solidariamente, dependiendo de la riqueza, a lo cual debemos entender que se negaría el nuevo estado catalán, para ser coherente con su discurso soberanista actual, ya que dejar de contribuir en un sitio para hacerlo en otro no parece congruente.

Respecto a los costes de la Administración del estado propio, si fueran calculados como suele hacerlo la Generalitat en sus balanzas fiscales, evidentemente sería imposible la apreciación que hacen, puesto que ahora evalúa costes paupérrimos respecto a la aportación del Estado en Cataluña por la administración de Justicia, Exteriores, Defensa, Servicios Sociales… En relación al asunto del sistema financiero afirman, operaría como hasta ahora, y se quedan tan panchos. No parece que esa sea la opinión de expertos, del Banco de España, del BCE, de los mercados, bancos de inversión, brokers,… la escisión de Cataluña, representaría para ellos la salida del euro, este sería uno de los temas de mayor nerviosismo, porque nadie sabe sobre qué moneda actuaría el nuevo estado, ni si esa moneda les serviría para financiarse y a qué costes, soportables o insoportables, o cuanto modificaría los parámetros de competitividad que ahora consideran una de sus fortalezas, la moneda que utilizaran y sus costes, que también afectarían al crecimiento y austeridad, a la deuda. Sin definir la moneda resulta ridículo afirmar que sería como hasta ahora, ¿pretenden decir que seguirían utilizando el euro sin representación en el sistema europeo de bancos centrales, en el BCE, sin intervenir en sus políticas? Y como financiarían sus bancos con el BCE que probablemente no aceptaría sus garantías de aval, puesto que no forman parte de la eurozona.

12 Una de las incertidumbres asociadas a una posible independencia de Catalunya es su relación con Europa. Esta incertidumbre ha sido creada por el gobierno español que, a diferencia del gobierno británico, ha amenazado con vetar la pertenencia de Catalunya a la Unión Europea. Al Col·lectiu Wilson se nos hace difícil pensar que la actual Europa democrática se avenga a castigar a los ciudadanos de Catalunya (que, recordémoslo, llevan casi 27 años siendo ciudadanos de la Comunidad Europea) quitándoles la libertad que ahora tienen de circular, comerciar y hacer negocios en Europa. Col·lectiu Wilson

El Colectivo Wilson, son un pequeño grupo de intelectuales independentistas, que tiene enorme influencia y prestigio dentro del movimiento. Más serio y riguroso que el CCN, en el punto anterior, aceptan la incertidumbre que supondría la relación con Europa por una posible independencia de Catalunya, lo cual sería una de las claves de la aceptación popular. Se equivocan respecto a la postura que dicen mantendrá el Gobierno británico respecto a Escocia, porque no parece que estén dispuestos a votar a favor o dar facilidades a los escoceses para su separación, de hecho la campaña del gobierno Cameron es clara y tajante por el no;  y se equivocan también en que la incertidumbre sobre el proceso catalán haya sido generada por el gobierno español, puesto que quienes inician el proceso y quieren imponer sus condiciones al margen de la legalidad actual son los soberanistas. La responsabilidad de los actos es de quien los ejecuta inicialmente, no del resto que responderá. El sentido del párrafo vuelve a utilizar el esquema victimista, presentarse como agredidos por un ataque procedente del exterior, cuando son ellos quienes inician el camino.

Supuesto que Cataluña se independizara unilateralmente, que es lo que sugieren sectores independentistas, probablemente dejaría durante un tiempo, -¿años, lustros, decenios?- a ese nuevo estado fuera de las instituciones comunitarias europeas, al margen de la eurozona y con las ‘relaciones peninsulares’ emponzoñadas lo cual agravaría sus problemas económicos y políticos, dudo mucho, entonces pudieran obtener tantas supuestas ventajas competitivas como dicen los defensores de la secesión. Por descontado los mayores agraviados por el empeoramiento de sus condiciones de vida serían las clases populares, los desfavorecidos, trabajadores, los vinculados con el estado de bienestar, dependientes, parados, jubilados,… y no la burguesía catalana, precisamente máximos impulsores soberanistas.

13 La hipotética decisión del gobierno español de impedir la participación de Catalunya en las instituciones europeas no impediría a Catalunya integrarse plenamente en el orden económico internacional.

El Colectivo Wilson, acepta como posibilidad quedarse fuera de las instituciones europeas, reconocerlo al menos es un avance respecto a otros sectores que luchan por la independencia, a pesar de que dicha postura sea desconocida por decenas de miles de personas que están en el movimiento. Ahora bien, siguiendo con su independentismo, afirman a continuación que, nada impediría a Catalunya integrarse plenamente en el orden económico internacional. Esta aseveración tiene un contenido si prescindimos de plenamente, que podríamos considerar cierto, pero tiene otra interpretación política que está relacionada con la fuerza necesaria hoy para poder influir en el orden económico internacional que no podrá realizar nunca un pequeño estado. En el coctel que nos movemos de la globalización, los mercados financieros y el ascenso de los países emergentes nos encontramos que Alemania, siendo el mayor país de la eurozona queda muy lejos por tamaño y potencia de poder influir en el mundo, así que cualquiera del resto de estados europeos quedamos lejos; podemos intervenir en cuanto Europa, integrados en un conjunto que nos dota de mayor fuerza y capacidad, pero muy poquito como países independientes.


La construcción europea ha supuesto una nueva relación entre regiones europeas, marco en el que se ha desarrollado y crecido el nuevo soberanismo catalán. La integración implicaba una cadena de cesión de soberanía en la UE, comercio, política exterior, medio ambiente, energía, … la posterior ampliación al Este, el tratado de Lisboa, creación del euro y la eurozona, el BCE, y ahora se dará otro paso adelante con la panoplia de instrumentos apenas en embrión surgidos de la actual crisis que obligarán a ceder mayor soberanía, bancaria, fiscal, monetaria, presupuestaria, etc. por lo que amplias zonas de la política de cualquier estado de la eurozona se desarrollan en distintas instancias europeas. Esta nueva realidad reduce bastante el poder del Gobierno de España, muy alejado de aquella idea de centralismo que existió en el pasado y en esta dinámica Cataluña quiere la separación, entendible desde la óptica del espíritu independentista clásico, pero no presentada como solución para todos los problemas ni para tener mayor soberanía. El independentista dice: que me dejen hacer lo que quiera en paz, como si ello fuera posible, hoy nadie puede hacerlo, pero en todo caso, ¿y qué hacemos con la otra mitad que en el mismo territorio quiere otra cosa? 

jueves, 23 de octubre de 2014

Llach es nacionalista, dice que por ser internacionalista

Y seguimos con la entrevista de Juan Cruz a Lluis Llach referenciada días atrás, ahora una guinda manipuladora, ‘Para poder ser internacionalista. Soy nacionalista’. Los contrarios abrazados haciéndolos pasar por la misma cosa, conceptos que expresan realidades dispares mediante el relativismo y la perversión del lenguaje se confunden para intentar sumar adeptos entre las filas izquierdistas, con poder de atracción en un mundo globalizado que favorece volver a la tribu como forma de controlar la vida.

La frase/idea, expresada de forma similar la he escuchado y leído a izquierdistas que dicen ser ‘desde sus profundas convicciones, internacionalistas y quisieran borrar cada una de las fronteras’; ¿borrar pero creándolas, al apoyar a los patrioteros que las construyen? En la práctica solo defienden ideales soberanistas, argumentos y políticas creadoras de fronteras, pero intentando que creamos que ellos sorben y soplan al mismo tiempo.

‘’Los mejores teóricos del nacionalismo hablan de “fronteras interiores” para referirse a la percepción que tienen los nacionalistas de aquellos que no cumplen con los rasgos exigidos por el canon del buen patriota. En un referéndum esos rasgos se condensan violentamente: los otros son los que votan no. Esta operación de psicología colectiva, que se vive desde hace meses en Cataluña, genera fragmentación, fragmentación en los círculos cotidianos, en los lugares de trabajo, fragmentación hasta en las familias, es decir, fragmentación en la sociedad y desconfianza entre grupos y personas. Puede incluso llegar a generar una sorda aversión mutua entre ciudadanos. Es decir, puede llegar a trocar la fluida convivencia de Cataluña en un espeso tejido de recelos.’’ Las trampas de la consulta. Francisco J. Laporta.

Si estuvieran en contra de crear fronteras, ¿Por qué la fuerza con la que crean los guetos interiores? ¿Por qué salirse de un espacio como la UE, con fronteras reducidas, para crear grandes muros alrededor de un nuevo territorio?  Leí en un comentario de blog que extrañarse de las fronteras catalanas era estúpido, porque ya existían, con Portugal, Francia… claro, claro que existían, por eso desde hace años se están derribando al construir la UE y la eurozona, y Schengen,…

La dinámica internacionalista, en el pasado tenía relación con la hermandad entre individuos de similares clases allá donde vivieran, porque compartían formas y condiciones de vida, y eso no lo hacían con los pudientes que vivían en su mismo territorio. Hoy el internacionalismo tiene que ver con la solidaridad fiscal, que permite políticas de redistribución de la riqueza entre territorios para reducir desigualdades, todo lo contrario de defender el principio de los impuestos para quien los paga que es uno de los ejes  del secesionismo; también tiene que ver con intentar trascender los nacionalismos que llevan al pasado las identidades fabricando mitos y leyendas que destacan esencialmente lo diferente de unos con otros.

El internacionalismo hoy tiene que ver con dar prioridad al contrato entre ciudadanos en igualdad de derechos y libertades, dejando al margen las diferencias por raza, sexo, religión, clase, o tribu de procedencia… pretende dar mayor valor al presente y futuro que a supuestos derechos y tradiciones surgidos del pasado, el internacionalismo intenta crear instituciones supranacionales de gobernanza en las que participar como mejor forma de abordar y atajar los problemas globales, lo cual conlleva reducir el número de territorios independientes por agrupación de los mismos, dotándolos de autonomía, participación, libertad e igualdad similares en todos ellos.

La dinámica nacionalista oculta lo que une a semejantes y resalta lo que separa de otros, conduce a la Europa de hace 700 años, susceptible de controles feudales en todos los ámbitos sociales, con poderes locales aparentemente autónomos, aunque dependientes de sus entornos económicos, políticos, militares, sanitarios, culturales, religiosos... Aquellos europeos no tenían mayor autonomía que los actuales, eran dependientes de variables totalmente incontrolables para ellos estaban a merced de los señores, de la iglesia, de los armados, de los amos de la tierra,… era el pueblo sin derechos.

La construcción europea supone crear dinámicas e instituciones en donde puedan estar representadas las unidades territoriales menores, no están Europa por un lado y los países o regiones por otro, -la Troika no es algo externo a los españoles, poderes españoles forman parte de ella- las naciones y las regiones son Unión Europea, la UE es el conjunto, no es algo ajeno, separado y distinto, las instituciones europeas no mandan desde fuera a las regiones o naciones, son parte de ellas por tanto están en los órganos de gobierno. Todo lo anterior es teoría, desde luego que hay fuerzas contrapuestas, luchas de intereses… como siempre en toda sociedad, pero en el plano teórico uno también refleja sus ideales, pretenderá sumar o restar, derribar fronteras o construirlas, incluir o excluir, superar discriminaciones de raza, religión, cultura…o crearlas; en definitiva puede ser una cosa u otra, internacionalista o nacionalista, pero no ambas a la vez en la misma batalla luchando por desarrollar una contra la otra.

PD. Incluyo a continuación las opiniones de José M. Roca, en Facebook

José M. Roca Coincido, y matizo. Me parece que el quid de la cuestión está en los grados y en la jerarquía que cada concepto tiene en las particulares escalas de valores. ¿Se puede ser nacionalista e internacionalista? Pues depende del papel que se otorgue a cada uno de ellos y del grado de nacionalismo o de internacionalismo que se tenga. En sus extremos, en la máxima polaridad, creo que, ahora y en España, no se puede ser muy internacionalista (de izquierdas) siendo muy nacionalista. Otro tema es que con el lenguaje se pueda hacer lo que se quiera, hasta juntar términos antitéticos para decir lo indecible y justificar lo injustificable, pero luego vienen las actitudes, los comportamientos políticos, la praxis, como antes se decía en lenguaje marxista, y ahí caben pocos engaños. 
Y la prueba está en lo que sucede ahora en Cataluña. ¿Cuál es la práctica de los que se intitulan internacionalistas? Pues habría que dilucidar antes dos cosas: a) el carácter de clase del actual proceso soberanista, qué programa de alianzas propone y quien lo dirige, y b) lo que entienden por internacionalismo, porque la misma palabra encierra muchas acepciones. Desde la izquierda, ha significado, hasta ahora, el apoyo entre oprimidos, la solidaridad entre proletarios; ese fue al menos, el origen de las internacionales obreras. Así entendido, el internacionalismo tenía una claro sentido de clase, obrero, laborioso, y era contrario a la alianza de clases que propugna el nacionalismo. 
El llamamiento "proletarios de todos los páises, uníos", resumía esta idea, pero existe un internacionalismo de derechas, por ejemplo, el de los partidarios de la OTAN y organizaciones similares. La llamada globalización es el internacionalismo de las derechas mundiales, especialmente de las financieras. En este aspecto, Mas es internacionalista, porque desea vincular una hipotética Cataluña independiente a la Unión Europea y demás organizaciones mundiales hegemonizadas por el neoliberalismo, que tienen un contenido de clase profundamente antipopular y antiobrero.

martes, 21 de octubre de 2014

Lluis Llach. Independencia, nacionalismo, corrupción

Continúa la entrevista de Juan Cruz a Lluis Llach a la que hacía referencia ayer; dice Llach: ‘Prefiero la independencia para librarme de muchas cosas, y tras lo de Pujol, más, para hacer limpieza’, como si para luchar contra la corrupción fuera necesaria la independencia.


Todos quieren borrarse de la foto que los mostraba a su lado, ‘no representa el nacionalismo’, dice. Pero ¡qué tontería! claro que lo representaba, y con su vertiente altamente católica por cierto, a pesar de que en general una persona no sea una ideología, sus constantes triunfos electorales denotaban que para muchos aquel cortijo y la forma de unir vida privada y pública con los negocios y con lo catalán, -fundir lo privado y lo público es tan catalano-español-, era su representación, su título era la aprobación, muy honorable, le trataban prensa instituciones y sociedad civil catalana, que llenaba de aclamaciones a él y su familia durante años, el nacionalismo veía en ellos la imagen creada del nuevo poder específicamente catalán y mostraban su satisfacción, votándole, adorándole, permitiendo llegar hoy a CiU como creador de una de las corrientes del independentismo.

La corrupción tiene rasgos similares en toda España, en parte tiene que ver con los oasis que pretenden construirse en los reinos de taifas nacionalistas, allí y en Valencia, en Madrid, o en Andalucía... pero hay algún elemento diferenciador que llama la atención. En Madrid o Valencia, en España, ninguna fuerza política de izquierdas protege a los corruptos derechistas, ni a la inversa; resulta excepcional ver a individuos de una corriente atemperar o salvar a los corruptos de ideologías contrarias; lo cual sí ocurrió en Cataluña, durante mucho tiempo demasiadas figuras respetables catalanas de variadas corrientes ideológicas, manifestaron  alto y claro que denunciar la corrupción pujolista era atacar al nacionalismo. Allí y no aquí, se identificaba Pujol y nacionalismo catalán, justo lo que ahora que vienen mal dadas pretenden separar los independentistas, como Llach: ‘Pujol no representa el nacionalismo’.

‘’En esos días de incredulidad, asombro y denuncia, Pujol vivió la singular experiencia de disponer, no ya de hegemonía, sino de todo el poder, primero, cuando la Audiencia Territorial de Barcelona se declaró incompetente para dar curso a la querella, decisión premonitoria de las que vendrían dos años después, con jueces en fuga, que ni querían ver los papeles de los fiscales; luego, cuando comprobó la desorientación y el encogimiento de espíritu o, más bien, la entrega interior que la querella había provocado en las filas de los socialistas catalanes, insultados y agredidos en las calles; en fin, cuando, identificando su persecución con la secular humillación catalana a manos de España, definió, entre ovaciones de unos y silencios de otros, la querella como un “ataque a Cataluña

Treinta años después de aquellas emociones, y conocida al fin la verdad del cuento, muchos lloran, otros se indignan y no faltan quienes celebren la caída de un mito. ¿Un mito? No, Pujol no ha sido nunca un mito. Culto, leído, bien dotado para la retórica, dueño de voluntades, Pujol ha sido el fabulador de un gran engaño, el constructor de un gran relato, fuente de legitimación de un poder absoluto que ha resultado ser un poder operando a la manera de clanes y mafias…''  En los días del gran engaño. Santos Juliá.17-08-14

Cataluña era suya, es propiedad privada del catalanismo, las tramas corruptas tuvieron tiempo de verlas y evitarlas si hubieran querido, pero demasiada gente comulgaban con aquellas ideas -Montilla y el tripartito robaron el gobierno que era catalán, como si fueran sus armarios privados de ropa, un andaluz con nombre castellano y sin hablar perfectamente catalán- ¿Que tendrán que ver las izquierdas con este populismo derechista religioso? ¿Qué sueños tan extraños habrán conseguido unir tanta divergencia? ¿Qué raro se hace ver algunos apoyos condescendientes a estas gentes tan xenófobas? Imposible condensar en una frase pero vean un ejemplo de Marta Ferrusola ‘’Cuando mis hijos eran pequeños, me decían: Hoy no puedo jugar, madre. Son todos castellanos’’

Ahora parece como si los soberanistas se quedaran desnudos, desprotegidos, no queda claro si se sienten engañados o quisieran escapar de su propia responsabilidad por haber apoyado y encubierto tanto desmán. En todas partes hay corruptos que envueltos en banderas se aprovechan de ellas para organizar tramas de corrupción, en este caso tuvo bastante tiempo para hacerlo, veintitres años en la cúspide, -el mayor tiempo de un poder en la España democrática- ahora algunos pretenden hacer creer que la independencia hará la limpieza que no quisieron hacer antes, pero resulta muy poco creíble, hubiera sido mucho más sencillo empezar por limitar mandatos y denunciar, la trama corrupta se desarrolló extensa y fácilmente por estar rebozada en sentimientos identitarios, ¿acaso con la independencia Llach cree que desaparecerán dichos sentimientos?

“Y esta doblez pujoliana, que es el privilegio mejor guardado del Olimpo, ha cimentado el denominado oasis catalán. En casi veinte años se ha creado un sindicato de intereses del tal envergadura, que al final se impone como moral social la propia doblez pujoliana: no somos como somos sino como creemos que somos”. ‘La insolencia del Padrino’, Gregorio Morán, ‘LaVanguardia’ 04-10-14. Tomado de Caffe Regio

LLuis Llach: ‘la independencia para librarme de muchas cosas’, vamos Lluis, ni que la secesión fuera el bálsamo de Fierabrás.

‘’la cercanía del poder dificulta la crítica, obstaculiza los controles, fomenta el clientelismo y facilita la corrupción…
…Tras elegir a Pujol como presidente, y en medio de insultos e intentos de agresión al candidato del PSC, Raimon Obiols, se organizó una comitiva desde el Parlamento hasta la plaza de Sant Jaume. El presidente recién elegido, desde el balcón del palacio de la Generalitat, pronunció un discurso de gran ardor patriótico: “Este ataque”, dijo, refiriéndose a la querella de los fiscales, “no es contra mí, sino contra Cataluña”. ..
Pujol se envolvió en la senyera y cualquier crítica a su persona pasó a convertirse en un ataque a toda una nación, a una Cataluña entendida como un cuerpo orgánico con una cabeza que debía gozar de inmunidad. Los críticos exteriores se consideraron enemigos, los del interior eran, simplemente, traidores, anticatalanes…

El resultado ha sido una sociedad que, en estos concretos aspectos, carecía de opiniones críticas. Incluso los partidos de la oposición se plegaban sumisos a los designios del régimen. El régimen imponía sus reglas y, cuando estas no se ajustaban a las libertades constitucionales, también se declaraba anticatalán al tribunal que las garantizaba en sus sentencias. Cataluña pasó a convertirse en una sociedad democráticamente enferma, silenciada, temerosa, acomplejada, cobarde.’’ Contar chistes sobre Pujol. Francesc de Carreras. 30-07-14

domingo, 19 de octubre de 2014

Lluis Llach. Independentismo y culto personalista

Lluis Llach es interprete de algunas de las mejores canciones icónicas del antifranquismo, que muchos hemos compartido y tarareado enardecidos, tenía fuerza y música; aunque, yo era más de Raimon, por su proximidad y sencillez, en cuanto persona y en cuanto canciones, otro gran autor e intérprete de iconos antifranquistas. Ambos hunden sus raíces en la cultura catalana y usan su lengua para expresarse, ahora uno está en la trinchera independentista, desde mucho tiempo atrás, y el otro, Raimón, comparte sentimientos con su identidad española y ha recibido por ello multiples insultos y ataques, por no querer declararse a favor de la independencia.

Son el símbolo de los tiempos en las izquierdas, tenemos unos principios y para quienes no les gusten, ofrecemos otros; a pesar de que para muchos solo serán ‘de izquierdas fetén, fetén’, aquellos personajes con los que comparten postura. No me gusta el culto a la personalidad, creo que es uno de los males de las sociedades, antiguas y nuevas, no me parece progresista subir a los altares de representación a nadie,  demasiadas veces se abrazan ideas en función de los títulos y no de lo que dice o hace en concreto esa persona. No necesitamos santos ni ídolos, la irracionalidad no es el mejor camino para ejercer la ciudadanía y el activismo, compartir íntegramente en cualquier momento todo lo que diga fulanito sin ponerlo en cuestión, es poco sensato, comulgar con la totalidad de las manifestaciones de un líder es insano, impide esforzarse en pensar, y llegar a conclusiones propias, lo cual es un camino que conduce a ser tonto útil.

Lo anterior supone la existencia de músicos de los que aprecio una parte de su obra y nada de su experiencia vital, directores que me encandilan con una o dos películas y sus opiniones sobre las cosas me quedan muy lejos, cantantes que me maravillan, como Sinatra, pero no comparto sus ideas, futbolistas a los que solo quiero ver jugar pero me importa un rábano lo que dicen… renuncio a ser un holligan entregado a la totalidad de lo que dice y hace cualquiera. Y más en relación con la política de cuyos individuos, por muy significativos que sean, intento opinar sobre lo que dicen, y no sobre los títulos que sumaron, o sus deméritos. Y en este caso de la secesión catalana, lo importante para mí está en lo que se dice y hace, aceptándolo como si fueran verdades y democráticas, y ello independientemente de la salida que se le de al conflicto, en la que tendrá que existir una votación, sin duda, pero no acepto impasible dejar sembrado el camino de bombas de odio y ruedas de molino.

Viene a cuento al leer la entrevista realizada por Juan Cruz a Lluis Llach. Y comienzan los contrasentidos, contradicciones, o mejor dicho, la perversión del lenguaje, decir algo opuesto a lo que se hace y dice a diario, expresar justo lo contrario de la actividad política que se desarrolla: A quien tenía en la mesita de noche era a Lorca. Mi educación cultural es castellana.

Lo que dice suena como un cliché, poco consistente. No encajaría la pulsión independentista de muchas personas si creyeran que hay cultura compartida, vivencias compartidas, historia compartida,… aceptada voluntariamente por las élites y pueblos. ¿Se refieren a eso cuando hablan de colonización?, pues quite usted a Lorca y ponga a Pla, pero dudo que para hacerlo necesite crear un abismo de exclusiones con la independencia. A nadie puede forzarse a amar y compartir una relación, pero un derecho para unas personas tampoco puede quitar derechos a otras. La esencia de los derechos al matrimonio entre personas del mismo sexo, o de la no penalización del aborto, lo fundamental, es que incorpora derechos sin quitarlos a nadie.

A nadie se le puede obligar a sentirse español o catalán, pero tampoco se puede quitar ese derecho de españolidad en Cataluña, y por lo que dicen las encuestas afectaría a la mitad de la población. El ejemplo del divorcio entre dos personas para defender que, si una no quiere convivir es lógico poder marcharse, no es un ejemplo afortunado para la secesión catalana, porque la independencia excluye a la mitad de la población de sus derechos en cuanto españoles/catalanes, el error consiste en creer que los catalanes son todos independentistas, y por tanto están en su derecho de independizarse, pero la realidad es que a la otra mitad la quitaríamos su derecho a sentirse y considerarse españoles. La esencia del nacionalismo excluye, crea fronteras y diferencias, separa y fragmenta colectivos humanos para crear otras unidades pequeñas más fáciles de homogeneizar en torno a criterios más particulares y además elimina derechos a parte de la población que expulsa.

Nunca he escuchado una alusión contra España. No decimos ‘España nos roba’, la primera robada por el Estado es España.

¿En serio pretende que nos creamos eso? Las frases citadas, de forma literal, desarrolladas y profundizadas las puede ver en toda la propaganda pro independencia; si no tuviera acceso a ella, le invito a leer algunas en mi libro ‘Catalunya:Camino a la secesión’.La banda mafiosa llamada España’ ‘Cuando los catalanes sean libres… el estado español tendrá que dejar de vivir del dinero que generamos los catalanes’ son dos perlas que sintetizan su propaganda, de la que Llach participa, al formar plenamente del proceso independentista, es el primero en saber que lo anterior forma parte imprescindible de las ideas pro independencia en ERC, en todas las movilizaciones de la ANC, en todos los medios de prensa, radio y televisión, universidades, colegios… Desde el movimiento soberanista se ha difundido hasta la saciedad la versión hablada, escrita y por imágenes, de que el pueblo español, andaluces, extremeños… son unos vagos, que viven en los bares, mientras los catalanes trabajan, que en España está extendida la cultura de la subvención a los obreros agrícolas, mientras ustedes trabajan, etc. etc., posturas expresadas incluso por el Sr. Durán i Lleida supuestamente el más suave y educado catalanista.

Hay mucho falso e irresponsable, también entre los independentistas, fueran o no antifranquistas, dejando aparte que la Generalitat es parte del Estado español, allí en Cataluña ¿Cuando dicen España, nunca piensan que muchos españoles se puedan sentir aludidos?, ¿Consideran que sea posible que el Estado esté al margen de los españoles?, ¿Entonces para que quieren construir un estado catalán, si creen que pueda quedar al margen de los catalanes? Entiendo perfectamente que ahora intenta separar españoles para sumar adeptos, pero no de forma tan burda. Que el Estado, la burguesía, la corrupción… nos roba a todos, ya lo sabemos, pero el problema es proponer como solución a esos problemas la independencia de Cataluña, liderada por los mismos, con iguales criterios.

viernes, 17 de octubre de 2014

martes, 14 de octubre de 2014

El referéndum 9-N, ha muerto. Los problemas continúan

Aquellos que piensen que lo fundamental ha cambiado, se equivocan, y mucho. Los problemas de la nueva época siguen acompañándonos a todos los españoles, resolverlos será durísimo. Y los de la nueva etapa del secesionismo ya veremos que nos deparan. Para empezar podríamos  reseñarlos, lo cual a día de hoy ya encuentra las primeras dificultades, porque implica aceptarlos como tales y en el diagnóstico hay muchas diferencias de criterio, urgencia e intensidad. Y muchos intereses contrapuestos.

Las preocupaciones de unos u otros son diferentes; en este blog, ‘Arian seis’, particularmente interesan dos grandes problemáticas que seguirán vivas afectando a toda la ciudadanía: 1) las cuestiones que influyen en la mitad del movimiento pro independencia, personas que sin ser independentistas apoyan hoy la independencia; mi interés se centra principalmente en las que afecten a grupos e individuos de izquierdas o progresistas que aceptan el argumentario y objetivos soberanistas, y pretenden que los demás comulguemos con ruedas de molino xenófobas y neoliberales. Y 2) aquellas cuestiones que tienen relación con un pobre sentimiento de ciudadanía española, de apoyo transversal a España y lo español, conceptos, símbolos e historia tradicionalmente apropiados por la derecha que expulsó a millones de españoles los cuales hoy se sienten excluidos de la identificación y defensa del modelo de sociedad que podría estar representado hoy en la Constitución, modelo que cada día se ve más excluyente.

Esta segunda cuestión causa enorme extrañeza a todos los extranjeros, ya que mientras en cualquier país del mundo se alarmarían si alguien abucheara sus símbolos, los españoles vemos normal nuestro desapego y desafección por símbolos, patria, cultura, historia… siempre que sean los españoles, pero nos parece normal que partidos o movimientos revolucionarios, progresistas o de izquierdas de cualquier parte del mundo, defiendan la patria o similares. Aquí todo lo español es rechazado y etiquetado como facha, cultura, bailes, músicas, historias, personajes, intelectuales… ¡Ojo si fueran los nacionalistas periféricos! ellos construyeron afanosamente su particular identidad local, cuando rechazábamos la nuestra común.

La idea fundamental es que ninguna salida será tal, sin resolver el problema de fondo, considerar la construcción de una identidad nacional compartida, inclusiva, deseada y aceptada por amplias mayorías españolas, lo cual va más allá de la ingeniería constitucional para la organización del estado. En esta dirección escribía un interesante artículo Tomás Pérez Viejo ‘Un proyecto para España’, el 30-09-2014. El año anterior yo escribí sobre el mismo asunto, aquí tienen la edición revisada: I.-Responsabilidad de las izquierdas en la construcción de un patriotismo democrático y II.- Las políticas excluyentes de las derechas. 

Ambos puntos anteriores están interrelacionados estrechamente; Con gran intensidad por las crisis que padecemos, -aunque no solo, ya que en el pasado también se producía- individuos y grupos de izquierdas son fácilmente permeables ante políticas nacionalistas, incluso represivas ante los diferentes, muchas xenófobas y neoliberales: ‘España nos roba’ ‘Cataluña colonia, España metrópoli’ ‘pueblo catalán siempre homogéneo en intereses y prácticas’ ‘Cataluña modernidad, España atraso’, ‘catalanes demócratas, españoles fachas’ ‘catalanes trabajadores, españoles holgazanes’ y un largo etc. de argumentos ante los que suelen ser comprensivos, cuando no utilizados para los fines soberanistas; con el gran argumento central de la contraposición y desprecio que sienten por el franquismo y la derechona española; como si España, historia, cultura, vivencias compartidas,… hubieran sido inventadas por Franco.
Todo lo que se mueva con intereses diferentes enfrentados al gobierno español, le conceden el marchamo de progresista, aunque estén enfrentados también con el pueblo español. Los nacionalismos periféricos son igual de carcas, religiosos, neoliberales, explotadores, que el resto, a pesar de lo cual su historia y actividad política se perciben con imagen de modernidad y democracia por mucha gente que no quiere ver que la derechona española, - austriascistas y borbones, inquisidores, franquistas, nacionalcatólicos, corruptos, neoliberales, fascistas, neocatólicos,…- estuvo formada antes y ahora, tanto por catalanes, como por vascos, castellanos, valencianos, gallegos…

Gran parte de los problemas que movilizan a cientos de miles de personas que sin ser independentistas van tras los objetivos de independencia,  residen no tanto en los sueños catalanistas, como en que en el proceso creyeron ver una luz que decía resolvería todos sus problemas si la seguían, sin grandes esfuerzos y sin costes, festivamente. Esta enorme mentira populista de que la secesión resolvería el paro, la deuda, los recortes, la calidad de la democracia, la competitividad global, la corrupción, etc. etc. fue abrazada por amplios conjuntos de población. Mientras el otro lado se inundaba de silencios, mientras la gente clama la falta de proyecto colectivo, ya ni siquiera ilusionante, simplemente un proyecto, que mostrara posibles salidas a tanto problema acumulado, solo son visibles las enormes mentiras del PP que ni sus seguidores creen.

En ambos lados del Ebro se discutió muy poco de la crisis en sus inicios, ahora que se discute más, ya es pasado, la crisis pasó. No saldremos de la crisis porque no existe como tal, considerada como una fracción temporal transitoria que nos devolverá a entornos parecidos a los de antes; estamos viviendo un cambio de época global que afecta a todos los terrenos de sociedad española, en el que hemos retrocedido considerablemente y nadie propone posibles caminos que nos pudieran resituar en el nuevo mundo y de esta forma cuando al año que viene los problemas continúen y el paro siga instalado por encima de cinco millones de personas, con menos gente cobrando y menores prestaciones, y las desigualdades se agranden… los estallidos de los que pretenden escapar a la realidad seguirán.

Todos queremos huir de tanta corrupción y miseria, pero el camino de la fragmentación, del nacionalismo, racionalmente no parece el adecuado, no creo que ofrezca mejores perspectivas el defender que los ricos se separen o que decidan sobre sus impuestos; crear enemigos entre vecinos no mejora las condiciones de vida; aceptar legitimidades apoyadas en un pasado glorioso/mentiroso en vez de un compromiso constitucional entre ciudadanos iguales limita libertades e igualdad… 

domingo, 12 de octubre de 2014

Mas sobre corrupción. Catalana, española

  
Dos sitios que merece la pena visitar, uno dedicado a Cataluña, el otro es la visión de España de un inglés afincado en Segovia. En 'cafeamblet', puedes descargqar el libro cuya portada acompaño, llevan mucho tiempo denunciando aquella corrupción; en 'Venture.Spain' destaca su calidad y limpieza infográfica y su visión mas distante y limpia. No parece que seamos muy diferentes a un lado u otro del Ebro, ni ahora ni en el pasado, salvo para la propaganda secesionista que insiste/insistía en que la corrupción estaba de esta parte. Ya saben los buenos ellos, los malos el resto.

En 2009 antes de la abudante sucesión de casos que salieron después, escribí sobre corrupción lo siguiente, para recordar de donde venimos, aquel pasado franquista, en el que la corrupción inundaba toda la sociedad.





viernes, 10 de octubre de 2014

Corrupción catalana. Antes de Pujol



Los cuadros proceden de ''Regional Governance Matters: A Study on Regional Variation in Quality of Government within the EU'' un estudio europeo sobre la corrupción, o su inversa, la calidad de la gobernanza, en los que se aprecia que Catalunya destaca sobre el conjunto de España; en negativo. el estudio es del año 2012, por tanto con datos anteriores al gran descubrimiento de los negocios de la familia Pujol. En los listados Cataluña aparece en los últimos lugares de las regiones europeas en cuanto a calidad de gobierno. Al final de los mismos encontrarán un cuadro de elaboración propia con los datos exclusivamente de las regiones españolas y dos recortes de prensa, cuyos casos probablemente no recoge el estudio, que he tomado del Facebook de José M. Roca, para que vean que la cosa viene de lejos. El estudio europeo lo presentan así:

‘’Un estudio sobre la variación regional en calidad de Gobierno dentro de la UE. Esta nota de estudio presenta nuevos datos sobre la "calidad de gobierno '(QOG) - entendida como la corrupción bajo y lo más alto de protección del Estado de Derecho, el gobierno la eficacia y la rendición de cuentas - tanto a nivel nacional y regional en la 27 Estados miembros de la UE. En primer lugar, el documento evalúa los datos a nivel nacional existente en QOG para los Estados miembros de la UE, señalando los tres grupos significativamente diferentes de estados que emergen, a saber, de alto, mediano y los países de bajos QOG. En segundo lugar, el Libro presenta datos sub-nivel nacional original para 172 regiones de la UE, basado en una encuesta de 34 000 residentes en 18 países ‘’








miércoles, 8 de octubre de 2014

Cataluña. Unos y otros, porque no solo hay unos


Solamente en la independencia puede Cataluña rehacerse, restaurarse, renacer, volver a ser lo que fue y puede ser.
José Narciso Roca y Ferreras (1830 - 1891)


Si Cataluña continuara colaborando con el Estado español, que humilla la bandera, profana la lengua, adultera las tradiciones y roba las riquezas, sería aceptar una complicidad en su propia deshonra.
Queremos una República catalana independiente en cuanto tenemos plena conciencia de la personalidad de Cataluña, porque esa es nuestra voluntad, que nadie ni nada torcerá.
Francesc Macià (1859 - 1933)


Durante 500 años, España ha vivido de la aportación de las colonias…

El modelo de estado de la oligarquía española ha basado siempre en una identidad única, el centralismo, la imposición y la uniformización… El modelo catalán se ha basado en la diversidad, el pacto y el respeto. Cataluña ha buscado siempre el encaje y el construir un punto de encuentro entre los dos modelos. La intransigencia de los gobiernos españoles no lo ha hecho posible…

En el proceso hacia la independencia Cataluña es líder y acogerá con agrado la iniciativa que surja de cada país…

Asamblea Nacional Catalana

Cualquier propuesta de alianza con España debería partir de la negociación entre iguales, y no de una negociación entre metrópoli y colonia. Por tanto, cualquier escenario de relación entre España y Cataluña debe pasar primero necesariamente que Cataluña sea un Estado soberano.
Asamblea Nacional Catalana.


   
 ‘’La identidad catalana ha tenido más claro lo que no es que lo que es. Toda la memoria histórica catalana se ha construido desde la óptica de la diferencia, nunca de la similitud. El término más repetido en la historia de Cataluña ha sido el de ‘hecho diferencial’, que especialmente se refleja respecto a Castilla…

Que desde la época moderna la identidad catalana se ha forjado en buena medida por oposición a Castilla es algo incuestionable. ’’

Ricardo García Cárcel, ‘La herencia del pasado’, Galaxia Gutenberg
----------------------------------------------------------

¿Cómo es posible explicar el tratamiento colonial español hacia Catalunya y al mismo tiempo aceptar que son uno de los territorios más ricos de Europa, por tanto del mundo y gobernados en todos los ámbitos, económico, político, cultural, deportivo, institucional, urbanístico, lingüistico... por élites exclusivamente catalanistas? 


La afirmación se plantea por encajar como sea el argumentario a favor de la autodeterminación, o independencia, tanto da una expresión u otra, en el ámbito soberanista el objetivo es la independencia y el uso de una u otra expresión solo trata de dulcificar expresiones, como secesión, mas duras de aceptar popularmente, según estudios sobre estos asuntos. 


Tratar como hace ahora Vicens Navarro de diferenciarlas, es un ejercicio teórico que no se ajusta a la realidad concreta que vivimos, posiblemente hace años tendría razones para hacerse, hoy solo conduce a una mayor confusión, o intento de suavizar el objetivo de las movilizaciones que sin duda proponen, lideran y dirigen los independentistas, como lo es también afirmar, por el mismo autor, que el estado de Texas en EEUU puede declarar unilateralmente la secesión, lo cual no es cierto, según la jurisprudencia del Tribunal Supremo de EEUU, Texas vs.White 74 U.S. 700 (1869). La confusión proviene de la formación de EEUU, en la guerra de independencia de la Unión y Confederación con distinta nomenclatura legal en sus respectivas leyes iniciales, que posteriormente darían lugar a los EEUU; aclarando la sentencia citada precisamente este extremo.


Si Cataluña fuera una colonia que explotara España, la metrópoli, encajaría legítimamente el derecho de autodeterminación recogido en la legalidad internacional. 



Resolución 2625/XXV. ONU. Autodeterminación y descolonización

La resolución 2625/XXV de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1970 reconoce el derecho a la autodeterminación en casos de dominación colonial, dominación racial y dominación extranjera. Cataluña encaja dentro del tercer supuesto, pues aún perviven las prohibiciones de extranjería que impedían a los catalanes ejercer libremente la ciudadanía española dentro de las instituciones del Estado. CCN. Circle Catalá de Negocis.

Su encaje como país independiente en la ONU tampoco se ve factible en base a la legislación vigente, la 2625/XXV, ley anticolonial de imposible aplicación a Cataluña, muy a pesar de sectores independentistas que abogan por ello. Esta ley tenía como objetivo la autodeterminación de colonias gobernadas por metrópolis, por ejemplo los países africanos en cuyos puestos de acumulación de riqueza, de gobierno y representación, política, económica, cultural, religiosa, deportiva, etc. están situados los colonizadores, en este caso para hacerlo creíble los detentadores de la riqueza y poderes políticos, económicos, culturales etc. deberían ser los españoles, los representantes de las élites en Cataluña, tendrían que ser unionistas por lo menos, pero sucede justo lo opuesto, allí solo tienen poder los catalanistas. Ítem más, se produce represión interna, puesto que una mitad de población catalana, castellano hablante, o española cultural, no cuenta con representación en la sociedad catalana. El CCN y defensores de la 2625 supongo sabrán que quieren decir con asimilarse a la dominación racial, deberían justificar su espíritu racista que muestran al considerar una raza distinta la española a la catalana, tal como sustenta una de las bases teóricas catalanistas, líneas  procedentes de Almirall y Gener. Les queda apoyarse en el tercer punto, la dominación extranjera, que implica apropiación económica y dominación política, lo que justifica verter en su agitación y propaganda la línea de extranjería hacia lo español y la explotación a que sometió a Cataluña.

El problema es que los resultados que muestra una de las regiones más ricas de Europa, con mayores estándares democráticos y de calidad vida del mundo, no se ajustan a las fotos que se pretenden mostrar, la supuesta colonia tiene mejores datos estadísticos que la metrópoli española, ya no solo respecto a acumulación de riqueza sino respecto a parámetros que miden la calidad de vida diaria, como son la renta disponible, médicos, enfermeras, camas hospitalarias, esperanza de vida, escolarización infantil, graduados medios, universitarios, licenciados, teléfonos, coches, electrodomésticos, viviendas, atención a dependientes, etc. etc. en la supuesta colonia los mejores barrios y casas, los ocupan catalanistas, los propietarios directores y ejecutivos del aparato productivo y comercial son catalanistas, las élites culturales y deportivas son catalanistas, las élites políticas y religiosas son catalanistas, etc. A pesar de lo cual el gobierno español haría muy mal si no trabajara internacionalmente la situación, difundiendo datos de contraste, no fuera a suceder que por no hablar calara la idea que llenara el vacío y luego hubiera que lamentar la falta de política internacional adecuada como ocurrió con el tema terrorista. No pierdan de vista contrastar este aspecto colonial con el cuadro del inicio del apartado, que muestra el ascenso de Cataluña durante 1980-2001, etapa democrática, que difícilmente podrá justificar una colonia.

Tampoco será fácil ingresar en la ONU considerando que múltiples estados no aceptarían una segregación de otro legalmente constituido, aunque solo fuera por evitar problemas en los suyos propios, ese derecho no es reconocido internacionalmente, ni por constituciones nacionales. La nueva Cataluña debería solicitar su ingreso en la ONU, y este ser aceptado y propuesto por el Consejo de Seguridad, en donde los cinco integrantes permanentes con derecho de veto, son defensores a ultranza de la integridad territorial y no de la segregación. Supuesto aceptada su petición de ingreso la Asamblea General de 195 países la refrendaría por 2/3 de los votos, muchos de los cuales consideran que la declaración unilateral de independencia entra en contradicción con la Carta de Naciones Unidas. Un nivel de estado observador, similar a Palestina, es más sencillo, requiere aprobación por mayoría simple, sin derecho a voto ni participar en muchos órganos y comisiones. –Kosovo reconocido bilateralmente por más de 100 países, no está admitido en la ONU, fundamentalmente por su separación unilateral de Serbia-

El problema que plantea la propaganda secesionista es que está bien diseñada emocionalmente para movilizar, pero muy mal para llevar adelante dichos planes en base a acuerdos, se centra en las movilizaciones de un pueblo y se olvida del entramado legal de obligado tránsito, salvo que se pretenda conducir a salidas imposibles. Los estudios independentistas –dejo al margen las trampas, ocultaciones y mentiras- contienen una cierta estructura de respuestas satisfactorias ante supuestos problemas, lo cual deja en las mismas manos de quien los elabora, la pregunta, la respuesta y la decisión, que está tomada previamente. Es un solitario con trampa, porque la decisión es previa al resto de contenidos que se ajusta para dar un resultado definido con antelación. Sin la decisión tomada a priori, quizás las preguntas serían diferentes y las respuestas tampoco servirían para tomar las decisiones que fueron adoptadas.

El movimiento secesionista elabora una de sus líneas de propaganda para demostrar que estados pequeños son viables; al mostrar comparaciones con Catalunya pretende convencer no solo de la viabilidad, lo cual puede ser cierto, aunque ya no tanto respecto de la oportunidad y conveniencia. Los estados que cita como ejemplos son en su mayoría de antigua creación, con larga tradición y asentamiento internacional, por lo que han llegado hasta hoy en otra realidad histórica más propicia, por menor globalización y concentración de poderes económicos, la  realidad es que la mayoría de esos estados se integran en unidades de superior grado para poder subsistir o tener influencia internacional. Resulta difícil convencer de que para tener soberanía, es mejor ser pequeños y aislados, y que ello redundará en ser más eficaces y tener mayor influencia que integrado en unidades mayores, a pesar de la cesión de soberanía que implica.

El magma de los mercados, los emergentes y la globalización está detrás de la inmensa crisis que padecemos en España condicionando las posibles alternativas que no podrán ser como las anteriormente conocidas y que dependerán no solo de nuestro nuevo contrato social nacional, sino de nuestra capacidad de crear una fuerza configurada en torno a la eurozona, la UE o una de las otras alternativas que se barajan: dos euros, uno fuerte y otro débil, norte-sur, una UE sin el Reino Unido y sus aliados, una organización reducida del sur, coaligada, o con la otra eurozona… ‘El Poder de los mercados. Y los españoles’. Manuhermon.2013.

La independencia no es un absoluto, y menos en la actualidad que la soberanía nacional no existe, sino compartida, Catalunya ha llegado tarde a un mundo en el que ya no es posible realizar su sueño de vivir independiente y con influencia global. Tendrá que decidir si compartir con España la aventura europea cediendo parte de su soberanía o vivir sola e independiente. Sin integrarse en una unidad superior no se produciría cesión de soberanía, aparentemente, en realidad como estado soberano no tendría independencia en un mundo globalizado, entendida como capacidad suficiente para actuar en su desarrollo sin injerencias externas, como tampoco podría influir en el entorno global dominado por fuerzas muy superiores que condicionan demasiadas cuestiones internas, la financiación del país, los flujos de inversión que determinan modelos productivos nacionales, y éstos los empleos y la capacidad comercial y la competitividad global, y la capacidad de incidir en la evasión fiscal, todo lo cual condiciona la libertad, equidad y solidaridad interna, la posibilidad de estado de bienestar, sanidad, educación, pensiones, asistencia social; grandes alianzas políticas condicionan las relaciones exteriores, culturales, políticas, la posibilidad de influir en otros países y organismos internacionales… Todos los estados por muy pequeños y viables que sean, buscan su inserción en entidades superiores de apoyo, influencia y protección, lo cual lleva aparejada algún tipo de cesión de soberanía, los estados soberanos que quedan fuera de alianzas mayores, sin duda pagarán un precio, nada es gratis, y dejan de influir al tiempo que son influidos por los poderes globales.