lunes, 14 de febrero de 2011

Los líderes que necesitamos

La izquierda pierde la batalla de la comunicación, 3

La participación colectiva no está en contra, ni impide, la existencia de personas con capacidad de arrastre y de ilusionar, que tengan visión de futuro y capacidad de dirección de grupos. Un líder es un individuo que recogiendo aspiraciones y sueños de mayorías arrastra hacia adelante a grupos de gentes y marca caminos de avance.

Un líder no sustituye a la gente ni la suplanta y nunca debe estar solo, ningún individuo en una organización democrática moderna es capaz de mover colectivos sin la colaboración de equipos adecuados, que a su vez servirán para formar dirigentes. Un líder solo podrá ejercer de tal si es capaz de promover y desarrollar equipos, de liderar grupos de trabajo que a su vez generen otros equipos que aporten y de los cuales serán líderes. Ningún líder moverá una institución sin otros líderes detrás, sin apoyarse en escalones de trabajo y decisión.

Para un proyecto cualquiera resulta muy poco útil un individuo que ejerza de jefe y pueda tomar decisiones sin respetar a sus grupos de trabajo, a equipos, que a su vez deberán considerar a los militantes, que a su vez deberán recoger la voluntad de votantes que deberían representar una gran parte de la ciudadanía. Todos ellos deberían promover y potenciar colectivos de ciudadanos concretos a distintos niveles de participación, debate y decisión.

Es un error dejar en manos de un solo individuo la representación pública de un partido, sea estatal o local, como lo es realizar una campaña en la que solo aparece una persona. Eso vale para la carrera de 100 m y poco más, pero no da buenos resultados para una actividad colectiva, como la política, porque los ciudadanos podrían pensar que el colectivo no importa a esas siglas, o que no se dispone de un grupo fiable, o que esas siglas son demasiado personalistas y por ende poco amantes de la colectividad.

No se trata elegir entre uno o dos papas, uno o dos generales, uno o dos grandes hombres, en España se eligen listas de partidos (o sindicatos) se eligen grupos de personas que figuran en ellas, hombres y mujeres que puedan organizar y trabajar en un Ayuntamiento, Comunidad o Estado. Es importante conocer que ante una situación imprevista serán capaces de reunirse y tomar decisiones previa discusión y ponderación de argumentos y situaciones.

Un individuo aislado en la tribuna marcándose un discurso puede tener explicación y justificación un día, pero no puede ser un método de trabajo, y desde luego en una campaña preelectoral es el momento más inadecuado, porque es uno de los espacios preferentes de la feria para mostrar ‘productos’, por eso la presentación de programas de actuación, que estarán cojos sin los equipos con los que se cuenta y sus posibilidades.

La campaña de Obama fue mal interpretada por algunos líderes españoles que fijaron su atención fundamentalmente en su carácter individual en el cartel, sin percatarse de que en EEUU en general eligen candidatos y no listas como aquí, lo cual potenciaría allí los aspectos individualistas, ello sin contar que allí los candidatos rinden cuentas a sus electores además de al partido. En cualquier caso el eje central de sus propuestas nunca fueron las medidas concretas, sino el intangible de un futuro de ilusión y esperanza en mejores condiciones económicas y sociales, (crisis paro y sanidad). Aquí tiende a confundirse las propuestas concretas de acciones, o el hacer más cosas con la consecución de más votos, cuando rebasado un nivel, fácilmente se produce lo contrario; a mas cosas menos votos, porque aumentan las reacciones adversas y no suman las favorables.

No obstante, se prestó poca atención al aspecto esencial que le hizo triunfar y es que su campaña estaba plagada de multitud de comités de apoyo, de animadores y agitadores, de recaudadores de dinero, de miles de páginas y blogs individuales que sumaban y distribuían mensajes, ello en un país como EEUU con la práctica habitual de funcionamiento por comités, por equipos para todo. Equipo de exteriores, de economía, de discursos, de comunicación, etc. etc. equipos cuyos miembros son públicamente conocidos y tienen tras ellos a su vez otros equipos de segundo nivel que les facilitan su trabajo de preparación, búsqueda y selección y acumulación de esfuerzos.

3 comentarios:

  1. Gran artículo.

    Poco que añadir...te dejo comentario en esta ocasión como "fe" de que lo he leído. :-)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Comparto lo que escribes.

    Particularmente me gusta el siguiente párrafo... quizás porque resume bastante bien, en mi opinión, la situación en mi pueblo y mi partido "...se eligen grupos de personas que figuran en ellas, hombres y mujeres que puedan organizar y trabajar en un Ayuntamiento, Comunidad o Estado. Es importante conocer que ante una situación imprevista serán capaces de reunirse y tomar decisiones previa discusión y ponderación de argumentos y situaciones."

    Abrazos. Nieves.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambos. Son problemas mas recientes que antiguos, a pesar de que ahora hay una mayor facilidad pra reunirse y hablarse o contactar x internet.
    El individualismo español está preente en todos los partidos y organizaciones, la falta de experiencia en compartir con otras personas ideas diferentes impide que sepamos como resolver situaciones de diferencias entre diferentes sin llegar a rupturas.
    Dese los Reyes caóticos España se convirtió a la intransigencia religiosa, política, étnica,sexista (todo vinculado a la iglesia católica) y ello pesa demasiado en todos nosotros.

    ResponderEliminar