jueves, 3 de junio de 2010

Carta abierta a Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

Responsabilidades individuales y colectivas.

He leído su artículo titulado ‘Ajustes e izquierdas’ publicado en El País del 25 de mayo y desde el respeto que usted me merece quisiera hacerle unas precisiones, o mas bien darle mi opinión sobre el tema que suscita, desde la óptica de necesidad que tiene hoy la ciudadanía de que exista un PSOE fuerte.
En primer lugar me parece que el texto aborda la cuestión de los ajustes desde un aspecto excesivamente personal con un aire cargado de moral, lo cual es una mirada a la realidad, que duda cabe, pero en los momentos actuales, el aspecto prioritario del problema que tenemos en este país está mas vinculado con aspectos colectivos y enfoques políticos, relacionados con el gobierno y con el partido que lo sustenta.

Desde la perspectiva personal de la cuestión.

El exceso de personalismo centrado en la figura de su líder, ha sido uno de los mayores errores que ha cometido el PSOE en esta legislatura y la anterior. De ahí que ahora tratar el tema centrado en la cuestión individual y moral, (incluso con aristas que me parecen excesivas de gran timonel aguantando viento y marea), ahonda el error. El líder ha pretendido hacerlo todo. Su carácter individualista y su personalismo político, son una parte importante del problema de falta de liderazgo del PSOE en la sociedad actual, precisamente en estos momentos en los que a usted le llama la atención su soledad, cosechada con tanto esfuerzo.

El Sr. Rodríguez Zapatero, ha demostrado ser un individualista poco dado a trabajar en equipo y fomentarlos, ni en el partido ni en el Gobierno, lo cual es poco recomendable para desarrollar tareas de decisión. Lo anterior queda agravado al no disponer de discurso lo cual dificulta encajar las piezas de cada movimiento que realiza y así ante la ciudadanía aparecen bandazos, y ante los otros partidos y también ante organismos internacionales, otros gobiernos, inversores, especuladores globales... El presidente toma decisiones, es razonable, pero sería lógico que antes fueran discutidas y consensuadas entre el gobierno y previamente por los equipos de trabajo cada ministerio, que a su vez deberían tener informes y estudios de equipos externos, de universidades, comisiones parlamentarias, de partidos políticos, fundaciones, servicios de estudios…

Lo que ha aparecido a la luz pública, en demasiadas ocasiones, es que hay medidas del Gobierno que anuncia su Presidente y que desconoce alguno de sus ministros y por supuesto el partido que lo sustenta. Lo que vemos demasiadas veces es que hay medidas y contramedidas, idas y venidas que no fueron explicadas ni en una ni en otra dirección. La sensación de estar dando bandazos es real, así la crítica realizada al presidente desde medios y partidos, estará mejor o peor formulada, pero se apoya en aspectos reales.

Desde la perspectiva de lo colectivo.

El PSOE es un partido político, por tanto una institución colectiva, que en esta sociedad debería ser mas democrático y abierto, y nunca debió permitir que un individuo asumiera tanto poder decisorio, hasta el punto de que dejáramos de ver y escuchar múltiples voces del partido. Los partidos, deben asumir su papel de intelectual colectivo, lo cual facilitará encontrar salidas a problemas sociales, será mas sencillo discutir planes y proyectos que permitan perfilar vías de actuación que dotadas de un conveniente discurso aparezcan ante todos como políticas sólidas y creíbles. Durante años, militantes, parlamentarios y ministros…han estado sometidos al individualismo de Zapatero, rasgo sin el cual no es posible explicar el silencio tan estruendoso que se produjo sobre la crisis económica, y la amplia lista de virajes y rectificaciones gubernamentales.

El PSOE ha estado ciego, sordo y mudo, el por qué ha ocurrido, es una discusión a mantener, quizás mas adecuada que la propuesta por usted, excesivamente moralista e individualista, porque al margen de que la izquierda o la derecha apoyara o abandonara a ZP, lo importante es saber que hizo el PSOE para explicar la situación y para modificarla, lo cual sería útil para abordar la situación cara al futuro. El presidente, ahora gira 180 grados, coge al partido con el pie cambiado y deja a la sociedad completamente aturdida, normal. No pretendo discutir en este escrito si es correcta o no la política de ajustes, quiero hacerle ver que durante años hay una responsabilidad colectiva, no asumida en este viraje repentino para el partido y la sociedad. En todo caso lo asumirá y defenderá a posteriori, cuando parecería lógico haberlo preparado a priori.

De no ser por su crisis, sería por la nuestra.

Sr. Rodríguez Ibarra, se queja usted de que el presidente no ha recibido ayuda para mantener la muñeca firme, pero olvida que durante años nadie la pidió, no se hizo una labor pedagógica sobre lo que estaba ocurriendo en España y en el mundo. Ítem mas, nunca se habló, desde el gobierno y dirección del partido, de la crisis española en particular, de nuestras debilidades y errores acumulados durante tanto tiempo. Es ahora cuando la tormenta se ha convertido en tsunami cuando empiezan a oírse voces, y claro, resulta difícil explicar de repente tanto desastre. Usted insiste en el hecho de que el presidente ha sido abandonado, cuando parece que lo destacado es el hecho de que él, es quien se ha ido alejando hasta aislarse, tomando él solito los caminos y las decisiones, caminos que deberían haber sido señalados por equipos colectivos del partido después de masivas discusiones que ha faltado en la sociedad.

La mayor crisis de los últimos 50 años ha sido silenciada desde sus comienzos por el partido, ¡lo tapaban como si la culpa fuera suya!, así no es de extrañar la percepción ciudadana, este es un gravísimo error que puede costarle caro, no ya al presidente, sino al PSOE y a toda la izquierda de este país, que durante 3 o 4 legislaturas podría quedar sepultada, por su vinculación a los mayores recortes y disminución en calidad de vida de la historia, que la gente no entenderá como y por qué se producen. Me parece desacertada la afirmación de que nadie salió a la calle a defender al presidente frente al envite especulativo. El error de soledad quizás encuentre explicación en tantas decisiones tomadas sin contar con órganos colectivos, sin potenciar equipos, sin implicar a sectores cercanos al gobierno. La pregunta que debemos hacer es por qué está tan solo el presidente, y si el funcionamiento en partidos tan cerrados como los españoles es adecuado para encarar problemas en un mundo como el actual.

Una salvedad especial merecen las últimas ideas de su artículo, que me parecen poco afortunadas, y están en el fondo del problema de incomprensión de la realidad que hemos vivido y que parece ser una de las espinas clavadas en el cuerpo pensante del partido, lo cual ayuda a provocar errores de fondo en el análisis e interpretación de la realidad, por tanto de diagnóstico de la situación. Dice usted ‘que, de no haber sido por la crisis financiera de EEUU…los españoles hubiéramos sido capaces con los ajustes que nuestra propia experiencia…’ No pretendo apabullar con cifras, pero si recordar algunas cosas:

a) Sin necesidad de la crisis financiera internacional, España tenía y tiene una de las mayores deudas privadas del mundo, los bancos, las empresas y familias españolas deben cuatro veces la deuda pública. No tengo constancia de opiniones colectivas del partido cuando se estaba produciendo.

b) Una de las mayores burbujas inmobiliarias del planeta se apoyó, potenció e instaló en España desde hace 15 años. Hace muy pocos años las transacciones inmobiliarias españolas superaban a las de EEUU. La construcción de casas aquí fue superior a la suma de varios grandes países europeos y el PSOE por qué habló tan poquito de ello a la ciudadanía.

c) Durante 15 años ingentes recursos, pedidos prestados al exterior, eran sepultados en arena y ladrillos, fueron dilapidados, y como consecuencia detraídos de invertirse en otros sectores productivos.

d) La estructura productiva española estaba exageradamente asentada en el ladrillo y el turismo y poco se hizo por cambiarla antes de la crisis mundial.

e) Las necesidades de potenciar I+D+i y la educación, así como desarrollar sectores modernos competitivos se conocen desde hace muchos años, ya que fuimos perdiendo terreno.

f) La estructura fiscal, de ingresos del Estado, era necesariamente mejorable para poder acercarla un poco a los otros países europeos de referencia, nórdicos o Francia, sin ir mas lejos, y por el contrario fue adelgazada durante los años pasados.

g) La estructura de gasto estatal desde hace mucho tiempo es manifiestamente mejorable y requiere adelgazamientos, no solo autonómicos, y no solo ahora.

Es evidente que la lista podría continuar sin hacer mención en ella a la crisis financiera internacional, aparecida violentamente hace 3 años y que a nosotros nos golpea de manera específica, agravando todos nuestros problemas. Los errores acumulados en la gestión de ambas crisis, (para nosotros una sola) son las que han puesto a huevo a Rajoy las cosas a huevo.

Por último, quiero prestar atención a una de sus últimas frases compendio de todo lo dicho anteriormente ‘nos permitía vivir con una cierta posición que algunos despectivamente, llamaban vivir por encima de nuestras posibilidades…’ Vivir por encima de nuestras posibilidades significa gastar mucho más de lo que teníamos, eso ha ocurrido aquí, durante muchos años hemos vivido con dinero prestado por otros, a crédito de alemanes, franceses, ingleses,…que es el que ahora se nos niega si no pagamos antes.

Con cariño, un abrazo.

PD. Otras opiniones que giran sobre el asunto las tiene usted en ‘Arian seis’, entre otras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada