viernes, 29 de abril de 2011

Los trabajos que presento sobre la izquierda

Este es un blog escrito desde la izquierda en su sentido más amplio y que pretende dirigirse a ese público progresista, por lo cual hurga en nuestras miserias en mayor medida que en las de la derecha, con la pretensión de colaborar a encontrar salidas, pensadas a ser posible, para estos momentos y no para un futuro lejano en el que ‘todos estaremos calvos’. Naturalmente que hay críticas a ese lateral derecho, pero no quieren, en general, cubrir el tan trillado e inútil campo del ‘qué malos son’ y sí aportar elementos que puedan configurar o apoyar las opciones positivas de progreso.

Lo anterior no refleja un sentimiento especialmente personal, me consta que algunos blogueros y/o antiguos militantes, (tampoco muchos), tienen sentimientos parecidos. Lo diferente en todos los casos serán las aportaciones y opiniones de cada individuo. Aquí colgaré algunas de las mías publicadas como post, ahora agrupadas, como fueron concebidas inicialmente y volcadas en PDF para facilitar su lectura.

¿Su utilidad?, vaya usted a saber. Pero, ¿acaso resulta útil para estos tiempos lo realizado hasta ahora? A toro pasado, yo creo que resultó de utilidad lo realizado por aquellos tipos en las décadas anteriores, el problema es que ese camino terminó y los nuevos senderos no se ven, la niebla inunda todo. Y mientras tanto, no solo no se avanza, en muchas cosas se anda para atrás.

La experiencia de partida, fundamental para escribir los textos sobre la izquierda y sus intenciones fue considerar la actividad concreta, intelectual y política, desarrollada alrededor de la crisis económica, del cambio de ciclo que se avecinaba, del fin de etapa, o de la mutación, como prefieren otros. Yo busqué en los tres rasgos siguientes:

1) Antes de antes. La falta de previsión, prospección de los intelectuales colectivos. Aquello no previsto antes de suceder pero que podría ocurrir, en la década de los noventa, puesto que no hubo políticas puestas en marcha que pudieran impedirlo, mitigarlo o prepararnos para mejor afrontarlo, bien por falta de formación intelectual o por falta de tareas de relación y suma de fuerzas susceptible de permitir desarrollar acciones políticas.

2) Antes. Lo no visto por la izquierda, en los últimos 10 años, puesto que cuando era visible, cuando estaba ocurriendo, se estaban silenciando los problemas evitando los debates, sin propuestas, sin alternativas. Partidos dormidos, y militantes sesteando han posibilitado la actuación sin límite de sus ‘jefes’.

3) Ahora. Cuando se está padeciendo siguen faltando los debates que requiere la envergadura de los hechos que están ocurriendo. La mayoría de propuestas son inasumibles, porque son imposibles por falta de fuerzas o por inútiles, alejadas de la realidad, incluso, algunas por antiguas, ya que se formulan como si no estuviera ocurriendo nada en estos momentos, cuando aquí estábamos, estamos, cerca de ser intervenidos por el impago de la deuda, por la bancarrota del ‘default’.

Los trabajos sobre la izquierda

jueves, 28 de abril de 2011

Innovación. Éxitos de la cocina española

Han sido concedidos los premios a los mejores restaurantes del mundo, por la 'revista británica Restaurant'.

El primero, Noma repite del año pasado. Entre los 10 primeros de la lista mayoría de restaurantes españoles, El Celler de Can Roca, Mugaritz y Arzak. Por si fuera poco, entre los primeros cocineros de la lista, se encuentran una docena relacionados con Ferrán Adriá y El Bulli.

Hace tiempo que los cocineros españoles están en los primeros puestos mundiales. La explosión fue liderada por Ferrán Adriá, considerado mundialmente el mejor cocinero de la década, y su monumental experiencia de El Bulli. Claro que antes había extraordinarios cocineros, pero en la cocina mundial hay un antes y un después de la revolución provocada por Ferrá, reconocido en todo el mundo y no estoy seguro que al mismo nivel que en España.

En la universidad de Culinary Institute of America, enseñan gastronomía catalana y descubrimientos en educación y salud alimentaria inspirados por Adriá.
Nadie hace tanto por la marca España como este grupo de gente vinculada a la cocina y a la alimentación, promoviendo productos españoles por todo el mundo y difundiendo nuestra comida, que es parte de nuestra cultura y en este caso, no es la cocina tradicional española, sino la reconversión realizada por estas gentes llevándola a lo más avanzado del planeta. Esto es innovación. Resultados positivos visibles a corto plazo y desarrollo previsible a futuro,

a) El turismo es importante en España, la atracción turística a través de la gastronomía es un punto del que ya hay datos de ser una bandera poderosa de 6 millones de visitantes que gastan más dinero y están más tiempo. Adriá apuesta por intentar llegar a que en el futuro vengan 10 millones de chino-indios.

b) Las exportaciones de productos alimentarios, vinos, aceites, con campañas entre cocineros…

c) Identificación global de España como país moderno apoyado en bases tradiciones, alimentos clásicos, capaces de dotar a lo que hacemos de inventiva, tecnología e innovación.

d) Los dos puntos anteriores apoyan la exportación de otras industrias basadas en alimentación o no, aprovechando la lanzadera de modernidad y calidad en los productos españoles.

e) La mejora de la marca España a través de imágenes de españoles significados, líderes por sus avances en modernidad tecnológica, innovadora, deportiva, científica, cultural, tiene uno de sus apoyos en Adriá y otros cocineros.

miércoles, 27 de abril de 2011

La crisis económica



'LA CRISIS ECONÓMICA. Hasta mayo de 2010'

Les presento una recopilación de post sobre la crisis económica, en sus dos vertientes, tanto la específicamente española como la global. La recopilación nace con el blog y llega hasta el mes de mayo de 2.010, una fecha que marca un antes y un después. Es una frontera que delimita las medidas económicas del Gobierno y al mismo tiempo despierta a los partidos políticos ante la terrible situación que soportamos, algo que hasta entonces no era percibido públicamente por partidos y sindicatos.

Hasta esos momentos las referencias públicas a la crisis, (salvo algunas excepciones en la red), en general en las instituciones, partidos y sindicatos, eran vagas, suavizadas, poco explicativas sobre lo ocurrido y sus repercusiones, nada didácticas sobre el alcance y profundidad de lo sucedido.

Partidos y sindicatos, militantes y simpatizantes siguen considerando los debates ideológicos como posibles alternativas a los problemas, ‘la salida es mas izquierda’ ‘menos liberalismo’, ‘crear un partido revolucionario’, creyendo que estas formaciones con esos criterios ideológicos resolverían los errores de funcionamiento que no han traído hasta aquí. Lo que nos jugamos no depende de un partido con una línea revolucionaria, socialista, comunista o ecologista, etc. dependerá de si la gente podemos participar en ellos, de si las decisiones a tomar nos tienen en cuenta o son tomadas por los iluminados que estén al mando en cada momento.

Mi escepticismo apuesta más por bajar a tierra y entender que los partidos, todos, y los gobiernos españoles, Central, Autonómicos y Locales, han fallado en su organización, en la forma de debatir y en la participación interna conducente a la toma de decisiones que han quedado exclusivamente en manos de unos poquísimos privilegiados, en general alejados de las líneas políticas o de las corrientes ideológicas de esas formaciones. Estas instituciones han sido impermeables a la realidad, a sus intelectuales, a instituciones civiles, incluso son impermeables a sus militantes y simpatizantes. La consecuencia de estos apuntes que presento sobre la crisis económica, provoca o está en la base de los otros trabajos sobre la izquierda que presento también al margen.

Ese terreno social ha venido que ni pintado para esconder a los responsables españoles de la crisis, que los hay en todos los niveles, que no solo son los políticos, tantos analistas financieros que despreciaron riesgos, tanto banquero y bancario vendiendo hipotecas y humo, tantos bonus que potenciaban el frenesí crediticio y la burbuja financiera, tanto gañán en muchos pueblos y ciudades, vendiendo suelo, haciendo promociones, modificando el territorio como si fueran el Gobierno, con tantas ayudas municipales para conseguir financiación. (Para cuando los nombres y apellidos, comisiones de investigación, tribunales, multas, crítica desde los medios de comunicación, desde universidades, desde los partidos,...)

Tantos responsables en las universidades y escuelas de economía impartiendo lecciones matemáticas de economía, ocultando las vinculaciones políticas y sociales e incluso personales de toda decisión económica, tantos políticos que no contaron, ni hablaron en sus momentos de aquello que se veía en las Cajas, tanto empresario de construcción e inmobiliarios que creyeron comerse el mundo doblar la población española, o comprar de todo, eso sí, apalancados, tantos medios de comunicación y periodistas y tertulianos y tantos que etc. etc.

martes, 26 de abril de 2011

Algunos curas del franquismo. Primeros ‘60

Las batallitas del abuelo Cebolleta, Primeros sesenta.

En mi pueblo había 3 curas, bueno, había muchos, pero en la Parroquia eran tres. Uno joven, JoseAntonio, era el que batallaba con la juventud, otro un poco mayor D. Jesús, y otro el párroco, D. Antonio. En mi juventud temprana, entre los 14 y 17 años tuve mucha relación con ellos, después de esa edad me fui a trabajar y a vivir a Madrid.

Eran los primeros sesenta y nos prestaron a un grupo de chavales un piso bajo de una casa para montar un club juvenil, en el que nos agrupamos muchos chicos y chicas del pueblo que se mantuvo abierto e influyente durante varios años. Con JoseAntonio nació mi afición por la música folk americana, Pete Seeger, Woody Guthrie, Tom Paxton, Joan Baez, (en mi boda sonó We shall over come)…lo cual creo que me influyó a penetrar en la cultura americana, desde el cine, al marxismo (Paul Sweezy, Baran) pasando por movimientos culturales y políticos, beatnik, movimientos pro derechos civiles, guerra de Vietnam, etc. Este aspecto chocaría con mis compañeros del rojerío de años posteriores cuya tradición era mayoritariamente francesa. (Lo norteamericano en España se vinculaba a lo yanqui, despreciándolo, yo siempre decía que allí estaban el séptimo de caballería, pero también los indios)

Aquellos eran curas conciliares, apostaron decididamente por el Concilio Vaticano II, menos imágenes, menos latín y más idioma local, menos parafernalia y mayor cercanía, confesiones abiertas como problemas comentados, menos ringo rangos en vestimentas cruces y adornos, mayor cercanía con la calle, el trabajo, mayor alejamiento del poder… todo lo cual fue una ventana abierta de la iglesia que en el caso español permitió entrara abundante aire para ventilar el franquismo. Aquellos curas eran hombres buenos, humanistas, inquietos, que fueron integrándose cada vez más en la sociedad y menos en la Iglesia pre y postconciliar.

Ahora que están tan de moda las procesiones, recuerdo que en mi pueblo las había por varias épocas y festividades, todas las fiestas eran religiosas, como otras prácticas religiosas el Concilio, trataba de acercar religión y humanismo intentando apartar los santos, las estatuas, el fundamentalismo, la magia de los objetos… y en esa historia quedaba suprimir tanta procesión por San Antón, San Cristobal, La Virgen del Carmen, San Lorenzo, San Sebastián, la Virgen de Gracia, la Semana Santa… con tanto aparato de mujeres de negro con mantillas y hombres con cetros y a veces capuchones, con tambores y cornetas, con autoridades civiles y curas siempre juntos detrás de las imágenes.

Consiguieron suprimir procesiones, y quitar estatuas de las iglesias, y acercarse a las inquietudes de la gente y sus problemas. En su trabajo entraban las recomendaciones de libros críticos y de búsqueda, las discusiones y reflexiones, el tutelaje de jóvenes y mayores, las mas de las veces al lado de y no arriba de. Recuerdo comentarios sobre la campaña de los 25 años de paz franquista, llevada por Fraga (1964) y los posteriores del referéndum de 1966 sobre la Ley Orgánica del Estado, la que pretendía dejar todo atado y bien atado. Aquel referéndum en el que hubo lugares en que aparecieron más votos que cuerpo electoral.

Después de muchos años llegaron nuevos aires al pueblo y volvieron a aparecer procesiones por todas partes y mantillas y curas pre y post conciliares, el Vaticano II se desterró, curas que pasean tras las imágenes junto a las autoridades, y novenas y rosarios y rezos y sotanas y flores a María, y turistas mirando como otros les divierten, pero hay menos gentes en las iglesias y en los seminarios.

Aquellos tres buenos curas derivaron en tres buenas personas de su tiempo y lograron casarse y convertirse en personas decentes con sus problemas vivenciales y sus contradicciones internas como cada hijo de vecino. Y dejaron una huella que muchos seguimos recordando, educaron e influyeron en individuos empujándolos hacia el humanismo y no la magia, ayudaron a la gente en sus problemas inmediatos, entre los cuales estaba el espíritu, abrir los ojos a otras realidades diferentes a las de aquella negrura y represión medieval del nacionalcatolicismo, y apoyaron compromisos personales… Gracias, fue una suerte conoceros.

lunes, 25 de abril de 2011

La Crisis. Y la izquierda



Por fin he volcado estos trabajos sobre la Izquierda española en el siglo XXI, que iré colgando.

'La Crisis. Y la izquierda'




'Las izquierdas en crisis'



'Clases, obreros, ciudadanos. Sujetos políticos'

domingo, 24 de abril de 2011

Visitas interesantes. Servicio de Estudios de La Caixa



Mal asunto este de la competitividad. Y la productividad. Nuevamente el camino que se está empezando es mejorarlo a través de los salarios. O sea como de costumbre, si tratan de mejorar elementos competitivos con nuestro entorno, los empresarios españoles lo harán solo al estilo antiguo, mayor explotación, menores salarios. Necesitamos urgentemente una reconversión empresarial, desterrar a todos aquellos que no se atrevan a enfrentarse a los tiempos actuales. Estamos hartos de escuchar por todos lados la necesidad de recoversión de los trabajadores y nadie públicamente desde los ultramedios se atreve a denunciar a tanto inutil empresario.

Otros factores que afectan a la competitividad los pueden ver en post anteriores sobre competitividad, pero recuerdo que desde la mejora de la educación, pasando por la innovación, la mejora organizativa, administrativa del Estado, mejoras organizativas empresariales, I+D, introducir internet, si, si, introducir internet en montones de procesos, productivos y administrativos, de organización y cálculos, de comunicación, etc.

Hay que introducir mejoras en las infraestructuras de transportes de mercancías, tren y barco, en las comunicaciones en general de datos, de personas de mercancías, en las regulaciones de las CCAA, suprimiendo e igualando leyes que permitan mayor sencillez y mercados mayores, mejoras en las concentración de los pequeños negocios que permitan reducir costes, administración de justicia rápida y eficaz, unificación de campañas publicitarias y de marketing hacia el exterior, apoyos de capital riesgo a emprendedores, reducción de costes de directivos, de bonus, de asesores, de fondos de reptiles, reducción de concesiones privilegiadas a empresas amigas de la teta estatal, autonómica y local, mayor eficiencia energética, menores consumos, menores precios de electricidad que impliquen menores beneficios cautivos a las grandes electricas, etc. etc.

Dependencia energética


Fuente, La Caixa, Informe Mensual de coyuntura

viernes, 22 de abril de 2011

Nuevos sustos con la deuda

Aznar es un miserable que canta su odio a España por los países donde va. Pero no, no es la causa fundamental de que repentinamente cueste más colocar la deuda, aunque habitualmente intenta debilitar la posición española. Como tampoco lo es Zapatero con sus meteduras de pata, en este caso la opinión sobre si los chinos comprarán deuda soberana o invertirán en las cajas, noticia que en primera transmiten los fundamentalistas ultras de ‘La gaceta’, los mismos de Intereconomía, esos a los que la Sra. Aguirre les regala concesiones de TDT a pesar de que los tribunales sentencien en contra y vuelva otra vez a dárselo.

Ni en un caso ni en otro son culpables de que la deuda española haya sufrido un nuevo encarecimiento, nos cuesta más dinero pagar el mismo importe de préstamo. Por favor, de una vez por todas desterremos que los problemas colectivos sean causados por una opinión individual. Lo básico es que necesitamos esos préstamos imperiosamente, no podemos prescindir de ellos, salvo que queramos parar el Estado, por eso pagamos lo que nos cueste. Recuerdo que a mayor dinero pagado en intereses menores posibilidades de dedicarlo a inversiones productivas, que nos permitieran crecer y salir más fácilmente.

La lucha entre el corto plazo y el largo es terrible en España desde hace 2 años y continuará. Las mejores medidas para luchar contra la deuda no lo son para salir de la crisis, pero sin resolver el problema de la deuda no hay opción a plantearse ningún otro. Crear puestos de trabajo sostenibles, de futuro, requiere de esfuerzos muy superiores a crear trabajillos para salir del paso, que nos hundirían mas. Destinar recursos a generar puestos de trabajo impide reducir déficit y por tanto aumentar riesgos de turbulencias financieras.

Los sustos con la colocación de nuestra deuda provienen de:
a) Grecia y su continuada caída. Agravada por los continuos mensajes de reestructuración de la deuda que salen de Alemania, nada casuales. Nuevos plazos, nuevos tipos, nuevos recortes, y mayores controles sobre su economía, y problema de las quitas (impagos) a aceptar, por tanto penalización para los tenedores de deuda que ven aumentar riesgos y por ello exigirán mayores intereses. Ahora están en el 19% los bonos a 2 años, una barbaridad que hunde a cualquiera y 14.8% a 10 años, los españoles a 5,5% nivel alto de la década.

b) Portugal. Y el posible frenazo y mayores dificultades a la ayuda, parece frenada por los ultras finlandeses, capaces de formar gobierno en coalición. Recordamos que en España la votación similar a la portuguesa que le ha llevado a la ayuda y mayores controles y recortes y mayores sacrificios, aquí el PP votó en contra de los planes del gobierno que salvó los recortes por un solo voto, aquello tuvo mucho mayor peso que las palabras de Aznar, era el síntoma para la inversión internacional de que la oposición no apoyaría y podría dejar caer España si se la apretaba.(Tengo la sensación de que al PP le están leyendo la cartilla internacionalmente y los grandes de la economía nacional y aunque realiza crítica económica ha dejado de empujar a hundir y por tanto deriva la presión al terrorismo y corrupción)

c) Islandia. Por segunda vez, rechazo en referéndum a asumir públicamente los pagos de las entidades financieras. No olvidemos que es un país muy, pero que muy pequeño, por tanto difícilmente generalizables sus salidas y está fuera del euro. Era el emblema del neoliberalismo, visitado arropado por Friedman, como lo fue Chile. Y puesto como modelo por Rajoy.

d) El triunfo de la ultraderecha finlandesa que pasa de 5 a 39 escaños, los Autenticos, (atentos al nombre típico de los independientes, ni de izquierdas ni derechas) y su opinión de poner pegas al salvamento portugués, y querer revisar el resto de los planes de rescate de la eurozona, lo cual implica al menos la posibilidad de cambios en la estructura y calendario de las deudas, lo cual supone tiempo, gastos, tensiones, discusiones…Ojo a los sentimientos de frustración de todos los países hacia donde pueden dirigirse, primero populismos, puerta de fascismos. Las quinielas y dudas sobre Europa se discuten abiertamente, un solo euro, dos, o tres, salidas con variables y condicionantes diversos.

e) Los inversores privados (bancos) asumirán o no parte de los rescates, es una de las polémicas y en qué cuantías y a qué precios asumirán sus propios riesgos. Como afectará esto al sistema financiero europeo es una incógnita, una mayor incertidumbre.

f) España. Nosotros influimos con nuestros problemas de crecimiento que pueden lastrarnos mucho durante varios años o muchísimo dejándonos varados en un lateral. Influimos con nuestra capacidad de tomar decisiones centralizadas y rápidas en cada momento concreto, hacia Europa y hacia España, existen dudas sobre la fuerza del poder político español, sea el que sea, para dirigir mayorías que se impongan socialmente. Las necesidades de financiación de las cajas de ahorros, que pudieran encauzar las salidas de nuestro sistema financiero aún sin capacidad de conceder créditos.

g) La subida de tipos de interés en la eurozona. Un euro más fuerte y caro implica mayores dificultades para exportar para todos, mas para nosotros y prestamos más caros para los necesitados como nosotros, por tanto mayores dificultades para pagar y menos recursos destinados a crecer.

h) La subida de precios agrava sobremanera el punto anterior.

i) Toda reforma, necesita tiempo para dar resultados. No sabemos si lo hay.

j) Los requerimientos de financiación del resto de economías mundiales, principalmente la deuda de EEUU, con posibles dificultades futuras. Acaba de ser avisada de rebajar categoría, el primer aviso histórico de S&P con perspectiva negativa. Otro aviso histórico del F.M.I. mostrando verdadera preocupación sobre el déficit, y enormes peleas republicanos/demócratas que desde luego influirán en el resto del mundo al tiempo que minoran su capacidad de liderazgo en todos los terrenos.

k) Que España es la línea de soporte del euro parece ya una acepción común, de ello se derivan algunos compromisos de mayor presión para nosotros, tanto gobernantes como españolitos de a pie.

Los ultramedios en campaña

jueves, 21 de abril de 2011

Aquí no caben ateos


Aquí no caben ateos. JESÚS RUIZ MANTILLA EL PAÍS - 17-04-2011


En las calles de Madrid hay espacio para floristas, titiriteros, manifestantes, hinchas del Madrid, del Aleti e incluso del Barça, libreros, autores, músicos y conferenciantes; hay sitio para gays, lesbianas, okupas, desfiles militares. Por las aceras de la ciudad se puede reivindicar la República y a Franco, protestar contra los desmanes del cambio climático, la subida de la cuota lechera, las guerras justas e injustas y después hacer botellón. Las calles de Madrid son para todo Dios menos para los ateos. El ateo en su casa, que ya caerá del guindo. El ateo que no se note, que no se vea, que no salga y sobre todo que no hable. Los ateos no caben en Madrid.

Es curiosa la reacción que ha producido el anuncio de manifestación de descreídos en Madrid. Se les han echado encima al cuello, todos a una: primero unos querellantes privados entre los que había siete abogados e inmediatamente después las fuerzas vivas, con un paso al frente, para prohibirlo todo. Los radicales de Aguirre y los moderados de Gallardón en eso han actuado sin fisuras. Han estado a la altura de su sesgo y sus orígenes nacionalcatólicos. Contra Dios no se juega. En Madrid, no. Ni una broma.

El monopolio de la indignación en España sigue siendo del creyente fervoroso, del meapilas con complejo de cruzado, del capellán, las monjas y los autobuses con parroquianos de diferentes sectas eclesiásticas. Solo el católico cegatón e intransigente tiene derecho a poner el grito en el cielo y sentir que la única sensibilidad que se hiere es la suya. No cae en que con la misma vergüenza que él se rasga las vestiduras cuando cree que se ha ofendido o se va a ofender a su Dios, sus vírgenes y sus santos, alguien que no comulgue con ningún sentimiento religioso, que no profese creencia, puede sentirse agredido y ofendido por el atraso moral y la intransigencia de sus símbolos. Por los pasos, los capuchones y la obsesión castrante de sus dogmas y jerarquías a la hora de coartar libertades. No caen en que puede ser indignante e insultante en la misma medida contemplar cómo a capricho ocupan ellos las calles con sus rosarios, sus sotanas y sus misas para las que sí cabe cortar el tráfico... Aun cuando vayan a exhibir banderas inconstitucionales o proferir insultos y amenazas contra acciones de Gobiernos democráticamente elegidos.

En este país todavía resulta más natural y permitido por las autoridades que unos nazarenos y penitentes se fustiguen a latigazos en la vía pública o caminen descalzos para purgar sus pecados a que unas asociaciones de ateos salgan a manifestar en Jueves Santo su manera de creer o no creer en nada. Existe una confusión inquietante, un doble rasero injusto en el que se acorrala de hecho al laicismo en beneficio de la cruz. Y en eso, España demuestra todavía un atraso preocupante en la actitud sumisa de sus gobernantes a derecha e izquierda. Los espacios públicos se prestan para todo el mundo.

…/…

miércoles, 20 de abril de 2011

'Procesionar'. Elvira Lindo


Procesionar . ELVIRA LINDO. EL PAÍS 20-04-2011

Ayer escuché varias veces el verbo procesionar en el telediario, que es un verbo que nació con la democracia y por la repentina necesidad que les entró a los Ayuntamientos de que en su jurisdicción se procesionara con tanto entusiasmo como en el pueblo de al lado. A esta revitalización de las procesiones contribuyó la izquierda en gran medida, debido al empeño de algunos políticos en situarse en la presidencia de dichas manifestaciones religiosas. Ya nadie parece acordarse de que, dejando a un lado las ciudades con una Semana Santa espectacular, las procesiones estaban en franca decadencia hasta que los políticos democráticos las convirtieron en manifestaciones culturales. ..

La nota de color de la información semanasantera en un telediario fue un reportaje sobre unos niños de unos cinco años, vestidos de costaleros, a los que sus mayores habían construido un trono a su medida, con su Virgen de cartón, para que comenzaran a ensayar lo que habrá de ser toda una experiencia en la vida, cultural o religiosa; eso queda, al parecer, al libre albedrío del individuo. Según la maestra que marcaba el paso de esta procesión liliputiense, procesionar no tenía nada que ver con la fe sino con las tradiciones populares. No sé yo si esa parte de la izquierda que reclama una sociedad laica estaría de acuerdo en que pasear una imagen religiosa por la calle es un acto cultural, y no sé si a la Iglesia le gusta la idea de que las procesiones no aumentan el número de fieles sino el de turistas. ..

martes, 19 de abril de 2011

Reflejos de la Semana Santa

Estas cosas pasaban antes, el país inundado de procesiones, recuerdan el franquismo, que lástima, un paso adelante dos atrás. Entiendo que tengan un componente cultural, como los toros y esas cosas, y como tal componente cultural, se mete suavemente en la cosmovisión y conforma ideología y se reproduce en la sociedad, se socializa a los niños para que adoren y disfruten con unos desfiles que muestran la cultura de la tortura y la muerte violenta, y potencian esos rasgos, porque eso es lo que intentan tanta adoración y misticismo, meter el miedo a la vida, a la propia responsabilidad individual.

Y repiten y repiten, un día y otro, una semana y otra un año y otro, así es como se reafirma una historia y se meten músicas adecuadas, y trajes o vestimentas que identifiquen clanes, tribus, grupos, velos y mantillas, olores y colores, un poco o mucha organización paramilitar, misticismo, unas gotas de artes y espectáculo gratuito para mirar. Y fieles y fundamentalistas y llantos y gente pidiendo a unas estatuas de madera y confiando en que ‘Dios’ resuelva los problemas.

Y como su Dios murió de esa manera tan cruel, ellos tienen todo el derecho del mundo a hacer lo mismo. Qué cosas tiene la religión y la Iglesia porque ni siquiera está probado por nadie que aquello fuera verdad, pero aunque lo fuera que lejos queda tanta riqueza y tanta parafernalia y tanta procesión de muchas cosas que dicen que dijo. Escritos y fábulas hay, pruebas no. Daría lo mismo, otras cosas están probadas y no se imponen prácticas ni comportamientos al resto de la sociedad. Bien por los neoliberales que gobiernan, defensores de la libertad que obligan a los demás a soportar ritos y excesos.

No, no es exactamente como antes, faltaría más. La Iglesia y el Régimen, ambas cosas partes de lo mismo, imponían a toda la sociedad, quitar músicas, fuera películas que no representaran aquella historia, fuera carne, nada de colores salvo negros y morados, única diversión, procesión. Lo siento por algunas personas, pero esto tiene que ver con la ideología, los recuerdos de juventud siempre se perciben con buena cara y a los pueblos al terruño a recordar.

Sí claro que influye en el voto, claro que tiene repercusión en la idea que tenemos de España y sus problemas. Claro que muestran un componente carca en gran parte de la población española, componente que no solo llega desde los confines ultras pasando por los votantes peperos, también inunda los páramos rojiverdes y malvas. Esta es España señores con un pie aquí y otro allá. Posponiendo la asignatura pendiente, ¿para cuándo mayor laicismo? Que es mayor respeto global a todos, en los comportamientos, en las calles, en lo público, en las instituciones.

Cuantas de nuestras autoridades de todo signo político se postrarán ante estatuas de madera policromadas, cuantos representantes del pueblo irán en procesión. No, no da igual que vayan individuos privados a que lo hagan representantes del Estado, de todos.

Paisaje impresionista, 56

lunes, 18 de abril de 2011

Si alguien quería crear un cisma con Libia, lo ha logrado

Copio una respuesta de mi amigo Pepe, dentro del problema suscitado con Libia. Agravado, el lío, con la intervenció última de Aznar, aunque conociendo las anteriores relaciones no tendrían por qué haber extrañado tanto estas opiniones.

Me vale la idea del cisma, porque refleja muy bien la situación de desconcierto de las izquierdas, pero es un cisma sin autor responsable, un cisma provocado por la marcha del mundo, que está cambiando rápidamente y coloca a todos, a las izquierdas también, ante nuevos hechos, nuevas caras, nuevos agentes sociales y situaciones imprevistas, que ponen a prueba la manera de ver y entender el mundo vigente hasta ahora.

La situación es muy compleja, tanto para los gobiernos occidentales, las burguesías gobernantes, la UE, la OTAN, los imperialistas, o cómo los queramos llamar, y para gobiernos orientales (en China se veta la información sobre lo que ocurre en el norte de África), como para las izquierdas.

No vayamos a creer que quienes disponen de más y mejor información -los gobiernos, la UE, la OTAN- tienen las cosas mucho más claras. Por parte de los gobiernos se advierte perplejidad, dudas, división ante lo que hay que hacer o no hacer. Ni siquiera en EE.UU. la decisión de intervenir es tan clara, tan firme como en otros casos, algunos lejanos (Vietnam) otros cercanos (Iraq). ¿Está desconcertado el imperio? ¿Actúa Obama del mismo modo que Bush? ¿Hay diferencias entre uno y otro que merecen ser tenidas en cuenta o el gobierno americano está actuando como siempre?
En Europa sucede algo semejante entre los miembros de la UE, con defecciones (Alemania, cada día más suya, en esto y en la crisis económica) o debilidades (Italia), España a remolque, como casi siempre, y los dos países más favorables a la intervención son Inglaterra y Francia. En la ONU, tampoco hay consenso: la resolución, de compromiso, que permite intervenir, es ambigua como concesión a la abstención de otras grandes potencias para poder aprobarla.

Son especialmente sintomáticos los titubeos del gobierno norteamericano, reflejo de su situación interior, pero que ponen en cuestión el pretendido liderazgo de EE.UU. en el nuevo orden mundial definido por Bush padre antes de la primera guerra del Golfo. El nuevo orden no era tal, sino una situación efímera, porque el mundo se ha seguido desdibujando según el mapa de la guerra fría, donde todo podía ser explicado por la ecuación tensión/distensión entre dos bloques que representaban sociedades mutuamente excluyentes.

Según mi modesto entender, gran parte de la izquierda sigue presa de ese esquema y de viejas fotografías de la descolonización del norte de África, cuando había gobiernos nacionalistas revolucionarios, progresistas y más o menos laicos (el socialismo árabe, el panarabismo), que emprendían reformas, nacionalizaban la riqueza (en algunos casos el 50% del PIB) o repartían la tierra, pero eso es el pasado. Ahora lo que hay son regímenes degenerados, en algunos casos dictaduras personales, o familiares, que son ineficaces, corruptas y represivas. Y Gadafi es uno de estos viejos héroes de la descolonización y de la guerra fría, que ha degenerado en un sátrapa, además de haber apoyado el peor terrorismo (sí, ya sé: los países occidentales también son terroristas, de otra forma; pero por eso les criticamos, así que no veo por qué Gadafi habría de quedar exento).

En la izquierda no había problemas de interpretación de los hechos, -cisma- cuando se producían sucesivamente los levantamientos populares, en un país detrás de otro, porque encajan en el modelo. La cosa estaba más clara: pueblo que se levantaban contra tiranos; hasta llegar a Libia, cuando Gadafi dijo que no se movía y anunció una masacre, que puso en práctica. Eso descolocó a la izquierda. Como otras situaciones similares la han descolocado desde hace años, y entonces se echó mano al esquema de la guerra fría, como hicieron Chavez, Ortega y Castro, cuya "aportación" convenció a muchos: Gadafi no era ya tan bueno como antes, pero los países intervencionistas eran peores, y además estaban movidos por las peores intenciones -el suministro de petróleo, que por otro lado ya tenían asegurado con Gadafi-, y además, como conservaba apoyos, la noción del pueblo rebelde contra el tirano ya no estaba tan clara (no había esa apreciación con el gobierno de Saigón, que también tenía pueblo detrás; ni con Franco, que tenía amplio respaldo social; y aún más con Hitler, pero….), tampoco estaba muy claro quiénes eran los insurgentes: islamistas, monárquicos, resentidos, gente manipulada por la CIA, etc, etc.

Con lo cual, desde la izquierda apoyarles no parece legítimo ni, a corto plazo, electoralmente conveniente. Los libios no son un pueblo revolucionario, sino una mezcla poco segura, luego deben de ser abandonados a su suerte. A pesar de que el Consejo Provisional pida la intervención extrajera.

Para acabar de rematar la idea se acude al argumento, al parecer imperecedero, de No a la guerra, puesto en circulación, correctamente, ante la invasión de Iraq, un país que no había pedido ayuda extranjera ni estaba en guerra hasta que las tropas al mando de USA lo invadieron. Lo que hicieron fue provocar la guerra, que no es el caso de Libia, porque, cuando tardíamente intervinieron los aviones franceses, los primeros en bombardear posiciones de Gadafi, la guerra ya había estallado y los rebeldes llevaban la peor parte, habían perdido territorio y estaban cercados en Bengasi.

Si a la consigna de “NO a la guerra”, se le añaden otras como “Por la soberanía de los pueblos” (si les dejan sus tiranos, claro), y “OTAN no, bases fuera”, entonces ya sí que no entiendo nada.

Paisaje impresionista, 4

domingo, 17 de abril de 2011

El mundo no se acaba. Pero cambia a gran velocidad, 6

Estamos desde hace 30 años bajo la hegemonía neoliberal
Xavier Sala i Martín, es un prestigiosos economista liberal, (chaqueta de colorines y del Barsa), con mente clara y buenos y constantes argumentos, que aunque algunos no compartas te abren puertas y otros te obligan a pensar y darle vueltas a tus propias opiniones, profesor en la Columbia University y habitual escritor en La Vanguardia.

En relación con el tema de los post anteriores, este hombre cuenta en un artículo del 18 de junio del 2002 un debate sobre la globalización que tuvo el 29 de mayo con Bernard Cassen, director general de ‘Le Monde Diplomatique’ y presidente de ATTAC. Transcribo parte de su artículo:

En su discurso inicial, él presentó un panorama devastador, llegando a pronunciar las palabras "catástrofe" y "desastre" hasta 21 veces en 20 minutos: "La globalización neoliberal salvaje (... ¡no se olviden lo de salvaje!) de las dos últimas décadas -dijo- está llevando al mundo a una situación calamitosa".

Mi intervención consistió en presentar datos que demuestran que la fracción de la población mundial que vive bajo los umbrales de pobreza ha disminuido, que el número de pobres ha bajado entre 250 y 450 millones de personas y que las desigualdades de renta en el mundo se habían reducido desde 1980. También mostré que, en los países que habían introducido mercados y se habían abierto a las fuerzas de la globalización, la pobreza había disminuido entre 300 y 500 millones de personas, mientras que los que se habían cerrado vieron como el número de pobres subía entre 80 y 90 millones.

La reacción del señor Cassen fue sorprendente por tres razones. La primera es que, lejos de intentar desacreditarme o insultarme, se comportó como un caballero y aceptó mis estimaciones. La segunda es que bajó el tono de su discurso (en su segunda intervención, que duró otros veinte minutos, no pronunció las palabras "catástrofe" o "desastre" ni una sola vez). La tercera es que, como era de esperar, dijo que el bienestar de las personas no sólo es la renta y que si lo medía bien, el bienestar mundial no había aumentado.

Le propuse que me dijera cómo calcular el bienestar, que yo lo estimaría y nos reuniríamos dentro de un año para discutir los resultados. Sugirió seis medidas: (1) esperanza de vida y mortalidad infantil, (2) hambre, (3) educación, (4) acceso a agua corriente potable y alcantarillado, (5) tasas de suicidio y (6) tasas de encarcelación. De hecho, no hace falta esperar un año porque todos esos números ya han sido publicados por diversas organizaciones. Veámoslos.

(1) El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) del año 2001 muestra que la esperanza de vida en el mundo ha subido de 60 años en 1970 a 67 en el 2000 y que la mortalidad infantil ha caído del 10% al 6% durante el mismo periodo.

(2) La FAO señala que el consumo de calorías por persona en los países pobres era de 2.150 en 1970 y de 2.650 en 1999 (un aumento del 21%). La producción de alimentos en el tercer mundo ha subido un 52% y la fracción de la población que pasaba hambre ha pasado de 920 millones (35% de la población) a 810 millones (18% de la población). 810 millones es todavía un número demasiado elevado, pero ha habido progreso.

(3) La Unesco calcula que el índice de alfabetización subió del 63% al 79% durante los últimos 30 años y que la tasa de escolarización primaria ha pasado del 82% al 99% y la secundaria del 25% al 60%.

(4) La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la fracción de la población mundial con acceso a agua corriente potable pasó del 25% en 1970 al 85% en el año 2000, mientras que la que tiene alcantarillado subió del 40% al 60%.

(5) La OMS también calcula que las tasas de suicidio han pasado de 13 a 15 casos por cada 100.000 personas. Antes de culpar al neoliberalismo de ser el responsable de esa tendencia, es interesante recalcar que los países con más suicidios del mundo son los antiguos y actuales socialistas (entre los que destaca Cuba) y los países "socialdemócratas" del norte y centro de Europa (Finlandia, Bélgica, Suiza, Austria, Dinamarca, Alemania, Suecia y Francia... todos por encima de 15. A modo de comparación, diremos que mientras el número en Estados Unidos disminuyó de 12,7 a 11,3, la Francia del señor Cassen vio como la tasa de suicidio aumentó de 15,4 en 1970 a 19 en el año 2000.

(6) Finalmente, el International Center for Prison Studies estima que las tasas de encarcelación han subido casi uniformemente en todos los países de la OCDE. Cassen piensa que eso es malo, pero uno podría pensar que es bueno que los criminales estén en la cárcel y no en la calle.

En resumen, nuestro mundo no es perfecto...

Paisaje impresionista, 20

sábado, 16 de abril de 2011

El mundo no se acaba. Pero cambia a gran velocidad, 5

El occidentalismo y eurocentrismo se nos cuela por todos los poros. Ver el mundo a través de los ojos del occidental ha sido una constante, que para algunas cosas sirve, para otras cada vez menos, en un mundo globalizado que paradójicamente no significa ‘igualizado’, porque hay una tendencia a destacar la identidad particular, local, regional y además muchas veces sus experiencias históricas y presentes no son similares.

Este es el sesgo de acontecimientos que reflejan las opiniones de Vidal y otros como mi amigo Pepe, cuando se refiere al ataque o crecimiento de la ofensiva neoliberal, personificado política y económicamente en el ascenso de Reagan y Thacher. Y trasladado a las relaciones económicas y de poder mundial.

Estos hechos que pueden aceptarse como criterio general, chocan en ocasiones con la experiencia española, la sociedad construida en la Transición. En España empezamos a construir la democracia cuando empieza el cansancio de las europeas, en plena polémica de críticas a la corrupción de los poderes, nosotros estamos saliendo de la dictadura, y a pesar de que todo transcurre excesivamente deprisa, no debería servir para olvidar tan rápidamente. Recuerdo compañeros que a principios de los noventa, criticaban al PSOE por cargarse el estado de bienestar. Todo es un sin propósito en nuestra experiencia, como si el estado de bienestar español hubiera sido construido en el franquismo, 20 o 30 años antes.

Desigualdades y excesos de poder, corrupción, abanicos salariales en explosión de crecimiento, todo pasa y mucho más, pero también otras cosas, lo determinante en el caso español, es que en medio de la vorágine económica y política se construyó el Estado de Bienestar que conocemos, probablemente la mayor democracia que existió en la historia de España y ello en medio del ascenso del liberalismo, de Reagan y Thacher.

Está muy extendido entre la intelectualidad el concepto de desánimo, para reflejar un momento de la Transición en el que la gente paró sus luchas, frenó sus ímpetus, por desánimo y por traiciones, dicen, yo mantengo la tesis de que fue porque millones de españoles consiguieron por fin sus sueños de libertad, poder votar, elegir, tener leyes que protegían derechos de expresión en palabra, escritos e imágenes, derechos de afiliación y reunión, divorcio, los derechos de las mujeres para ejercer de ciudadanas. Se obtuvieron sustentos básicos de calor, comida, vestido y calzado, y agua caliente y váter, y ciudades con calles asfaltadas y luces, y parques, incluso algunos coches y viviendas sociales, medicinas y atención sanitaria y colegios para los niños y universidades para las jóvenes y centros cívicos para viejos incluso hasta posibles vacaciones…

Todo esto que forma parte del bagaje socialdemócrata implantado en España en los ochenta y noventa, nunca se valoró por mucha gente, y aún seguimos así, solo valoramos lo que perdemos.

El problema es que esta sociedad ha sido muy poco defendida desde las filas de muchos izquierdistas, no la asumen como suya, no consideran positiva su participación en el resultado y a veces se comportan como si hubiera venido del cielo, dejando desprotegido un flanco para el ataque por parte de la derechona y de las ideas ultraliberales, los cuales perfectamente valoraban lo construido, como amenaza a formas de vida y pérdida de privilegios, tanto en el terreno de la abstracción teórica como en el de la concreción práctica.

Para muchos la democracia burguesa era una mierda, no era una verdadera democracia, era una mentira, porque el capitalismo oprime y explota, etc. etc. lo cual nos lleva a la paradoja de que hoy día los extremaizquierdosos critican que se puedan perder derechos, que nunca fueron peleados, defendidos ni entendidos como tales por ellos. Solo juegan a la contra y por tanto los debilitan, nos debilitan, debilitan esta sociedad, de lo cual se aprovechan las opciones neoliberales.

Si perder las pensiones actuales es un desastre, habrá que colegir que tenerlas haya sido una ventaja, y su crecimiento en número hasta casi doblarlas en 30 años un aumento de éxito, si perder parte de la sanidad que tenemos es penoso, algún día habrá que decir que tenerla es un logro importante. Pues en los años que ocurrían están cosas, triunfaban el pensamiento neoliberal y el capitalismo global, el mismo que ahora con la crisis, por lo que buscar explicaciones a lo que nos está ocurriendo hoy, basándose en aquello que existía hace 30 años, resulta poco útil.

Hablar de retrocesos contantemente desde hace 40 años, no es sostenible, porque alguna vez habremos estado mejor y paradójicamente y según muchas de estas conclusiones erróneas parecería que venimos del franquismo con amplia democracia y excelente nivel de vida y habernos sido quitado en estos tiempos.

Paisaje impresionista, 41

viernes, 15 de abril de 2011

Contra Telefónica deberíamos abrir un concurso de ideas

El mundo no se acaba. Pero cambia a gran velocidad, 4

Mi admirado Vidal Beneyto, publicó un libro después de muerto, ‘La corrupción de la democracia’ edit. Catarata, resumen de artículos anteriores, en los que recogía la idea esencial de que la democracia estaba herida profundamente. Desde su nacimiento y esplendor, la democracia se había desarrollado y llevaba años, enfermando. El autor en sus últimos años era pesimista respecto a las posibilidades de cambiar a mejor. Evidentemente el libro hay que leerlo, está plagado de argumentos y sucesos comentados de la corrupción del poder en el mundo actual.

Es difícil estar en contra de lo que escribe, y desde luego no se quieran leer mis opiniones como contrarias a las suyas, pretendo resaltar el hecho a veces olvidado por muchos, que n o por él, de nuestra historia particular en el tiempo. Por otra parte relata un conjunto de problemas que solo por cómo están enfocados arrojan un compendio de ética. Las descripciones que realiza de hechos concretos, los análisis de tendencia, puedo compartirlos, pero me falla la conclusión, en lo referido a España. El que la democracia esté manchada aquí, o sea mejorable, o etc. no tiene que ver con la conclusión, que lleva los síntomas de decrepitud a la época de cuando aquí empezamos a instalarla, finales setenta y década de los ochenta.

Conviene repetir que debemos partir del hecho de que nada se construye y perdura sin retoques, sin rehabilitaciones profundas. Más aún, que no es posible pretender que la democracia es una especie de nirvana sin problemas, sería estúpido. La vida, humana o de cualquier clase, genera problemas siempre, así que cualquier sistema que trate de organizar personas y colectivos tendrá problemas, antes, durante y después.

La manida costumbre de airear los problemas que existen, las vejaciones, corrupciones, etc. etc. tratando con ello de generalizar la necesidad de derrumbar el sistema entero, debería redirigir fuerzas para luchar contra ellas en concreto, y no para derribar el edificio entero sin saber dónde cobijarnos después, sin conocer qué le vaya a sustituir. Romper lo existente sin alternativas es la peor de las soluciones, porque es evidente que de una situación de caos sacarán partido los más fuertes, justo aquellos a los que teóricamente se trata de someter, así ocurre muchas veces, que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones.

El problema de lo que Vidal Beneyto expone en su libro, es que las experiencias citadas fundamentalmente, están referidas a Europa y EEUU, o más en su conjunto al mundo occidental surgido después de la Segunda Guerra Mundial y aplicar conclusiones a una realidad surgida aquí en otros momentos y situaciones es demasiado atrevido.

En aquel mundo en el que la sociedad ganadora de la guerra al nazismo y fascismo, implanta una organización democrática, referida sobre todo a Europa genera unas particularidades que para resumir llegan hasta construir el llamado Estado de Bienestar. Que en la construcción de ese modelo social tuvieran implicaciones: los movimientos comunistas europeos, ganadores de la guerra contra el fascismo (una forma de burguesía que aquí triunfó y perduró hasta finales de los setenta, no lo olvidemos), el reflejo proyectado por la URSS y la guerra fría, y por tanto una burguesía con cierta prevención, que ahora da igual que prefiera ceder derechos y compartir o que les fueran conquistados por los pueblos, lo relevante para la discusión, es que desde la finalización de la guerra comenzó la experiencia de una nueva sociedad, en un lado democrática, pero aquí en el lado español, era fasciocatólica, nacionalcatolicismo, dictadura, o como quiera llamarse.

En los años 50, 60 y 70, se produce una profundización democrática en occidente que posteriormente frena por muchas razones, aproximadamente coincidiendo con las crisis del petróleo y la influencia ‘reganiana’, son los momentos de eclosión de la ideología neoliberal y empieza a retroceder ideológicamente el peso e importancia del Estado, de lo público. Pero mientras ocurren estas cosas en las sociedades democráticas, aquí estamos luchando contra el franquismo buscando otras salidas a nuestra particular situación. Y desde luego experiencias muy diferentes podemos contar sobre lo que ocurre entonces en el mundo árabe, en Asia, en Sudamérica, en África, en el Este de Europa…

Paisaje impresionista, 692

jueves, 14 de abril de 2011

14 de Abril. La República

14 de Abril. Aquellas libertades de entonces

Si la sociedad española actual debiera mirar hacia algún momento de la historia para agradecer algo, debería hacerlo hacia La República. Aquella del 14 de abril es la gran hacedora de muchas parcelas constitucionales actuales y por ende de muchas parcelas de vida cotidiana de los españolitos de hoy.

En mi infancia juventud, la mirada se dirigía desde los libros prohibidos, y desde aquellos republicanos que quedaban, silenciosos en sus puestos de trabajo, y que contaban de vez en cuando anécdotas, hacia aquella experiencia decían que adelantada a su tiempo, porque fracasó, porque la hicieron fracasar. Los problemas que puso sobre la mesa tratando de resolverlos son algunos de los mismos que posteriormente fueron resueltos (provisionalmente, como siempre) en la sociedad actual.

Quizás el mejor homenaje que pueda hacerse sea considerar que las libertades de hoy, más profundas y amplias que las de entonces, bebieron allí parte de su jarabe. A pesar de lo anterior, en algunos ambientes es más querida la República que la actualidad, por algunas razones, entre las cuales estará la épica y aquello del tiempo pasado fue mejor, el no haberlo vivido, el desconocimiento de hasta donde llegaron en libertades y condiciones materiales de vida y hasta donde llegamos hoy, incluso la idea de distinción, de distinguirse de los demás. Es indudable que la forma de lograrla con la participación popular e intelectual, en el momento en que se hizo, con la revoluciones en el horizonte, es el gran pasaporte para la eternidad, a lo cual contribuyó su asesinato.

Pero yo insisto en que el mejor homenaje sería decir a hombres y mujeres del pasado, mirar lo que hicimos con vuestros sueños y empujes, los llevamos un poco más lejos para más gentes: más amor libre, mas libertad de la mujer, mayor libertad para los diferentes por edad, extracción social, religión, raza, procedencia, clase… menos analfabetismo, mayor calidad de vida, mayor esperanza de vida…

Lo que no pudimos traernos fueron sus legiones de intelectuales y obreros comprometidos con su tiempo, no pudimos traer tanto esfuerzo investigador del que todavía no nos recuperamos, pero sí los ideales y espero que enseñanzas y experiencias de aquella época tan convulsa.

Si ya sé que a cambio nos trajeron gentes, ideas, organizaciones religiosas, que mejor se hubieran quedado allí. Saben ustedes que el saludo fascista brazo en alto está prohibido en Italia y es delito, causa de detención, y que las calles alemanas no tienen ningún nombre nazi, que allí están prohibidos los partidos nazis.

Lo que menos me gusta, las fosas que continúan sin abrir, esos muertos en los caminos que impiden o no facilitan recobrar. Qué españoles más burros continúa habiendo. El auto de Garzón porque es un símbolo de lo mucho que llegó hasta aquí que podría haberse quedado por el camino. Y me gusta muy poco que no se estudie en las escuelas aquellas gestas por conseguir mayor libertad, justicia y solidaridad de las que debería estar orgulloso todo un país.

Paisaje impresionista, 62

miércoles, 13 de abril de 2011

El mundo no se acaba. Pero cambia a gran velocidad, 3

Leo documentos y libros, en los cuales se describen sucesos históricos e interpretaciones que pueden ser válidas para mi armario intelectual, incluso aunque pueda diferir en algunas cuestiones concretas podría aceptar en general la descripción que realizan del pasado, algunas de sus interpretaciones históricas, pero donde tropiezo indefectiblemente es en la proyección que realizan de dicha historia. La secuencia de hechos los lleva a conclusiones que aplicadas aquí y ahora ya no comparto y si las proyectan a futuro, aumentan mis dudas. (En el terreno de la ecología encuentro algunos de estos problemas de proyección).

Algunas de ellas porque no las veo, no han ocurrido en este país ni está pasando ahora lo que cuentan, aquí en España. El Franquismo, Transición y posterior instalación de la socialdemocracia, parece un tiempo con el que chocan interpretaciones, unas para dar una versión de frontera otras para seguir con otra historia. El conocimiento como siempre es parcial y en movimiento, y probablemente unos dirigimos la mirada a una parte y otras personas a otra, si además nosotros hemos cambiado de posición y la realidad ha estado en movimiento, las dificultades para coincidir aumentarán.

Comprendo que para algunos, la conclusión tenga que ser común, fiados de que en ocasiones tenemos procedencias intelectuales similares. Y no es así, y cuanto más cercano a la actualidad, ha tenido menos sentido ese patrimonio común ideológico de izquierdas. Ese autotítulo de ‘soy de izquierdas’ conseguido por ciencia infusa, con el que tantos pretenden salvar su pertenencia o identidad en el mundo actual, incluso utilizado como paradigma de mayor comprensión de los acontecimientos de la realidad, se antoja casi siempre como un penoso lastre que hay que abandonar, precisamente para comprender la realidad. Y abrazar la racionalidad mirando a todas partes, buscando por todos lados ideas y argumentos que expliquen y puedan abrir puertas.

Que el capitalismo o el libre mercado sea un sistema explotador generador de contradicciones, etc., no debería implicar pararse en ello pensando que todo está hecho y dicho hasta el fin de los días en el que no se sabe bien que revolución habrá en el paraíso, porque no lleva a ninguna parte, los hombres siempre han sido y probablemente sean explotadores, injustos, criminales y tantas y tantas cosas y aquí seguimos intentando resolver los problemas de cada momento.

Las ideas neoliberales tienen peso en el mundo, pero no me explica el por qué en unos sitios hay mayor democracia que en otros, o por qué unos países, España, han caído en competitividad y otros han subido, por qué nos hemos quedado rezagados en altas y medias tecnologías o por qué existe el estado de bienestar en unos lugares y no en otros, ni siquiera explica la necesidad o no de regulación global, ni por qué la crisis toma unos derroteros en Europa y otros en EEUU, y otros en China, y otros en...ni por qué en el norte de Europa tiene un trayecto y en el sur otro, ni me explica por qué tenemos un 40% de paro juvenil, ni ha influido en nuestros problemas demográficos, ni entra a determinar el sistema de debate y toma de decisiones políticas en cada sociedad, ni en cada partido, que influyen en la gobernanza de cada organización, región y país.

Pero todavía más importante, que en el mundo tengan peso las ideas neoliberales no explica ni condiciona, por ejemplo, que en China, ya uno de los líderes mundiales, el estado y la regulación pública tengan un peso tan grande y el pueblo tanta diferencia de derechos y necesidades satisfechas respecto a nosotros, de tal forma que la mayor revolución nuestra sería hacerla allí para que conquistaran estatus similares a los europeos, es lo que mejor podría salvarnos de nuestras penurias. Y en India y en Brasil y en tantos sitios. La existencia de las realidades concretas de China, India, Brasil y etc. tiene mayor peso en nuestras vidas que cualquier teoría económica o política y nos obliga a adaptarnos, a comprenderlos y comprendernos.

Que se produzca una mutación social, cambio de etapa o fin de ciclo, o como quiera denominarse podrá ser explicado con una teoría general, pero sin aclarar lo concreto y particular de este país tendrá poca utilidad para nosotros. El que casi todos estemos dando tumbos para tratar de comprender la realidad actual, lo que ha pasado recientemente, no justifica que aquellos que no los dan, hayan encontrado respuestas socialmente relevantes y útiles. Porque, entre otras cosas, luego habrá que aplicar los conocimientos y ello requerirá de fuerzas suficientes en los aparatos de decisión política y económica, gobiernos y empresas, partidos y sindicatos, organizaciones internacionales y nacionales…

Paisaje impresionista, 5

martes, 12 de abril de 2011

El mundo no se acaba. Pero cambia a gran velocidad, 2

En lo concreto y cercano, en lo relativo a la crisis, no es que sea un cenizo, escéptico, pesimista, es que parece que; ha habido crisis, sigue y seguirá, aunque muchos pretendan orillarla, crisis que ha mostrado enormes dimensiones con la conjunción de los factores externos con los internos, la crisis internacional con la específicamente española, motivando que haya sido extremadamente más profunda de lo esperado por casi cualquiera, (pero son ya varios años, así que cegarse en el 1º no justifica cerrar los ojos en el 5º año)

Crisis que afecta a las posibilidades de crecimiento a medio plazo muy inferiores al 2% o 3% necesario hasta ahora para crear puestos de trabajo netos , lo cual implica un enorme paro dificilísimo de digerir en varios años (¿2 lustros?), que está provocando una pérdida de riqueza generalizada, que afecta en mayor medida a un tercio de la población, que aumentará mas sus signos y que profundizará los gaps entre pobres y ricos, creciendo la exclusión social. Modificará profundamente las relaciones económicas y políticas y por tanto la organización social.

Los motivos son variados, suelo apuntar algunos en este blog, la pérdida de competitividad global de la economía española, comparada con nuestros competidores, por la falta de recursos, de ahorro, de crédito, de educación, de I+D al nivel requerido para tirar, la falta de innovación, la escasez de recursos para producir tirones productivos sostenibles, por problemas energéticos de despilfarro y dependencia, por una clase empresarial (o mejor decir país) excesivamente carca, que mira solamente una dirección, salarios, por una administración lenta y farragosa, enormemente troceada e individualizada, por una justicia que da pena y lástima, que no solo necesita una regeneración, una reconversión, aquí es necesaria una revolución… (A nadie le puede entrar en la cabeza que pueda ser juzgado el juez instructor de Gürtell, sin que lo hayan sido sus protagonistas).

Se ha producido ya el abandono de una generación de jóvenes, que puede explotar en cualquier momento, y no tiene que ser en la dirección revolucionaria que muchos imaginan, podría hacerlo en torno al fascismo, pero el caso es que esta generación ha sido abandonada por parte del resto del país, partidos y sindicatos, sus gentes todas, que no pusieron, pusimos, ponemos, freno a tanta precariedad y despilfarro de talentos y vidas, inversiones que en parte otros países aprovecharán, si a estos problemas les unimos el permanente exceso de peso de la Iglesia y de la derechona, junto a la cuestión nacional, estaremos en mejores condiciones de ver el punto de partida. A integrar en el análisis el aspecto europeo, y el excesivo poder actual de Merkel en las decisiones, que no nos favorecen, que nunca debería justificar nuestra parte, será un dato más a considerar, formemos un bloque con otros, aumentemos nuestro poder político para contrarestar el suyo, etc.

Y en estas surgió la nueva pléyade de países emergentes, que confluyen en una explosión global con el nacimiento del siglo XXI, que no son solamente los (BRIC) aunque sean su destacamento de vanguardia China e India, también están (CIVET) Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía, u otros del sureste asiático, Taiwan, Corea, Sudáfrica, México, Brasil y otros sudamericanos. Los (EAGLES) que comprenden algunos anteriores, etc. Esta emergencia ha generado tal vuelco en las relaciones mundiales, que está construyendo un nuevo mundo en las relaciones de poder, político y militar, y en la economía. Y nos ha pillado totalmente en bragas en España.

Pretender vivir aquí, como si mil o dos mil millones de individuos no hubieran entrado en la economía global, con capacidad de transformar lo que toquen o las relaciones existente hasta entonces, como si no pudiera afectarnos lo que hacen, es una locura. Pero aquí seguimos, con nuestra lentitud, ‘galgos o podencos’, ‘que yo quiero todo lo que tenía prometido’, y me da igual que aquellos mil o dos mil millones de personas estén dispuestos a dar más, queriendo menos que yo. Mi problema es mi problema y nada más. Y aquí seguimos, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011…

Por estar de vuelta de tantos sitios, sin haber llegado nunca. ¿Y que tiene que ver lo anterior con lo posterior?, pues en mi modesta opinión tiene que ver porque sobre lo que pretendo llamar la atención es el derroche de clichés, de respuestas elaboradas antes del estudio del asunto, muestra que somos aficionados al exceso de respuestas generales, para otras épocas, otros países, otras situaciones. Huimos de la falta de análisis concretos, del estudio de nuestra historia reciente, de los hechos que nos rodean de aquello que configura la crisis real que soportamos y nos dirigimos con mayor simpatía a las crisis soñadas, a la realidad imaginada, a la que nos viene bien responder porque es la que conocimos o nos hablaron de ella hace nosecuantos años, y la mayoría de veces ni eso.

Este es el caldo de cultivo de muchos partidos y movimientos, porque es el caldo de cultivo de gran parte de la sociedad española, así las salidas políticas de construcción de partidos o de programas de actuación, no sería raro que pudieran conducir a los mismos errores del pasado; miedos a lo nuevo, al estudio, a la racionalidad, a la democracia interna y a los debates, excesos de personalismos en las decisiones, impermeabilidad social, clichés…

Si todo se está cayendo desde hace tanto tiempo, para qué decir o pensar en nada distinto, ‘si ya lo decíamos nosotros’. Pero lo ocurrido fuera de España, la experiencia internacional, en ocasiones no es lo mismo que lo que nos ha pasado aquí dentro, ni ha coincidido en el tiempo cuando se aproximaban las experiencias ni es o ha sido igual a lo que sucede hoy, ni hechos de hace un siglo se pueden sustituir por hechos de hace un año.

Paisaje impresionista, 55

lunes, 11 de abril de 2011

El mundo no se acaba. Pero cambia a gran velocidad, 1

Leo mucho, ahora por la red, en la pantalla, podría decir que más de lo necesario, porque una vez iniciado un asunto me lleva de un lado a otro y zascandileo bastante y luego me arrepiento porque no he tenido tiempo de coger los libros que quisiera, porque sigo siendo de libros. En papel, con letra grande, que pueda escribir en ellos y subrayar, si tienen pasta dura, mejor. En libros uno elige la senda, y además un libro está trabajado, aportan una idea y la desarrollan y argumentan y dan vueltas para demostrarla útil.

Pero no quería ir por ahí. Leo muchas cosas de gente procedente del rojerío o verderío, a veces da igual, porque la procedencia intelectual es la misma, son aquellos años sesenta en EEUU y Europa, no solo París. Los coletazos de la URSS en los países del Este y la guerra fría. La revolución China y las guerras del sudeste asiático, y la guerra de Vietnam, el tardofranquismo y posterior Transición. Las luchas por la independencia y revoluciones del tercer mundo, Chile y resto de Sudamérica, el marxismo en sus variantes y escuelas, la entrada a escena de los movimientos ecologistas, antimilitaristas, el pacifismo. Y la gran revolución del siglo XX, la de las mujeres. No quiero decir que por el mero hecho de haber vivido esos años implique tener las experiencias citadas, ni mucho menos.

Muchos de los tipos de aquella época pasaron, pasamos, por las mismas experiencias culturales e intelectuales, aunque fueran diferentes en lo material. Algunos recordamos el frio, arroyos/fregaderos para lavar la ropa, sabañones y miseria del franquismo, escasez y falta de cosas elementales, calor, ropas, agua caliente, medicinas, calzado y comida, trabajos a edad temprana y falta de estudios, libros o vacaciones. En fin que unos antifranquistas pasaron penurias y otros no, procedían de la burguesía ilustrada, (muchos de los líderes de izquierda), lo cual permitía experiencias intelectuales similares pero no vivenciales.

El asunto es que leyendo desde aquellos años setenta, hasta lo que leo hoy, siempre me he encontrado en esta zona izquierda, roja o verde, con análisis que pretendían ser correctos, de los que invariablemente resaltaba una conclusión; El mundo se acababa, el capitalismo no podía seguir, la lucha entre el bien y el mal ya no tenía intermedios, había llegado la última batalla. Ni que decir tiene que en aquellos años setenta españoles la salida era la revolución, en varios formatos, democrático popular, democrático burguesa, o socialista.

Posteriormente el mundo seguiría su curso y nosotros con él, montados encima. Se incorporó a los movimientos sociales de pleno derecho el movimiento ecologista, alrededor de la campaña antiOTAN, una especie de unión del movimiento rojo con lo verde en aquella IU y adláteres. Justo cuando el hervor revolucionario bajó su temperatura. Luego, con el ingreso de España en la OTAN, todo fue haciéndose más suave. El dinero empezó a fluir y regresar, aquellos pisos maravillosos en lo mejorcito de Madrid que casi regalaban, (por los Jerónimos había ofertas increíbles) empezaron a subir, arrancó una de las carreras inmobiliarias. Y política y económicamente se fue afianzando la socialdemocracia.

Podemos escribirlo así, o acompañado de cientos de datos internacionales o nacionales y referencias a montones de libros, el caso es que la zona rojiverde de entonces dejó insertados unos valores intelectuales que en parte perduran: El mundo se sigue acabando, (desde hace tanto tiempo) ya no hay recursos, falta la energía o está a punto de producirse el colapso del petróleo, el capitalismo se hunde, etc. etc. En el caso de España incorporan, ‘ya están aquí con el despido libre’, ’quieren acabar con el estado del bienestar’, lo cual es paradójico, porque según la literatura panfletaria de la época pasada ya estaba implantado el despido libre, desde que yo era jovencito, hace 40 años, o eso parecía, y aquí nunca hubo estado de bienestar, o eso se decía.

Comprendo que hablar del pensamiento políticamente correcto, me refiero al de esta zona, porque lo hay correcto en todas partes, resulta molesto para muchos, lo que me preocupa es que también lo sea para mis amigos, colegas, compañeros, cercanos etc., pero es que son muchos años leyendo cosas muy parecidas.

No quiero referirme a los clichés panfletarios y libelos que circulan a montones, hoy me gustaría referirme a buenos documentos y libros de muy correctos intelectuales, en los que también se ha colado el gen del fin del mundo, el apocalipsis, que es un reflejo que todos los que venimos de aquellos mimbres intelectuales tenemos en nuestras venas, aunque unos en mayor cantidad que otros. Mi escepticismo, a veces pesimismo puede que provenga de entonces. (Y de complejos compuestos químicos cerebrales relacionados con la serotonina).

Paisaje impresionista, 658

domingo, 10 de abril de 2011

En la antigüedad duraban más las ideas que los alimentos

El sentido. JUAN JOSÉ MILLÁS 08/04/2011
En la antigüedad duraban más las ideas que los alimentos.
Ahora duran más los alimentos que las ideas. Hemos mejorado los sistemas de conservación de la fruta, la carne o el pescado, pero no hemos dado con métodos eficaces para curar las ideas como se cura, por ejemplo, el jamón. Total, que mientras nos comemos como si fuera fresco un solomillo que llevaba dos años en el congelador, el pensamiento occidental se enmohece de arriba abajo como ese bloque de pan de molde olvidado en un rincón de la cocina. ¿Cuánta gente estudia hoy a Platón, a Kant, a Spinoza, a Hegel, a Marx, a Sartre..? ¿Cuántos ejemplares de un título cualquiera de Ortega se habrán vendido en España a lo largo de la última semana? El pensamiento no dura ya ni 24 horas. Sabemos producirlo, pero da la impresión de que se descompone antes de llegar a las mentes. Todo lo que se ha avanzado en la elaboración, almacenamiento, conservación y distribución de los productos perecederos se ha retrocedido en el de los imperecederos (quizá porque estábamos convencidos de que las ideas eran inmortales). El caso es que llegas a una librería, incluso a una librería de fondo, preguntas por un ensayo del que has leído algo seductor en la prensa, y ya no está. Nos trajeron un ejemplar, pero se lo llevaron, dice el librero tras consultar el ordenador. Se lo llevó un loco (tú eres el segundo) con el que seguramente no te cruzarás en la vida. A los dos días te has olvidado del libro porque ha aparecido otro más interesante que tampoco encontrarás (en el último mes no he leído tres o cuatro libros que me interesaban). Todo lo que creíamos que portaba dentro de sí el gen de la longevidad se encuentra en trance de extinción, mientras que lo caduco dura y dura como el conejito de Duracell. El conejito de Duracell está bien, tiene su gracia, pero coño, no da sentido a la vida.



Estadística de la Producción Editorial Año 2010. INE. Nota de prensa 29-03-2011

Se editó un 2,3% más de títulos pero la tirada media descendió un 29,7%, situándose en 1.734 ejemplares por título



Paisaje impresionista, 696

sábado, 9 de abril de 2011

Que nos está pasando a todos

Que cualquier encuesta del CIS u otras recojan el malestar ciudadano por los políticos, parece ya una obviedad. La gente se queja de todo el mundo, son culpables de todos nuestros males, de que viajan en primera y de que no resuelven nada, en muchos casos son inútiles, en otros son corruptos y un largo etc. que todos entendemos, compartimos y aumentamos.

Pero cambiemos la veleta y mirémonos nosotros, el pueblo, los individuos. ¿qué sucede con nosotros, la ciudadanía?, porque si de verdad nos molestara la corrupción que alguien me explique qué ocurre en Valencia, donde se ríen de todo lo que atañe a una red, por ahora el mayor caso de corrupción política, en cuantía de pelas y de gente, demostrada su existencia, con prácticas corruptas de compraventa de voluntades con regalos personales, familiares, y partidistas, vamos, financiación política, todo para realizar negocios excesivamente lucrativos, de los de beneficio fácil para su bolsillo y encarecimiento de costos para los ciudadanos que pagan.

O me cuente alguien lo de Castellón, con sagas de apellidos centenarios gobernando, varios jueces cambiados durante años para no imputar cargos que posteriormente se ‘consumen’ en el tiempo. Y de Murcia y sus campos de golf y negocios de agua y construcción de miles de viviendas en cualquier parte… Despilfarros que se ven a simple vista sin necesidad de que nadie cuente nada en prensa o libros, etc. etc.

Si miramos para otro lado, encontramos Andalucía y para empezar, los ERE. (Muy mala pinta tiene el asunto, tendrá graves efectos). Pero aquí parece que la ciudadanía, en este caso sí, castigará esas prácticas, incluso atenderá a las familias y sus relaciones, sean éstas, delictivas o no, porque entendamos que no tiene que ser todo chungo por el mero hecho de tener vínculos familiares. Pero parece que desde este lado de la acera se exige de otra manera. A nadie se le ha ocurrido nombrar al yerno, Sr. Agag y sus negocios, vinculados a la familia Aznar y sus relaciones políticas, en cuantías extremadamente de mayor tamaño y complejidad.

Por descontado que parece tendrán más individuos focalizados aquellos partidos que mas cargos tengan, y sacarán pecho los partidos pequeños, incluso los nuevos que aparecen para presentarse y regenerar esto, dicen, pero sin mirarse a sí mismos, lo que dicen y hacen, lo que dijeron e hicieron. A quien afecta el problema realmente, es al conjunto de la ciudadanía, en cada parcela de intervención, a su nivel y no más lejos. Todos machacarán a los otros, sin mirarse el ombligo, serán capaces de hablar de tolerancia, el mismo día que han criminalizado a un adversario político, o a un ciudadano que piensa distinto. Esto se ve perfectamente en los pueblos.

Todos mezclarán la vida de cada familia de cargo público para evitar que la mirada se pose en los imputados de cada uno, así el ventilador está puesto en el ‘todos los políticos son iguales’. Pero si algo de verdad encierra esa frase será la parte de similar que tendrá considerar que todos nosotros políticos o no, somos iguales. Todos nos vemos en el espejo mejor de lo que somos y si encima unos saltan a la arena política como futuros nuevos candidatos lo harán desde el privilegio inmaculado y acusador, según ellos.

Lo preocupante de estas cuestiones no es que se produzcan, sino cómo se combaten. O mejor dicho como se aceptan masivamente por los que dicen estar hartos de los políticos. La gente parece decir: ‘Son unos capullos, pero son mis capullos’. Así que primero tomarán el poder que es lo que de verdad interesa en amplios sectores de votantes y luego ya veremos. Ah, los problemas, ¿qué problemas? Si en cuanto echemos a este y se ponga mi primo ya veremos el mundo color de rosa.

Lo preocupante de estas prácticas es que cada vez en mayor medida se aceptan entre la gente, como normales, y tienden a salvarse si se acercan a los postulados políticos de cada uno, mas a la derecha desde luego. Suelen comprenderse en ámbitos locales, ayuntamientos y comunidades de mejor manera que en el nacional, supongo que a escala país queda más lejano las prebendas obtenidas de ‘mejora’, por ejemplo ese aeropuerto que no sirve para nada pero, es nuestro, o esa carretera metida bajo tierra que no ha mejorado la existente, pero me han hecho un jardín (a pesar de que la Casa Campo estaba colindante) o esos edificios maravillosos, que no podrán ser usados, pero son míos, o esos créditos masivos de las Cajas de Ahorros locales a proyectos vinculados al partido gobernante, etc. etc.

Claro, claro, los naturales de cada zona luego se quejarán al Gobierno de España, de que estamos en crisis y de que esto no puede seguir así y que hay que gastar menos, etc. etc. Los ciudadanos nos merecemos…, lo que nos ganemos ¿Dónde quedó la responsabilidad ciudadana? Italia, que cerca estás.

Paisaje impresionista, 654

viernes, 8 de abril de 2011

Tendrán algo que ver las Cajas



Traigo a colación uno de los maravillosos cuadros de Ricardo Vergés, ya enlazado en otras ocasiones, que quizás podría explicar algo las penurias de las Cajas de Ahorros levantinas. La construcción de viviendas por 1.000 habitantes en Francia Holanda y Alemania, se ve abajo, en el caso de España e Irlanda ya están a distancia de las anteriores, por encima, mas que duplicando alarmantemente la construcción de viviendas. Porque nos sobraba y éramos así.

Pero Castellón, Murcia, Comunidad Valenciana , claman al cielo, muy por encima, y Alicante parece que corrigiendo sus excesos al final. Y desde luego el caso de la provincia del Sr. Fabra es 'inenarrable'.

jueves, 7 de abril de 2011

La realidad no es blanca o negra

O blanca y roja, o blanca y verde, o blanca y azul. El mundo está lleno de grises. Y colores, la realidad es multicolor, incluida la política. Nuestro reto intelectual es descubrirlos, ser capaces de advertir las diferencias, igual que somos capaces de imaginar la igualdad de todos aquellos que no son como nosotros.

Si no somos capaces de apreciar diferencias en las cosas de la naturaleza y en las actitudes de los individuos, mejor sería dedicarnos a otra cosa diferente a la sociología y la política. Si solo sabemos igualar estrategias y actividades políticas, mejor dedicarse a fundamentalista con púlpito. Yo de entrada rechazo a todo aquel que me viene con el cliché de que todos son iguales.

Para los que pensaban que los socialistas hacen lo mismo que los populares, las elecciones generales y posterior gobierno del PP les mostrarán las diferencias. Si quieren verlas antes, repasen acontecimientos pasados, o busquen en los libros, encontrarán algunas, que también podrán distinguir en las experiencias locales de gobierno de ciudades y Comunidades, o países, podrán apreciar distintos estilos y preferencias.

Por favor dejemos de etiquetar todas las cosas como que ‘son lo mismo’, no es igual intervenir con una resolución a favor de la ONU, que invadir sin resolución alguna. La República española sabía de qué hablaba cuando estaba en contra de la ‘no intervención’ que favoreció al fascismo y contribuyó a la masacre de españoles. Pretender igualar actitudes diferentes solo conduce a que se favorezca lo retrógrado, porque, si al final todo se verá igual, entonces para qué buscar legalidades o respetar las formas, o esforzarse en que el objetivo sea distinto, si luego muchos voceros no distinguirán rojo, de azul o verde, por qué esforzarse.

Ni todo es lo mismo, ni todos somos distintos. Los seres vivos tenemos muchas cosas en común, como no podía ser de otra manera en el planeta Tierra, al igual que las tendrán todos los individuos, rojos, azules o verdes, para empezar nosotros compartimos experiencias europeas y españolas; culturales, históricas, geográficas, económicas, etc. y muchas de ellas de país desarrollado, entre los 15 primeros mundiales.

Creer que se resolverá la crisis económica cambiando a un individuo, creer que aumentará el trabajo, o la seguridad o desaparecerán la droga y la suciedad o la explotación y el machismo, por cambiar un alcalde, o un gobierno, es estar mal de la cabeza. Los problemas sociales requieren soluciones colectivas.

A todos aquellos que son capaces de triturar a los que gobiernan una ciudad o Comunidad, porque los responsables hacen cosas diferentes a las que ellos harían con sus amiguetes, les deseo que alguna vez asuman responsabilidades de gobierno, al nivel que fuere, en barrio, organización o empresa, y se enfrenten a la realidad de tener que tomar decisiones frente a otros seres humanos. Desde fuera del poder es sencillo decir que no a todo y descalificar a los que no son como nosotros, así justificamos nuestras conciencias, engañándonos siempre con la idea de que somos mejores y mayoría.

Formar parte del grupo de los que están en contra, es muy sencillo y equívoco. Muchos se engañan sumando los contrarios en el mismo paquete, enfermedad juvenil, y lo siento porque tiene la desgracia de unir compañeros de viaje impensables. Al poco tiempo las cosas pueden cambiar, por alianzas nuevas, por modificaciones vitales, individuales o colectivas y será difícil explicar que ahora estemos con aquellos que antes eran tan…

El problema a enfrentar siempre, es ponerse de acuerdo en desarrollar políticas a favor, ni siquiera es suficiente formular un programa, se verá en las acciones concretas ante cada cuestión. Desde hacer un carril bici a construir un barrio, pasando por enfrentarse a la circulación, aparcamiento y contaminación, todo encontrará oponentes. Los que dicen estar a favor, pero no por aquí, no en mi puerta, ni con esta dirección, ni ahora, ni antes que aquello otro, ni, ni… Los deseos no serán suficientes, cada intervención requerirá de fuerzas para desarrollarla, mayores que las de los oponentes sin lo cual la política será inútil.

lunes, 4 de abril de 2011

Que pesados en el PP.Y la CAM

Todos hablamos de Zapatero, pero solo ellos son capaces de hablar a todas horas, de todos los días del año, de todos los años de las legislaturas. Eso sí, todo lo que hablan de él, se lo ahorran de hablar de proyectos, de salidas, opciones posibles… por no hablar ni siquiera han sido capaces de formular un diagnóstico de la situación, porque recuerden que para ellos tampoco había crisis en el 2.008 cuando ofertaron en su programa electoral el pleno empleo, crecer mas de 2 millones de puestos de trabajo. (Se perdieron lo ofertado y otro tanto)

Hora tras hora, en estos momentos, en campaña de elecciones municipales y autonómicas, repiten y repiten que el PSOE solo habla de Zapatero, pero si son ellos los que tienen en marcha la campaña, a todas horas lo hacen (ponen en práctica la idea de ‘no pienses en un elefante’) Llevándolo al terreno de la fraseología pepera con la consigna de ‘Zapatero es el culpable de lo que pasa en tu calle, en tu ciudad’, se ahorran hablar de cualquier problema que pueda existir en tu Ayuntamiento o en tu Comunidad. Qué pena, que vacío intelectual el de esta gente, que mala suerte tenemos de que vayan a ganar, de tener una oposición tan carca y con tal ansia de dominarlo todo, ‘al poder, al poder, que luego ya nos encargaremos de lo nuestro’.

El resultado de este proceder, de la clase dirigente del PP, ganarán, pero no convencerán y lo que es peor: extenderán por todos los rincones del país, por todos los niveles y edades la mala educación de que los problemas son así, causados por un individuo. Y puesto que todo lo provoca y resuelve un individuo, sea Dios o el Caudillo, el resto sobramos, así que apártense de la política, que viene la derechona española, la de toda la vida, para que todo siga igual que hace 50 o 100 años o los que haga falta, porque la política ya se sabe es una mierda, pero mejor que esté en sus manos.

Ningún problema ha sido posible discutirlo con los dirigentes del PP, ningún español podrá enterarse de por qué estamos en este pozo con sus palabras, ningún vecino derechoso, ni siquiera conservador, tratará de explicarte qué ha ocurrido, ni por qué, ni por tanto como salir de ésta, solo te dirá aquello de Zapatero culpable, y así quedará tapada su responsabilidad y participación en el desastre, la del PP, la de los gobiernos Aznar, la de Díaz Derrán y su patronal (se negaron al acuerdo con los sindicatos), la de especuladores, empresarios inmobiliarios, banqueros, la de presidentes y gobiernos autonómicos con sus políticas de gasto en ladrillo y de quiebras en las Cajas… Claro, claro, todo con la colaboración de sus voceros, de los ultramedios, las TDT, y su prensa gratuita y la de pago incluido El Mundo, (aquella opción apoyada en los ultras y neocons y en la izquierda) que tendrán que devolver parte de las prebendas, las concesiones, subvenciones y privilegios varios.

Porque vamos a ver, que tengamos que seguir escuchando a esta gentuza despotricar contra lo público y Zapatero y ver el desastre de las Cajas, y pasar de largo por Cajasur, la de la Iglesia, (también la de Castilla La Mancha), o ahora la CAM, la del Mediterráneo, la de Camps, (anteriormente de Zaplana) aquella caja en quiebra que ahora tendremos que salvar para no contagiar a otras,(¿por qué no dejar que se derrumbe y que arrastre a los culpables?) esa Caja del Mediterráneo y Bancaja, que duplicaron y triplicaron los créditos en 6 años, o aumentó la financiación al Gobierno de Camps, por el director general nombrado por él, justo en el año del derrumbe 2010, para financiar la Fórmula 1, o las faraónicas obras de Calatrava, pero con qué desfachatez se mueven, esa caja que financiaba el desastre de Terra Mítica (recuerdan a Zaplana, cuando se apartó del primer plano político, respondiendo a las frases de ZP sobre la fortaleza del sistema financiero, comentó en dos o tres ocasiones que las Cajas estaban en quiebra, sabía lo que decía)…

Extraña tanto silencio del PSOE, y del resto de partidos, dejando que la ultraderecha culpabilice en los medios a la izquierda de la quiebra de las Cajas. Pero ¿por qué no van a la cárcel estos defraudadores? Tantos años tapando las vergüenzas, para que la ciudadanía no se entere, y que luego se tiren huevos podridos contra las caras de la izquierda. ¿Aprenderemos alguna vez?
Decía Francisco Camps hace solo unos días ‘’La CAM es una caja ejemplar que genera prosperidad y bienestar’’. Pero el problema es Zapatero, que él ha conseguido echar.

Para dorar la píldora, ese al que le tocaba la lotería cada año y que costó muchos años y muchos jueces intentar juzgarlo, inauguró hace unos días un aeropuerto, financiado ya saben, sin aviones, sin permisos, sin vuelos, para pasear la gente. Serán sinvergüenzas, ¡qué asco!

PD. Espero sediento que algún investigador escriba un libro sobre las tropelías de las Cajas en los reinos de taifas durante la década de los noventa hasta hoy.

Paisaje impresionista, 7

domingo, 3 de abril de 2011

No me gustan las redes sociales

Tribulaciones del maduro blogger, 11

No me gustan las redes sociales. Por eso contesto poco las peticiones de amistad.
No me gustan y las uso poquísimo, lo imprescindible para estar en ellas y que actúen un poco de escaparate de lo que escribo. Nunca me han gustado y he entrado en ellas a regañadientes. Detesto la cultura de la supuesta facilidad para todo, soy de los que piensa que las cosas necesitan su tiempo y un esfuerzo. Así que en la medida de lo posible no fomento esos Facebook o Twiiter.

Pretender saber de alguna cuestión con cierta dosis de conocimiento suficiente como para mantener una conversación de copa o café, y querer informarse a través de las redes sociales para ello, es inútil, así que imaginen si la pretensión es mayor.

Tienen otra función, no están concebidas para eso, etc. etc. me dicen. Sí, ya sé que llegar a los que están contigo o contra ti es simple, que convocar una mani o un botellón es más fácil, que cotillear en plan, ‘sí, no, me gusta o disgusta’, está relativamente chupado, pero desde luego no sirve para formar criterio sobre un asunto, o para ampliar conocimientos o investigar cuestiones.

Hoy por hoy, se entiende. En el futuro vaya usted a saber. Pero hoy no me gusta contribuir al espejismo de creer que sabes mucho sin esforzarte mucho. Nada se consigue sin esfuerzo, y bastante mayor es leer blogs, que parece empiezan a decaer, crecen menos y en muchos casos decrecen, mundialmente hablando claro, o sea que nosotros no lo notamos. Bueno pues es un paso más grande que las redes de frasecita corta y las mas de las veces tonta, y los blogs están muy lejos, pero que muy lejos, de los libros, de estudiar en un instituto o universidad, de aprender algo con esfuerzo y dedicación de años.

Luego confundimos a la gente haciéndola creer que sabemos de algo por escribir 4 palabras y lo que hacemos es tapar a toda esa gente que escribe cientos de artículos y libros especializados en un tema que les lleva años de investigación y estudio. Esa gente existe y es ampliamente desconocida. La mayoría no salen en las teles, ni periódicos, ni los partidos ni administraciones recurren suficientemente a sus conocimientos en situaciones de necesidad. Y es que la gente ‘no quiere perder el tiempo’ leyendo sus varias páginas de argumentos de cada cuestión.

¿Por qué calan tanto en España?, quizás porque somos un país tradicionalmente poco lector, el de menor lectura de prensa de Europa, salvo algunas novelas en el metro y lectoras femeninas que mantienen un poco las cifras, nunca ha habido avidez de lectura en este país.