miércoles, 28 de octubre de 2015

Cataluña. Independencia. Izquierdas. La confusión

Confieso que estoy confundido con el asunto de la independencia para Catalunya, porque verán, yo no lo considero progresista, de hecho terminé un libro sobre el asunto en diciembre 2013 –Catalunya.Camino a la secesión- en el cual hago una revisión crítica del proceso desde sus inicios hasta la actualidad y mantengo la tesis de que nunca existió un sujeto homogéneo, el pueblo catalán, en lucha contra otro sujeto, el pueblo español, ni en 1714 ni en 1936 luchó Catalunya contra España, porque en cada bandos había mezcladas gentes de ambos lados. Incluido ahora, si quieren resumir, la mitad de catalanes a un lado por la independencia, la otra mitad al otro por la continuar el camino juntos, el problema es que a esta mitad la consideran no catalana, la apartan, marginan y quieren colonizar. Gente que conozco insisten en que lo mío es anticuado y carca, por lo que aumenta mi confusión y las preguntas me golpean en la cabeza.

Me dicen que la izquierda siempre está a favor de la libertad de la gente. Y ¡córcholis!, recuerdo que es lo mismo que decía Thacher y Reagan, dejen que todos seamos libres, para decidir qué hacemos con nuestro dinero. Lo dice Esperanza Aguirre y es un principio básico del batallón neoliberal, reclaman la libertad para actuar, exigen a los gobiernos que dejen hacer lo que quieran, donde y cuando quieran. ¿Entonces qué sucede? pues que bajo la bandera de la libertad se combate la libertad de amplias mayorías no propietarias de medios de producción ni riquezas. 

Defender que los ricos tengan libertad para irse, abandonando al resto, no presupone que los menos pudientes, de allí y aquí, tengan mayor libertad, de hecho las desigualdades aumentan porque los acaudalados, llevan años reclamando mayor libertad para que los gobiernos no los controlen, para que no les obliguen a pagar impuestos, para exigir exenciones, subvenciones y ayudas fiscales y en último término, quieren que los impuestos que pagan les revierta a ellos mismos. Ese es el fondo del derecho a decidir en el caso de la secesión catalana.

Pero entonces, ¿Cómo seguir considerando que la independencia sea progresista? porque lo citado anteriormente es uno de los objetivos esenciales, declarado no una, ni dos, ni tres veces, sino miles de ellas, en panfletos, revistas, estudios, libros, páginas web, periódicos, teles, radios, etc. etc. del movimiento por la independencia en Catalunya, desde hace unos años. Por supuesto todo al margen de la corrupción allí y aquí. Y al margen del Bello durmiente.

¿Luchan por la libertad de los catalanes? eso grita Carme Forcadell, presidenta del Parlament, representando a una mitad. Cuanta estupidez tenemos que aguantar, en serio intenta que nos creamos que son como los pueblos colonizados, es un grave insulto para aquellos Vietnam o Angola, para Argelia, para los chilenos post Allende… ¿quiere hacernos creer que los catalanes carecen de derechos civiles como vivían los negros en EEUU? Y jopé, a uno le dan ganas de esconderse ante tanta locura, siempre a favor de la autodeterminación de las colonias y ahora esto. La verdad, muchos aún dudan porque las palabras son cortinas de humo ¿Catalunya una colonia?, claramente no, pero ante la insistencia de la propaganda secesionista, no una, ni dos, ni tres, en miles de páginas, panfletos, estudios, radios y teles, etc. etc. dicen que los españoles explotamos a los catalanes como si fueran una colonia, de hecho sostienen que vivimos de la explotación colonial durante cientos de años. Con este panorama no me extraña que mucha gente esté a favor de la autodeterminación del pueblo catalán, pero esto me confunde.

Una de las regiones más ricas de España, de Europa y del mundo, dice que son una colonia. Una de las regiones del planeta con mejores estándares de vida y libertades, y no me refiero solo a que tengan riquezas en su territorio y éstas sean propiedad de otros, de la metrópoli, no es así, porque los propietarios de riquezas son los apellidos de allí, los líderes políticos también son en su mayoría los apellidos de allí, los ejecutivos, los dirigentes, los mandos intermedios del aparato productivo, los gestores del aparato mediático, cultural, deportivo, social… son catalanes de pura cepa, no hay gente de la metrópoli dirigiendo aquella sociedad, por cierto, bastante más cerrada, racista y elitista que otras muchas sociedades españolas.

Resulta que sus casas tienen mejores condiciones de teléfono, televisión, calor, agua, tamaño, comodidades, lujos…, sus barrios asfaltados, luces, parques, espacios comunes… la sanidad, medida en camas, médicos, enfermeros, hospitales… la educación medida en cantidad y calidad de estudiantes infantiles, medios y superior, en titulación media y universitaria, en calidad científica, … resulta que la disponibilidad de bienes de consumo, coches, lavadoras, teles, teléfonos, conexión a internet, y un larguísimo etc. de comparaciones los sitúan por arriba, de casi todos los españoles. Y entonces mi confusión aumenta.

Una buena amiga me dice, ‘pero, en Catalunya hay pobres’. Es cierto, y en Extremadura y Andalucía… pues claro, y en Alemania, China, India, EEUU, pero, ellos no piden la independencia. Efectivamente hay pobres en todas partes, pero el movimiento por la independencia en Catalunya dice, escribe, sostiene, no una, ni dos, ni tres veces… que los españoles les roban. Es terrible que los niños catalanes tengan esa visión, terrorífico que lo digan que alguien desde el sistema educativo –si, si, desde los colegios llevan años enseñándolo- les ha hecho sentir que los españoles del barrio de Pescadería en Almería les roban, que los parados malagueños, o gaditanos se aprovechan de ellos, que los murcianos se llevan su dinero, que los niños de Vallecas viven a costa de los niños catalanes… Y el peligro a futuro aumenta, porque suponiendo que ahora pudiera resolverse el enorme problemón, los niños catalanes, las nuevas generaciones, cada vez abrazan mas la independencia. 

Ellos son ricos, por la gracia de dios, por sus méritos, así lo escriben en sus propaganda, no ponen que el resto les tenemos envidia, pero lo sugieren, cuando llenan declaraciones y trabajos históricos de adjetivos ridículos sobre el resto de españoles minorando su capacidad de trabajo y cultura,... Miro un poco la historia y no dudo que sean un pueblo trabajador, culto, etc. pero no más que el resto de españoles, puedo aceptar diferentes, pero no superiores, ni siquiera más abiertos. Si uno se da vueltas por el Museo de las Ferias, de Medina del Campo, o por el Monasterio del Escorial, por citar solo dos lugares del centro de España, encontrará múltiples rastros del poder cosmopolita de aquella España del XV, la Nueva York de entonces, intelectuales, filósofos, escritores, comerciantes, pintores, banqueros, arquitectos y un larguísimo etc. de toda Europa trabajaron y por suerte dejaron allí miles de pruebas de ello. El Camino de Santiago fue una avenida de europeización gigantesca… catedrales, iglesias dejan ver culturas muy similares en enormes extensiones de Europa. No, los catalanes no fueron especialmente abiertos, ni especialmente modernizadores por sus contactos europeos o marítimos, ni fueron los líderes impulsores, en mayor medida que otros, de aquella España que utilizaba en sus conexiones marítimas los puertos del Atlántico, del Cantábrico, de Andalucía y del Mediterráneo.

Un aspecto interesante, su riqueza quieren que sea para ellos solos. Puedo entenderlo, pero mi confusión crece si me dicen que eso es de izquierdas, lo de cada uno para sí y a los demás que los den. Siempre creí que la solidaridad era un principio progresista, distribuir para reducir desigualdades, en los estados federales suele realizarse a través de los impuestos y transferencias inter-regionales. El movimiento por la independencia quiere dejar de compartir, lo suyo para ellos. Me confunden, y ¿Qué es lo suyo?, sus impuestos. Y sus riquezas, ¿de quienes serán en particular?, ¿en una república catalana sus propietarios las repartirán entre todos, contribuirán con sus impuestos para reducir desigualdades? o puesto que ha sido aceptado el principio de cada cual con lo suyo... 

Los impuestos en Madrid y Cataluña señalan que la concentración de ricos es mayor en Madrid y Barcelona, accionistas y empresarios cobran rentas de empresas que en gran parte obtienen sus beneficios en el resto de territorios, desde bancos a fábricas de coches. La pregunta es si está bien o mal que paguen impuestos, porque ya dudo de casi todo. Y si está bien que paguen impuestos no me hagan creer que está bien que se los invierta el estado en su barrio. Eso es lo que piden, no una, ni dos, sino miles de veces...

Mi confusión respecto a la generación de riqueza es grande. Me da por pensar que las políticas proteccionistas a la industria catalana generaron riqueza para la burguesía haciendo pagar altos precios al resto de españoles, castellanos y andaluces pagaban altos precios por los paños catalanes porque los gobiernos de entonces dejaban fuera de España con altos aranceles la competencia con precios baratos. Se beneficiaba a unos en perjuicio de otros, dicho de otra forma, parte de la riqueza de aquellos españoles se desviaba para que la acumulara la burguesía catalana. Me da por pensar ¿qué hubiera ocurrido si la Seat se hubiera instalado por ejemplo en Valencia, Murcia o Almería? si las recomendaciones de los grandes dictadores del siglo XX no hubieran sido de invertir en Cataluña, País Vasco –y Asturias una temporada-. Por supuesto que las políticas de los gobiernos, durante más de un siglo ayudaron a las infraestructuras e inversiones en Levante, en detrimento del Atlántico, el sur y la España interior. Salvo la isla de Madrid.

2 comentarios:

  1. Estupendo análisis, y lo dice una catalana, que
    se considera ciudadana del mundo.

    ResponderEliminar
  2. Dolores, cuanto tiempo, que difícil es todo.

    ResponderEliminar